Fotografía: Press

Aunque creció en la Suiza francófona, Marc Salvador tiene ascendencia española y pasó habitualemente sus vacaciones infantiles en Barcelona. Así es más o menos como podemos entender su colaboración con Lyona (artista multidisciplinar que ha trabajado con Sidonie o Love of Lesbian, entre otros) para dar vida al videoclip de “Shadow”, su single debut. Pero antes de adentrarnos en los aspectos puramente visuales de la canción (que tienen su importancia), centrémonos en lo bien que Marc fusiona elementos de rock robustos con pinceladas de pop sutiles que se cuelan en nuestros oídos como el agua de la piscina en verano y con firmes melodías bailables en un paisaje sonoro de sintetizadores que nos retrotrae a los ochenta sin olor a rancio ni a refrito. Los fans de Jamiroquai, Pharrell Williams y Phoenix se convencerán fácilmente de la atmósfera sensual de Marc Salvador. La nota de prensa explica:

“Shadow” narra una visión optimista del ser humano a través de gestos relucientes y de un ambiente entusiasta. A la imagen de un alter ego, “Shadow” representa las pasiones y los sueños de los niños, a menudo borrados por la presión de los estudios, del trabajo y del ritmo de la vida diaria. A través de un brillante single, Marc Salvador nos pone frente a una elección crucial: aislarse en una caja o intentar perseguir y realizar tus sueños.

Los fans de Jamiroquai, Pharrell Williams y Phoenix se convencerán fácilmente de la atmósfera sensual de Marc Salvador

Y ahora sí, hablemos de un videoclip –grabado en La Roca del Vallès– tan molón como podríamos esperar si en la colorida ecuación musical de Marc Salvador introducimos a la mencionada Lyona y también a la actriz Laia Manzanares. La joven barcelonesa ya protagonizó el sensual clip de Tame Impala para “The Less I Know The Better” (si no lo has visto no dejes pasar esta oportunidad) y recientemente ha trabajado en laureadas series como Merlí o el largometraje Proyecto Tiempo.

Hay dos historias en el videoclip. La primera narra el aburrido trabajo diario de la asistente de una empresa (interpretada por Laia Manzanares). Mientras ejecuta tareas repetitivas ve coloridas sombras animadas de objetos (como su taza de café, la impresora) y de ella misma. Está obsesionada con estas sombras y comienza a soñar con una nueva vida como bailarina. La segunda historia comienza con su transformación en bailarina. La asistente comienza a bailar en todas partes de la oficina alocadamente para que seguidamente se unan otros bailarines que están pintados y que encarnan su sombra. La sombra, en este contexto, es el alter ego de alguien y representa los sueños que no están encarnados en la vida cotidiana.

Como abogado, Marc Salvador trabaja en una oficina, por lo que el entorno del clip se relaciona con su vida cotidiana. De la misma manera, el vídeo representa la idea de la elección social básica que uno puede hacer entre permanecer en una ‘caja’ (representada por la oficina) o seguir y crear su propio camino (que es básicamente seguir nuestros sueños e intentar realizarlos tanto como sea posible dado las restricciones sociales). Cuando Marc propuso la idea de colores para la realización del clip resultó que también eran los colores favoritos de la directora. El rosa es un color vivo y positivo. Este es el mensaje básico del vídeo que gira alrededor del lado positivo de la sombra.