9 / 10

Rosalía abre el camino al sucesor de “Los Ángeles” con “Malamente”, un perfecto single en forma de prólogo que mantiene las raíces flamencas pero que al mismo tiempo nos acerca a los nuevos materiales y sonidos sobre los que se cimentará su segundo álbum de estudio “El Mal Querer”.

Las naturales palmas que dan ritmo a ese sonido tan artificial han provocado que crujan los cristales, se caigan y se rompan. La noche se ha puesto rara y a nosotros no hay nadie que nos proteja ni nos salve.

Hace tiempo que Rosalía se elevó a la cumbre, ya que todos fuimos testigo desde las oscuras calles de cómo poco a poco su cuerpo ascendía mientras el brillo de su highlighter nos cegaba. “Los Ángeles” la rodean y la acompañan mientras ella versa. Creo que no es necesaria ninguna presentación. La artista catalana ya ha demostrado lo suficiente de qué es capaz a pesar de su juventud. Todavía no podemos declararla divinidad, pero puede que esté caminando directa al Olimpo aunque ella confiese que esa senda a veces se tambalea.

El ya mencionado primer disco de la cantaora nos mostró un complejo espíritu gris que enganchaba a través de una estética sencilla y, a priori, poco arriesgada, pero que del mismo modo escondía un misterioso halo. Para presentarse al mundo Rosalía quiso hacer honor a su tradición, a su trayectoria, y el mundo la recibió con una sonrisa y algunas lágrimas. De “El Mal Querer”, su nuevo proyecto, no sabíamos mucho, sólo lo justo y necesario. En palabras de la artista: “Es totalmente alejado de “Los Ángeles” y a la vez tiene su esencia, la inspiración flamenca está ahí pero a la vez es otra cosa”. Aparte de eso, también ha explicado que el disco estará co-producido por ella misma junto a El Guincho, y en el último de los vídeos mencionados confiesa que para este proyecto ha intentado investigar y ahondar en las pasiones, en todo lo que implican las relaciones, sus propias ataduras y, en definitiva, querer mal.

De este modo es como llegamos (con apenas unas horas de previa notificación) a “Malamente”, primer single y adelanto de lo que será su segundo álbum de estudio. Pero lo primero es lo primero: intenciones cumplidas y presagios confirmados. “Malamente” es la perfecta carta de presentación de lo que “El Mal Querer” significará dentro de la trayectoria de Rosalía. Y así, desde el inicio, nos topamos de la forma más sencilla con las nuevas ideas estéticas que la barcelonesa quiere transmitir: palmas flamencas y teclados electrónicos envolventes. Son cuatro compases y medio el tiempo que tardamos en escuchar la voz de la cantaora y lo mismo que tardamos en caer atrapados dentro de la tela de araña que son sus cuerdas vocales hasta el final de la pieza, pues apenas hay momentos de silencio a partir de entonces. Rosalía nos sitúa en un extraño y terrorífico contexto donde las luces parpadean, hay voces en los pasillos y donde no somos capaces de encontrar lunas ni estrellas en el cielo nocturno; un lugar indeseable y una realidad confusa, que nos hace temblar y nos genera angustia. A pesar de que la noche no se muestra lo suficientemente bonita aún vive, y Rosalía la recorre envuelta en aros y corales que la protegen. Pero no está sola. Múltiples voces –que son la suya misma– le acompañan y le jalean. Entre ellas hay, sin embargo, otra voz, la de Antón Álvarez Alfaro a.k.a. C. Tangana, cuyas intervenciones sirven para ensalzar el cante de la artista.

El single ha llegado acompañado de un videoclip –a cargo de la productora audiovisual barcelonesa CANADA– con fuerte influencia del imaginario cristiano y taurino, el cual funciona como una nueva capa de profundidad de “Malamente”, aportando nuevas perspectivas que completan el mensaje de la parte musical. En él Rosalía es atropellada por un coche mientras huye de un hombre cuya identidad desconocemos. A continuación, en estado de delicada inconsciencia, unos hombres la recogen en una transpaleta y la introducen en un camión, del cual Rosalía sale disparada montada sobre una moto e intentando embestir a los mismos jovencísimos toreros que anteriormente cuidaba y lavaba del mismo modo que Jesucristo hizo con sus doce apóstoles en señal de humildad. Entre las diversas escenas de la historia se intercalan planos de Rosalía compartiendo escenario con su nuevo grupo de bailarinas y realizando una hipnótica coreografía (ideada por Charm La Donna). De forma conjunta todo el videoclip constituye una galería de imágenes cuya mayor referencia es nuestro quebrantado y contradictorio país y sus respectivas tradiciones, reivindicadas por unos y rechazadas por otros tantos. Sin embargo, Rosalía no se queda ahí y decide escanear la galería para dar color a la España profunda en blanco y negro con un fino pincel. Ya no faltan documentos sin miedo a reflejar una parte de la juventud de nuestra sociedad, de la que todos formamos parte de alguna manera. Los nazarenos ahora saltan en skate frente a las cruces.

En definitiva, “Malamente” es un gran single de presentación que, al contrario de lo que podríamos esperar, en vez de saciar nuestra sed y ayudarnos a mantener la paciencia no hace más que activar nuestro sistema nervioso y abrirnos más aún el apetito. Queremos saber qué hay más allá, saber a dónde nos llevan los ángeles. Queremos el mal querer.