El Bilbao BBK Live cumple doce años reafirmándose en su posición de festival top nacional con un cartel que anuncia ruido en Kobetamendi. El monte bilbaíno volverá a ser testigo milenario del paso de algunos de los nombres más rimbombantes de la escena internacional, vibrando todo él durante tres días al ritmo de una plétora de bandas que abarcan todo un espectro de estilos dispares, combinándose para ofrecer un menú variado, rico en vitaminas y hierro, con recetas exclusivas que no encontraréis en otro festival. Aquí recogemos algunos de los platos fuertes, para que no le falten nutrientes a nadie:

The xx

En la sección de sopas y caldos, el ya mítico trío de las equis ofrece su única actuación en España, alargando la presentación de su anhelado –y reverenciado por esta casa–  tercer trabajo, “I See You”, con un concierto que promete dejarnos flotando en una nube de melancolía sobre la que abandonaremos el recinto para irnos a llorar a nuestras tiendas de campaña. Eso sí, por el camino seguro que iremos tarareando “Say Something Loving” y “On Hold” si nos convence el electro-pop de su último trabajo o “Crystalised” e “Islands” si somos defensores del debut homónimo que ocupa ya un indiscutible lugar en la lista de los discos pop más influyentes de los últimos años. En cualquier caso, prepárense para el que sin duda será uno de los momentos más intensitos del festival bilbaíno.

Florence + The Machine

A los que les apetezca algo más consistente de primero que no duden en pasar directamente a la sección de ensaladas especiales, donde no podemos recomendar otra cosa que Florence + The Machine. El grupo de la británica Florence Welch ofrece también su único concierto en España, presentando su nuevo trabajo “High as Hope” y  añadiendo a la lista de nombres exclusivos del BBK un delicioso final de primera jornada en el que podremos quedarnos afónicos coreando himnos como “Dog Days Are Over” o “Shake it Out”.

Noel Gallagher’s High Flying Birds

Nos acompañará en nuestra cena musical el ex Oasis más molón, que ofrece también su único concierto en España presentando “Who Built the Moon?”. El LP, que sedimenta la andanza de Noel con sus pájaros de altos vuelos, promete por su sonido ofrecer un concierto lleno de adrenalina en el que las influencias McCartianas invaden como una plaga lo que podemos llamar, sin complejos, un disco de rock como dios manda. Lo disfrutaremos como tal, dejándonos los pies y la vida en la última jornada de nuestra andanza al son de guitarras y estribillos artificiosos, manteniendo la secreta esperanza de que caiga alguno de los clásicos de Oasis.

Gorillaz

Gorillaz es, probablemente –¿por qué no decirlo?– uno de los grupos más influyentes y relevantes del siglo XXI. Esto no es sólo porque su líder creativo sea Damon Albarn, ni porque sean el primer grupo virtual de música de la historia, ni tampoco porque cuenten en su haber con una discografía envidiable. Bueno, a ver, todo eso tiene que ver, claro. Pero lo importante es que Gorillaz es, ante todo, un proyecto que empuja las barreras de la música en todos sus ámbitos, eliminando prejuicios de género y atrayendo oyentes de todo el espectro. En su esperado regreso, Murdoc y compañía presentan su ya más que escuchado “Humanz”, pero también “The Now Now”, álbum grabado durante la gira del anterior, que promete traer un lado más Albarniano al concierto final y sin duda plato principal del Bilbao BBK Live.

alt-J

Año tras año subiendo la escalinata de nombres sin prisa pero sin pausa, es una alegría ver cómo, habituales invitados ya del festival, alt-J retornarán a tierras vascas ocupando un lugar privilegiado en el cartel. Vuelven con la promesa de ofrecer una presentación a la altura del inclasificable “RELAXER”, extravagante y satisfactorio tercer proyecto de la banda inglesa que nos morimos por escuchar en directo en conjunto con algunos de los temas más míticos de sus dos trabajos anteriores. Podremos ver aquí una mezcla de fans que, ya sea atraídos por la tranquilidad melancólica de temas como “Matilda”, la fuerza extática de “Taro” o la intensidad eléctrica “Fitzpleasure”, convergerán todos en el que es probablemente uno de los conciertos más eclécticos del evento.

King Gizzard & The Lizard Wizard

Queridos y venerados por esta casa, los reyes del psych-rock/desert/metal/pop/jazz-rock y, en definitiva, todo lo que uno quiera echarles, nos visitan en el momento cumbre de su carrera, justo después de haber logrado la increíble hazaña de presentar ni más ni menos que cinco trabajos de larga duración en un sólo año. Después de que invadieran nuestro top de mejores discos del año 2017, no podemos esperar para ver y escuchar cómo se las ingenian para trasladar la ingente cantidad de material a un escenario en el que, por desgracia, no contarán con todo el tiempo que desearíamos. Claro que, bien pensado, es casi imposible abarcar en un solo concierto lo mejor de King Gizzard… que es todo.

Childish Gambino

Donald Glover está en racha de buena suerte tanto en su faceta musical como en su faceta de actor, porque todo han sido éxitos y reconocimientos desde que “Awaken, My Love!” (2016) sorprendiera a fans y no fans con su sonido, inesperadamente colonizado por el funk, el soul y el groove con olor a Sly and the Family Stone. El de Atlanta vuelve fuerte este año con “This is America”, tema que anuncia un giro de 180º con respecto a su trabajo anterior y que se convertía en fenómeno viral el día de su lanzamiento gracias a su magnifica producción y el controvertido vídeo del que se acompañaba. Esperamos escucharla, como también esperamos escuchar antes que casi nadie el resto de un nuevo trabajo que, se supone, verá la luz antes de acabar el año.

My Bloody Valentine

Para los paladares exquisitos, el festival ha conseguido agenciarse uno de los nombres de culto que más resuenan este verano. Y es que el grupo de Kevin Shields ha salido de su caverna tenebrosa para volver a pisar escenarios, eso sí, siempre envueltos en el aura misteriosa que envuelve al grupo desde sus inicios y que los envolverá como un halo rosa el 13 de julio, haciendo las delicias de viejos y jóvenes que, con suerte, podremos escuchar algo del nuevo material que la banda parece tener preparado tras cinco años de silencio. Cita indispensable para los amantes del shoegaze, que sólo tendrán esta oportunidad para ver a los reyes del género.

David Byrne

Una cena no es nada sin un buen reserva, y por eso se hace indispensable acudir a otro gran nombre delicatessen como es el de David Byrne, ex-frontman de los míticos Talking Heads y artista por derecho propio, consistente como pocos en el desarrollo de una carrera que no ha dejado de buscar la innovación y la creatividad musical ante todo. También con una cita única en nuestro país, en un concierto que la organización describe como “muy especial”, Byrne llevará sus loops y sus sermones de sacerdote post-punk a los oídos de los asistentes, esperemos que diluidos en una buena dosis de clásicos de su formación anterior. Ciertamente, “this must be the place”, como diría él mismo.

Benjamin Clementine

El café solo lo pone Benjamin Clementine, estrella ascendente que, desde su puesto privilegiado en el cartel, pondrá un punto trascendente a la última jornada del festival. El excentricismo lírico y la experimentación sonora que lo caracterizan son ya una marca inconfundible de la casa de Clementine, algo que se afianzaba hace poco con un segundo trabajo barroco y oscuro, difícil de contemplar pero satisfactorio una vez se comprende, tal y como decíamos aquí hace unos meses. En cualquier caso, la de Clementine será sin duda una actuación que nadie querrá perderse.