Tras pegar un repaso a lo más granado del Mad Cool Festival 2018 resaltando nuestras doce recomendaciones entre los nombres de mayor caché del cartel, toca hacer lo propio con los grupos, a priori, menos conocidos. Pero que aparezcan plasmados en una letra de menor tamaño no quiere decir nada sobre la calidad de estos artistas. De hecho, buena parte de los conciertos que esperamos con mayor expectación se encuentran en esta lista. Tampoco vamos a ir de eruditos, muchas de estas bandas no son cabeza de cartel por una cuestión de jerarquía mediática, pero seguro que os resultan conocidos, sobre todo si no es la primera vez que visitáis El Quinto Beatle. Lo dicho, no venimos a redescubrir la rueda ni a pretender ser más hipsters que nadie, tan sólo a destacar una ristra de pequeños grandes nombres que no deben pasarse por alto pese a no gozar, todavía, de un reconocimiento tan masivo como los cabezas de cartel. Ahí vamos:

Carolina Durante

Empezamos con una de las últimas contrataciones del festival. Estamos hablando del mayor secreto a voces de la capital, qué digo de la capital, de España y buena parte del espacio Schengen. Es posible que se trate de la formación más reciente de todo el cartel, más incluso que la mayoría de las procedentes del concurso de bandas (quede claro que la confirmación de Carolina Durante no ha salido de ahí). Diego, Martín, Mario y Juan apenas llevan un año tocando por los garitos de Madrid y unas pocas ciudades del país y ya han publicado un par de EPs con Sonido Muchacho cuyas canciones les hacen valedores del título de rookies de la temporada. De momento sus canciones responden por ellos y, si aún no has escuchado el tema del verano, no sabes lo que te estás perdiendo. Los conciertos de la letra pequeña de los festivales suelen tener el atractivo de gozar de un ambiente más tranquilo para su disfrute, pero creemos poder asegurar que la actuación de los Carolina puede ser una excepción. Si los horarios les respetan no serán pocos los que aprovechen la oportunidad de corear bien fuerte todas las estrofas de “En verano”, “Niña de Hielo” o “Cayetano” y disfrutar del show de un fenómeno musical que no encuentra parangón en nuestro país desde que el hijo de Bárcenas decidió aprender a tocar la guitarra.

Kevin Morby

Woods, The Babies, su carrera en solitario… Kevin Morby lleva años demostrando que sólo sabe realizar cada proyecto que emprende de una manera: muy bien. “Singing Saw” y “City Music” han terminado de confirmar que lo suyo no es casualidad, y es que su talento y ese estilo tan personal para moverse entre Dylan, Reed, el indie-rock y el nuevo garage-pop de USA le están llevando a configurar una discografía realmente jugosa. No es la primera vez que viene por aquí, pero tras dos discos tan bien acogidos en la escena independiente estamos seguros de que no somos los únicos a los que se les hace la boca agua con la idea de disfrutar por fin de un directo de Morby. Si aún no controlas demasiado al texano, te invitamos a acceder a nuestras críticas, los directos de KEXP o Pitchfork, y, sobre todo, a su discos.

Durand Jones & The Indications

Además de nombres como los de Leon Bridges y Sampha, que están marcando el devenir de la música negra a día de hoy, el Mad Cool nos trae entre sus propuestas más escondidas a uno de las promesas del soul, alguien que está llamado a recorrer en el futuro el mismo camino que hoy marcan aquellos referentes. No hablamos de otro que de Durand Jones, una de las sorpresas más agradables del festival. Su historia empieza como todo un biopic de superación personal de una estrella emergente de la música, con un disco homónimo grabado en un sucio garaje con un presupuesto que apenas supera los 450 dólares. Pues bien, detalles hollywoodienses aparte, en ese disco el joven artista de Lousiana ha volcado toda su alma y el resultado es un impactante petardazo de funk y soul maravilloamente interpretado. Su concierto en Madrid supondrá su debut en España y a nosotros se nos hace la boca agua. Recomendadísimo.

