Mayo ha sido uno de los meses clave para la música urbana de este país. Y uno de los principales elementos que han ayudado a acompañar este boom es “Las Pegajosas Aventuras de Sticky M.A.”, la nueva mixtape en solitario de Sticky M.A. El miembro de Agorazein por fin saca un nuevo trabajo largo pensado para los suyos. Un disco muy esperado por un nutrido grupo de fans (“Tengo a mis seguidores super tristes” canta en “Sextape”) que se han convertido casi en incondicionales. El trabajo no sólo no defrauda sino que supera las expectativas generales. Pero no todos nacen aprendidos, así que vamos por partes.

La gente de Agorazein no se ha podido quejar por falta de actividad en los últimos dos años. Lejos de los triunfos personales que ha cosechado cada uno de sus miembros por separado el colectivo publicó en 2016 “Siempre”, un elepé que ha tenido buena acogida entre la mayor parte del público. Presentándose inteligentemente frente a los medios como una suerte de boy band del siglo XXI y jugando con etiquetas musicalmente mucho más amplias como la de ‘pop’, ofrecieron una serie de pistas de especial calidad, entre las que cabría destacar la memorable “100k Pasos” y “Carretera”, un excelente track para los más trú de sus fans.

Esta vorágine de actividad fue un buen momento para que Sticky iniciase al poco tiempo su marcha en solitario. Y lo hizo con un track especialmente original: “YanoaY”. El principal problema fue que éste parecía enturbiado por la sombra de C. Tangana, pese a que Pucho se mostró cuidadoso a la hora de mantener separada su propia marca de la de su grupo. Luego, Sticky nos envió otro adelanto: “SuboX3”. Y después la colaboración con C. tangana y Jerva, “Humo y Alcohol”, en la que ya pudimos observar tanto el título de la mixtape como las principales características con las que iba a contar.

Las curiosidades y obsesiones de Sticky M.A.

Lo primero que podemos notar en el disco es una fuerte coherencia. Temática, instrumental y estética. Todos sus tracks guardan una relación abstracta que hace que se pueda escuchar como un largo de corrido o las piezas por separado. Musicalmente hay pocas cosas tan importantes como tener una voz propia, y uno de los elementos más necesarios para conseguirla es disponer de plena coherencia en los trabajos que se realizan. Aquí, Sticky ha sabido desarrollarla.

Lo primero que podemos notar en el disco es una fuerte coherencia. Temática, instrumental y estética. Todos sus tracks guardan una relación abstracta que hace que se pueda escuchar como un largo de corrido o por separado. Musicalmente hay pocas cosas tan importantes como tener una voz propia, y uno de los elementos más necesarios para conseguirla es disponer de plena coherencia en los trabajos que se realizan. Aquí, Sticky ha sabido desarrollarla.

El disco también se ve dominado por la personalidad del autor: sus curiosidades y obsesiones. La temática general –por feo que resulte acotar así una mixtape entera– ronda siempre temas de amor. No se trata de un discurso demasiado concreto o específico pero sí se pueden adivinar una serie de líneas generales. El principal logro que consigue Sticky en este punto es el de renunciar a buena parte de su ego, algo que otros artistas no están dispuestos a abandonar. Es decir: no sale ganando en todos los líos amorosos que nos cuenta. Ese enfoque más dual enriquece y, sobre todo, humaniza, alejándose algo de los estereotipos tan marcados por una música especialmente narcisista. Se trata de unas pegajosas aventuras que no siempre terminan bien. Y se agradece.

Fotografía: Javier Ruiz

Pegajosas aventuras que no siempre terminan bien

La temática general ronda siempre temas de amor. No se trata de un discurso demasiado concreto o específico pero sí se pueden adivinar una serie de líneas generales. El principal logro que consigue Sticky en este punto es el de renunciar a buena parte de su ego, algo que otros artistas no están dispuestos a abandonar. Es decir: no sale ganando en todos los líos amorosos que nos cuenta.

