Se ha repetido una y mil veces en uno y mil medios de comunicación, pero no por ello es menos cierto: Vetusta Morla se han convertido con el paso de los años en el grupo español más grande del momento. Pero claro, también es necesario remarcar que esto no ha sido un camino de rosas, porque, si hace nada celebrábamos el décimo aniversario de su excepcional álbum debut “Un Día en el Mundo” (2008), precisamente eso significa que los tricantinos como banda cumplen nada menos que dos décadas sin fisuras. Algo tremendamente complicado, pero más en su contexto, ya que estamos hablando de diez años hasta que consigues editar tu primer larga duración. Y el caso es que ahora, en junio de 2018, Vetusta Morla acaban de agotar la friolera de 38.000 entradas para su próximo concierto el sábado día 23 (veréis qué bien va a sonar la homónima “23 de junio”) en la Caja Mágica de Madrid. Como decimos, todo paso a paso, despacito y con buena letra, de pequeñas salas a La Riviera para después asaltar el WinZik Center a la hora de cerrar la gira de “La Deriva” (2014).

“Lo importante es ir llegando a estas cifras, es ir haciendo camino”.

En palabras de Pucho, quien ha charlado con El País, esto es importante para ellos, es un momento crucial, pero también valoran el crecimiento en otros puntos de la geografía donde antes no contaban con el mismo apoyo y, sobre todo y como dice el refrán, lo importante no es la meta sino el camino recorrido:

Tenemos mucha emoción, pero estas cosas hasta que no te lanzas a las 38.000 personas no sabes cómo vas a sentirte. Hemos tocado con anterioridad para más gente, casi el triple a lo de Madrid, pero esto es sólo nuestro. Es exclusivo de Vetusta Morla. Es muy bonito, la verdad.

Veníamos de tocar en el Palacio de los Deportes –WinZik Center– y teníamos las cuentas más o menos pensadas. Había duda, claro, aunque calculábamos bastante gente. Lo importante es ir llegando a estas cifras, es ir haciendo camino. Lo de Madrid es algo muy gordo, pero lo importante de esta gira es que hayamos vuelto a sitios en los que muchos de ellos vemos mucha más gente. En algunos casos los aforos se han triplicado. Madrid es nuestra casa, la gran plaza, pero lo increíble de esta gira es que todas las ciudades se estén llenando.

“Hemos tocado con anterioridad para más gente, casi el triple a lo de Madrid, pero esto es sólo nuestro. Es exclusivo de Vetusta Morla”.

Este concierto de Madrid forma parte de la gira “Mismo Sitio, Distinto Lugar”, uno de nuestros mejores discos nacionales de 2017 que ha supuesto una transformación enorme e incluso una refundación para Vetusta Morla, abriendo una nueva etapa que arrancó en directo el pasado mes de marzo en América Latina con ocho directos que fueron seguidos por más de 20.000 personas. Según explican desde Sony Music, en las hasta ahora seis ciudades en las que se ha presentado su cuarto álbum de estudio (Salamanca, Murcia, Sevilla, A Coruña, Barcelona y Valencia) Vetusta Morla han conseguido congregar a 52.000 personas.

El espectáculo presentado en esta gira de grandes recintos cuenta con un imponente y sofisticado soporte visual que apoya la  contundente interpretación de unos Vetusta Morla en su mejor momento como músicos. El sexteto combina en sus directos las canciones de su último álbum “Mismo Sitio, Distinto Lugar” con las de sus anteriores tres discos de estudio (“Un Día en el Mundo”, “Mapas” y “La Deriva”), algunas ya catalogadas por la crítica y por el público como himnos generacionales.

Es su cuarto Disco de Oro, pero el hito y la hazaña (más que milagro) está en que para encontrar un grupo igual de exitoso tenemos que mirar hacia Héroes del Silencio (65.000 y 80.000 entradas), precisamente otro de los conjuntos más transversales en cuanto a público –junto a Extremoduro y los propios Vetusta Morla– que han surgido en nuestro país en las últimas décadas. No obstante, a diferencia de ellos los madrileños lo han logrado todo desde la verdadera independencia. Sí, eso de indie en algunos casos no es solamente una manida etiqueta hueca y absurda. Que gracias a su acuerdo con Sony Music logren tener mayores recursos y acceder a nuevas posibilidades no ha influido en sus decisiones artísticas (como ya hemos visto a diferencia de tantos otros) ni las barreras de cifras que están rompiendo se debe ni mucho menos a eso.