8 / 10

“Esa No Era Yo” conserva el espíritu de Presumido tanto en el aspecto lírico como en el musical, manteniendo las dinámicas que alternan la calma de las estrofas, de percusión muy profunda y oscura, con el vigor de los estribillos. Pero ahora estos se presentan con una fuerza inusitada, un tsunami que viene a empaparnos con esa melodía tan contagiosa que sirve de vehículo para proclamar la negación que da título a la canción.

El dúo Presumido debutó el pasado año con un disco notabilísimo de synth-pop que aglutinaba letras atractivas y sugerentes, la mayoría con un carácter oscuro muy seductor, y con una música igual de embaucadora que atrapaba desde la primera escucha. “Vendetta” no sólo irradiaba buen hacer instrumental y lírico. También había puntos muy distinguidos en el apartado melódico. Así lo escuchábamos en cortes como la excelente “Necrotú y Yo”, la homónima “Vendetta”, la inusitadamente optimista “Caigo y Me Levanto” o la elegante “Ahógate”. Estribillos infalibles que valieron para estos gallegos el reconocimiento unánime de crítica y público.

Todo parece indicar que el segundo envite está al caer. Quizá incluso conozcamos ya la portada. Y la sacudida puede cogernos desprevenidos. Ellos mismos hablan de un proyecto […] que es lo más ambicioso, exigente y precioso que se nos ha podido ocurrir”. Un golpe de timón, según entendemos, bastante acusado que ha suscitado la necesidad de un lanzamiento previo que actúe de bisagra entre ambos álbumes.

Escogida como nuevo single por aclamación popular en los conciertos de la banda, “Esa No Era Yo” conserva el espíritu de Presumido tanto en el aspecto lírico (Derramaba fuera la bilis que me sobró / Dudoso último aliento cayendo del balcón”) como en el musical, manteniendo las dinámicas que alternan la calma de las estrofas, de percusión muy profunda y oscura, con el vigor de los estribillos. Pero ahora estos se presentan con una fuerza inusitada, un tsunami que viene a empaparnos con esa melodía tan contagiosa que sirve de vehículo para proclamar la negación que da título a la canción. Y todo ello acompañado de un lyric vídeo muy original, actual y divertido en su parte final al que merece la pena acercarse.

Parece que el impulso creativo que forjó “Vendetta” sigue intacto, lo que unido a un no estancamiento en una fórmula que ya saben que funciona, a la evolución de un proyecto  con el que apuestan por volver a sorprender al público; nos hace augurar muy buenas perspectivas de cara al segundo larga duración de los gallegos.