Un elemento clave es la profesionalidad que envuelve este disco. Los videoclips que se han hecho, en los que domina una estética muy formal y bien limitada, son de aplaudir. En un momento en el que el audiovisual guarda tanto peso no se podía desprender tan fácilmente de este componente, y se mantuvo correctamente, contando además con profesionales de lujo. Y otro tanto a cargo de la producción. Aunque no sea (en absoluto) una sorpresa se agradece ver la colaboración de productores gallegos.

Finalmente, otro punto clave está en cómo esta vez se han ignorado completamente los juegos de marketing que tan a la orden del día están dentro del trap. Si pensamos en “Guadalupe”, por ejemplo, Sticky y C. Tangana aprovecharon para cambiarse el móvil para que el público de C. Tangana (más amplio) empezase a escuchar a Sticky. Ahora, por el contrario, no se ha hecho ningún giro en este sentido. Evidentemente se trata de un problema, ya que hoy en día esta clase de jugadas son las que pueden permitir a los artistas llegar a un público mucho más amplio. Y probablemente Sticky M.A. se hubiese beneficiado de anunciar con más bombos y platillos el lanzamiento de su mixtape.

“Las Pegajosas Aventuras de Sticky M.A.” abre con “Cruz”, una canción con influencias del dancehall que capta perfectamente nuestra atención. Le sigue “Diablo”, sin lugar a dudas uno de los hits del largo. Resulta difícil destacar un elemento concreto en esta pieza, ya que la producción, el posterior videoclip y la letra encajan a la perfección para crear una historia muy envolvente. Seguramente “Diablo” entraría dentro de una primera línea de temas, más duros y con influencias más claras de lo que estrictamente tiende a denominarse ‘trap’, donde podríamos encajar también “Humo y Alcohol” o “Aleluya”.

Sin sorpresas y todos contentos

Encontramos una línea de temas más duros y con influencias más claras de lo que tiende a denominarse ‘trap’ y una segunda vertiente que pone más atención en otra serie de características, especialmente cantar y dar forma a un sonido más dulcificado que se acerca a esquemas de la música comercial.

Una segunda vertiente del disco pone más atención en otra serie de características, especialmente cantar y dar forma a un sonido bastante más dulcificado que se acerca hacia algunos esquemas de la música comercial, sin perder por ello ningún ápice de calidad. De hecho, es en estos temas en los que Sticky M.A. suelta las mejores píldoras. “SuboX3” pudo ser un excelente adelanto, pero lo redondean a la perfección “YanoaY” y Sweet”. Con esta última hablamos de la canción con más tintes ‘pop’ o cadencias más comerciales de “Las Pegajosas Aventuras de Sticky M.A.”. “Sextape” y “TKM” son otra genial muestra de ese aperturismo musical que se combina perfectamente con letras que tratan de fondo el amor desde sus diferentes vertientes y con una producción muy actual.

En conclusión, esta mixtape es una de las más interesantes en lo que llevamos de año dentro de la música urbana estatal. No ha habido sorpresas y eso era precisamente lo que buscaban buena parte de los fans de Sticky. Por lo tanto, en cierta medida, podemos resumir el disco con un ‘todos contentos’. La principal pega es, tal vez, no haber trabajado un poco más la promoción para que llegase a un público mayor. Y es que todo apunta a que hoy en día sin un plan de marketing detrás es bastante difícil triunfar, por mucho talento que se tenga.

Sticky M.A. – Las Pegajosas Aventuras de Sticky M.A.

7.5

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115

Por fin escuchamos el esperado trabajo en solitario de una de las caras más visibles del colectivo Agorazein. “Las Pegajosas Aventuras de Sticky M.A.” es una mixtape que destaca especialmente por su buena producción y por ofrecer cortes sólidos y bien pensados. Se muestra acorde con los sonidos de la música urbana actual, por lo que echamos de menos hacia el final un poco más de novedad y riesgo.

Up

  • Un trabajo serio y profesional con una excelente producción a las espaldas.
  • Resultado coherente y cercano.
  • Buen trabajo estético en cada elemento.
  • El enfoque más dual enriquece y, sobre todo, humaniza, alejándose algo de los estereotipos tan marcados por una música especialmente narcisista.

Down

  • Falta de promoción.
  • No hay una ruptura con los estándares de la música urbana actual. Poca innovación.