Wolf Alice

El tiempo te enseña ciertas cosas que los libros no pueden. Una de ellas es a no tragarte todos los hypes británicos de la NME cuyo chauvinismo parece haberles convencido de la necesidad de descubrir a los nuevos Arctic Monkeys cada verano. Pero siempre hay una o varias excepciones que confirman la regla. No se equivocan nuestros colegas de las islas cuando clamaban a los cuatro vientos que Wolf Alice son una de las mejores bandas noveles de esta década. Y por si había algún desconfiado han vuelto a demostrarlo en “Visions Of A Life”, con el que un servidor ha tenido que acabar rindiéndose a Ellie Rowsell y los suyos. Dos discos han sido suficiente para definir una personalidad propia que mezcla con urgencia y muchísimo tino melódico influencias del shoegaze, dream-pop, noise y el rock alternativo de los noventa. No falta mucho para que Wolf Alice aparezcan en letras mucho más grandes en carteles de festivales de todo el mundo, así que no pierdas la oportunidad de decir que tú ya estabas ahí antes.

Frankie Cosmos

¿Qué es el indie?, preguntas mientras cantas en un escenario la canción que grabaste en tu dormitorio. ¿Qué es el indie? ¿Y tú me lo preguntas? El indie eres tú. Que Greta Simone visite por fin nuestro país sólo puede llenarnos de una inmensa alegría. La neoyorquina es el ejemplo perfecto de artista independiente del nuevo milenio: artista que empieza grabando en su casa unas cuantos discos/demos y llenando su Bandcamp de música para ser fichada un buen día por una discográfica como Sub Pop. “Next Thing” y “Vessel” –del que pronto tendréis la correspondiente crítica– confirman que la chica con pintas de rarita de insti no ha perdido la inocencia del bedroom pop y el dinamismo twee-pop que nos enamoró en su día, añadiendo algo más de empaque a su sonido. El sábado estará con su banda soltando una buena ristra de breves caramelos de puro pop y almíbar y estamos seguros de que sorprenderá a más de un incauto sediento de estribillos.

James Holden & The Animal Spirits

Otra de las maravillas que esconde la clase media y baja (sin ánimo peyorativo) del Mad Cool. El británico no es ningún novato y está más que asentado en la escena electrónica actual, construyendo nuevas tendencias que beben de la tradición psicodélica, la world music y el jazz más free, atonal y anárquico. A día de hoy no hay muchos nombres que le hagan sombra en lo suyo y así lo demostró en “The Animal Spirits”, posiblemente la última joya en forma de disco que nos dejó 2017. El viernes aparecerá con toda su banda para defenderlo en directo en lo que, más que un concierto, parece que será todo un ritual chamánico para la elevación de nuestras almas. Incluso si eres un fan absoluto de las guitarras deberías considerar seriamente la posibilidad de darle una oportunidad al bueno de Holden y unirte a su secta espiritualista, especialmente si disfrutas del prog y la psicodelia.

Real Estate

Los de Nueva Jersey, todo un nombre propio en el indie-pop actual, fueron una de las primeras confirmaciones del Mad Cool 2018. Estarán presentando “In Mind”, que confirma que la sobriedad y la adultez no están reñidos con conseguir un jangle-pop juvenil de impecable factura y asomarse de cuando en cuando al “Revolver” de los Beatles. Pese a no caer en el revivalismo más cómodo, es cierto que no puede decirse que Real Estate sean una banda innovadora. Ni falta que hace. En cuanto empiecen a encadenar canciones redondas y a jugar con esas guitarras tan suyas que se trenzan entre sí hasta el infinito se te van a quitar las ganas de pedir una revolución. Los experimentos mejor con gaseosa, esto es algo que Real Estate saben bien y antes de hacer temblar los cimientos de nada prefieren enamorarte como mejor saben hacerlo. Si no estás muerto por dentro es imposible que el viernes no caigas rendido a sus pies.

Hurray for the Riff Raff

Es un misterio por qué el proyecto de Alynda Lee Segarra no ha alcanzado siquiera una tercera parte de relevancia en el circuito folkie que nombres como Angel Olsen o Waxahatchee. Pero tampoco vamos a ponernos dignos, más bien deberíamos entonar el mea culpa porque ésta es la primera vez que hablamos de ella en EQB. Así y todo, la Americana y folk añejo y desnudo de esta mujer se aventura como una apuesta más que segura para cualquier amante del género. Apenas un par de escuchas a sus álbumes son suficientes para reconocer las aptitudes de Alynda para ejercer tanto de restauradora de la tradición norteamericana (“My Dearest Darkest Neighbor”) como de renovadora de la misma (“The Navigator”). El Mad Cool es una oportunidad fantástica para disfrutar de su directo en nuestro país por primera vez.

