Cerramos nuestra selección por días del Primavera Sound 2018 con la jornada del sábado, en la que TOCA WILL TOLEDO. REPITO: TOCA WILL TOLEDO. Perdón, pero corremos el riesgo de que a alguien se le olvide. Y de paso, al acabar su concierto, aprovecho esta tribuna para convocar una manifestación de protesta por haberle dado sólo un hueco de 45 minutos. Esperemos que eso de respetar los límites horarios le dé tan igual como llevar un look absoluto de nerd de instituto. También estará A$AP ROCKY. REPITO: A$AP ROCKY. Y también ARCTIC MONKay no, esos no.

1IMPRESCINDIBLES

Car Seat Headrest

No creo que, a estas alturas de la película, haga falta seguir reivindicando al señor Will Toledo, pero, por si acaso, conviene recordar que la de este Primavera Sound será su segunda actuación en nuestro país, y no podría ser en mejor momento. Aun con la resaca del gigantesco “Teens of Denial” haciéndonos temblar las piernas, coge Will y rehace “Twin Fantasy” para sacar (SPOILER ALERT) El Disco de 2018. Y sí, ya sé que falta medio año todavía, pero si alguno lo supera, llamadme.

Slowdive

La noticia del retorno de Slowdive el pasado año tras veinte años sin publicar fue como un alud: relativamente desapercibido al principio y estruendoso y abrumador al final. La razón fue una sola: la extraordinaria calidad de su álbum homónimo, con el que demostraron no sólo que no habían perdido su talento, sino que éste había estado madurando en barricas de roble. Estos pioneros del shoegaze, género prostituido y maltratado hasta la saciedad desde los noventa hasta hoy, se marcaron un disco de los de guardar y escuchar hasta el final de tus días, que para esta casa fue de hecho el segundo mejor del pasado año.

Lorde

El difunto David Bowie le dijo a Lorde, según desveló ella en una entrevista, que escuchar su música era como escuchar el futuro. Bueno, mirad; otra cosa no, pero como creadora de clickbaits verbales, esta chica es una genio. Sólo por eso ya merece que le demos una oportunidad y vayamos a verla, ni que sea por comprobar cuán atinado iba el megapiropo del Duque Blanco. Su “Melodrama” del año pasado también está muy requetebién, por cierto, lo que supone otro buen aliciente para pasarse por su bolo en el Primavera Sound.

Arctic Monkeys

Que a estas alturas de vida haya que defender a los monos árticos parece una broma de mal gusto. Sin embargo, se entiende que su último disco, ese excéntrico y ultraesperado “Tranquility Base Hotel & Casino” no haya convencido a todo el mundo. Hace falta para ello escucharlo libre de todo prejuicio y expectativa, y con tiempo por delante para dejarlo reposar y paladear. Sin embargo, ni siquiera eso hace falta para ir a ver a Alex Turner y los suyos en el Primavera Sound. Basta recordar una verdad tan simple como cruda: son la única banda de rock de este siglo que, en cuanto a popularidad (y por tanto, relevancia), puede mirar de tú a tú a las grandes del siglo pasado. Y punto.

Jon Hopkins

Lo de ver a un tío ‘apretando botones’ sigue, aún en 2018, sin convencer a mucha gente que se hace llamar aficionada a la música. En parte se entiende; no es fácil distinguir a simple vista la inmensa habilidad técnica que exige ponerse delante de un montón de ‘botones’ y dar las volteretas texturales microscópicas que da Jon Hopkins, a millón por segundo. Su álbum de este año, “Singularity”, es un pepino sideral que perfecciona sus típicos viajes electrónicos, subido en su también particular nave de sibarítica formación clásica. Hasta el Primavera Sound y más allá.

A$AP Rocky

Rakim Mayers es una escultura griega tiznada viviente y, si eres una persona totalmente superficial, puedes ir a verlo nada más que por eso. Luego está asimismo el argumento del estilo más matador in the game. Lo de su adictiva dicción entre New York y Houston atrae bastante. El elegantismo barbárico de su opiáceo, épico, extraño fundamento sónico característico tampoco está mal… “At.Long.Last.A$AP” fue un experimento destructor (en el buen sentido), y el nuevo “TESTING”, con producción de sus amiguetes Tyler, the Creator y Kanye Bocachancla West, promete construir de entre sus gloriosas ruinas. No sé, la única motivación que falta para no perderse en esta edición del Primavera a A$AP Rocky es que sus shows curen el cáncer.

2JOYAS OCULTAS

Rex Orange County

Alex O’Connor, nombre real de este inglés obsesionado con la imaginería adolescente sacada de American Graffiti y trasladada al presente, parece el típico moñas de temporada, pero es tantísimo más que eso… Para muchos, se dio a descubrir a través del “Flower Boy” de Tyler, the Creator, con quien comparte ideologías artísticas y, a ratos, parece que hasta títulos de canciones. A principios del año pasado publicó su “Apricot Princess”, una danza perfecta de poesía, claridad, honestidad, inocencia hiperconsciente y ganas de facilitarle la vida al personal. Pues sí, un poco ñoño sí que es, pero se camufla con el resto de sus talentos.

Public Service Broadcasting

Independientemente de la tendencia genérica por la que se sienta predilección, la propuesta de Public Service Broadcasting crea intriga. La idea va de unos señores que, para evitarnos el suplicio de escuchar sus voces, utilizan samples de publicidad radiofónica o propaganda de la BBC, alrededor de la cual diseñan una imagen sonora (y visual) concordante. Más o menos como musicar anuncios de la tele, o el colmo de la posmodernidad. “Every Valley”, que se publicó a mediados de 2017, fue considerado por la redacción de este medio como uno de los trabajos más ingeniosos, sustanciales y artístico/pedagógicos de su año. Si sigues sin entenderlo y la curiosidad no para de picarte, te esperan a las 2:30 en el Pitchfork.

SUMAC

Probablemente, la de SUMAC es la propuesta musicalmente más pesada de todo el cartel, si atendemos tanto al sonido (sludge embrutecido hasta los límites de la cordura) como al historial de sus componentes: Aaron Turner, ex-ISIS (la bandaza, no los hijos de puta), a la guitarra y voz; Nic Yacyshyn, ex-Baptists y Erosion, a la batería; y al bajo, Brian Cook, de Russian Circles, con producción de Kurt Ballou (Converge). El conjunto conforma un elenco estelar con el único objetivo de reventar tímpanos y hacer sangre. Y algunos acudiremos con una sonrisa de oreja a oreja a dejarles que lo cumplan.

Mujeres

Si Mujeres juegan en casa, da prácticamente igual qué ocurra al mismo tiempo en el Parc del Fòrum; no habrá nada tan divertido y coreado en ese momento. Porque para sentimiento importante, el de querer dejarte la puta garganta cantando con Yago, Pol y Arnau. No importa que toquen en el antro de tu pueblo, en el Primavera Sound o en los altavoces de tu coche: Mujeres son diversión garantizada (y afonía, también).