Fotografía: Luis Amella

Si el otro día os anunciábamos del regreso del incombustible Ty Segall, hoy tenemos que hablar de otros que no paran: los Oh Sees. Fieles a su habitual cita discográfica –como mínimo– anual, John Dwyer y los suyos acaban de anunciar el lanzamiento de “Smote Reverser”, que aparecerá en el mercado el próximo 17 de agosto a través de Castle Face Records. Ya hemos perdido la cuenta de todo lo que publica esta banda, pero estamos seguros desde este mismo momento de que no queremos perdernos lo que Oh Sees tengan que ofrecernos en este nuevo disco. En primer lugar porque, como hemos advertido en nuestras críticas, la banda vive en un particular estado de gracia desde mediados de 2015, cuando Dwyer decidió que los cimientos del sonido garage-psych que había empezado a definir a partir de “Help” (2009) eran demasiado rígidos. Dicho y hecho, en “Mutilator Defeated at Last” cambió de compañeros de viaje, decidió resetear la banda de nuevo (no era ni mucho menos la primera vez que lo hacía) y su sonido fue apostando de manera cada vez más palpable por la psicodelia vaporosa y el kraut. “A Weird Exits” (2016) y, sobre todo, “Orc” (2017) dan buena fe esta metamorfosis.

“El disco ofrece una nueva ambientación heavy-prog que se ajusta cómodamente al sonido de la banda, todo entre cerradas curvas, quiebros metaleros y los clásicos, pero no por ellos menos dignos de elogio, guitarrazos de los que Dwyer ha hecho su tarjeta de visita”.

El segundo motivo responde a que el inconformismo de Dwyer parece haberle llevado en esta ocasión a optar decididamente por acercarse aún más al metal. No éramos pocos los que veíamos que el devenir sonoro de la banda les había situado en una situación idónea para empezar a experimentar con las sonoridades pesadas. Así que, no es por dárnoslas de visionarios, pero ahí están las críticas de los últimos discos donde pedíamos que pasara lo que al final ha terminado sucediendo: Oh Sees están evolucionando hacia el heavy-psych y las primeras señales de esa mutación afloran desde la propia portada de su nuevo disco.

Además de su conocida psicodelia abrasiva, ya familiar para los habitantes de las profundidades de todo el mundo, [el disco ofrece] una nueva ambientación heavy-prog que se ajusta cómodamente al sonido de la banda como si fuera una vieja chaqueta de cuero, todo ello entre cerradas curvas, quiebros metaleros y los clásicos, pero no por ellos menos dignos de elogio, guitarrazos de los que Dwyer ha hecho su tarjeta de visita. Quizás lo más notable de “Smote Reverser” es la inquietud artística que sustenta sus vuelos de fantasía, porque Dwyer está empeñado en no repetirse a sí mismo. Para alguien con un calendario de lanzamientos tan frenético, ese estiramiento de sus propias fronteras estéticas sumado a un omnívoro apetito resultan casi sobrehumanos. Espero que tengáis hambre porque los platos se amontonan.

Así pues, otro capítulo más en la discografía de la banda de San Francisco que se aventura de lo más excitante y pertinente. Permaneced atentos porque cuando llegue el momento publicaremos nuestra  crítica desentrañando todos los detalles del álbum, como siempre. No obstante, por ahora ya podemos degustar su espléndida carátula, su tracklist (once nuevas canciones) y su primer adelanto titulado “Overthrown”.

Tracklist “Smote Reverser”:

  1. “Sentient Oona”
  2. “Enrique El Cobrador”
  3. “C”
  4. “Overthrown”
  5. “Last Peace”
  6. “Moon Bog”
  7. “Anthemic Aggressor”
  8. “Abysmal Urn
  9. “Nail House Needle Boys”
  10. “Flies Bump Against the Glass”
  11. “Beat Quest”