Black Rebel Motorcycle Club

Dame riffs y dime tonto. El sábado habrá muchos que no estéis para exquisiteces. Para todos aquellos que quieran apostar a un valor seguro y sean fans del rock directo y sin aditivos no existe mejor alternativa que Black Rebel Motorcycle Club. En más de quince años de trayectoria, los californanos han tenido tiempo suficiente como para ser capaces de llenar holgadamente un setlist de cañonazos que se mueven entre el garage, el rock and roll más desatado y el rock clásico más deudor del blues. Que nadie espere ambiciones extrañas ni alardes de virtuosismo, sólo un buen puñado de guitarrazos, que no es poco.

Bifannah

Bifannah fueron uno de nuestros últimos invitados a The Cavern el pasado año. Ya sabéis, nuestra sección dedicada a los proyectos emergentes más destacables, así que, ¿cómo no iban a aparecer en esta lista? Guillermo, Antía, Antón y Pablo son la última prueba del buen estado de forma del que goza la psicodelia en nuestro país. Apenas un EP y un álbum de estudio les han hecho valedores del sobrenombre de ‘los Allah-Las de Vigo’. La música de estos cuatro jóvenes resulta, sin embargo, muy distinta a casi todo lo que la escena psicodélica es capaz de ofrecer a día de hoy. Sus contactos con tierras portuguesas (idioma en el que cantan) y las ascendencia brasileña de Antía les otorgan un marcado carácter tropical que multiplica por infinito el carácter sensual y evocador de sus canciones, mientras el groove del surf y garage más reposado hace de las suyas para que no puedas quitarte sus irresistibles ritmos de la cabeza. Su actuación del jueves es capaz de dejarte tan hipnotizado como cualquiera de los grandes nombres psicodélicos del cartel a cambio de un menor  aglomeramiento de público y sin móviles grabando todo lo que ocurre en el escenario.

The Big Moon

Juliette, Soph, Celia y Fern ya nos dejaron claro en la entrevista que les hicimos el año pasado que prefieren ser vistas como una banda a secas en lugar que como una girlband. Etiquetas aparte, está claro que si The Big Moon son hoy otro de los pequeños grandes nombres del Mad Cool es gracias a su buen hacer y no a otras consideraciones. Los que nos seguís de cerca sabréis que las londinenses aparecieron en nuestra lista de mejores debuts del pasado año, y es que no es de extrañar que esa mezcla de britpop y el indie rock americano más noventero entrara tan bien a unos cuantos redactores de EQB. La jornada del viernes se prevé especialmente intensa, pero si quieres disfrutar de un concierto menos abarrotados y lo tuyo son las bandas que no renuncian al punk ni al pop, no puedes perdértelas.

Rival Sons

Otro pequeño tesoro para aquellos amantes del rock que quieran darlo todo entre riffs atronadores lejos de las aglomeraciones de los cabezas de cartel es lo que se esconde tras el nombre de Rival Sons. Los californianos huyen de cualquier tipo de artificio, pero su buen hacer les ha convertido en todo un nombre propio del blues rock del nuevo siglo. Mientras todos sus competidores revivalistas del blues rock han ido complicando y descafeinando su sonido, Rival Sons han optado por la cruda desnudez del whiskey sin rebajar y un par de cigarrillos ofreciendo toda una clase magistral de cómo hacer hard rock setentero y mantenerlo excitante en la era de los smartphones. Garage, psicodelia, synth-pop, blues rock… al final todo son modas que van y vienen, lo único que permanece es la música. Buchanan y compañía lo saben bien y por eso se entregan a ella en cuerpo y alma, haciendo lo que mejor y más les gusta hacer. Hace unos meses les entrevistamos y dejaron claro qué debemos esperar de sus conciertos:

Trabajas toda la semana para ganarte el pan, vienes al concierto y quiero que sientas que no tienes que pensar sobre las facturas que te faltan por pagar, la novia que te ha dejado, las cosas que te están consumiendo, el sistema político de mierda, el puto Donald Trump, ¡y toda la mierda que nos frustra y nos amarga y nos hiere y nos hace querer gritar! Quiero que quien venga a los conciertos se sienta libre, ligero, feliz y que se sienta transportado, por eso hacemos nuestra música ligera en ese sentido. Y en general lo hacemos, aunque también tenemos canciones que son pesadas. Pero incluso esas creo que en su interior son abiertas con nuestra espiritualidad.