Fotografía: Suffo Monclao

Tras el éxito cosechado en Francia con “Chaleur Humaine” (2014), Christine and The Queens reeditó posteriormente para el resto del mercado su debut en el formato de larga duración. No obstante, desde aquellas once primeras composiciones no habíamos oído nuevo material en sí de la artista francesa hasta ahora, cuando se ha decidido a publicar una especie de doble single titulado “Girlfriend”, una declaración de intenciones de lo que será el próximo capítulo en la historia de Héloïse Letissier. Según explica la nota de prensa facilitada por Music As Usual, Christine “se está alejando de su debut y aproximándose a un sonido más duro, minimalista y acelerado”. El tema –compuesto y producido por Letissier– rinde tributo a su amor por el sonido G-funk, y para hacerlo bien se alía con uno de los pioneros del mismo, nada menos que Dâm-Funk:

No sólo el sonido tiene ese músculo nuevo en Christine, ya que también el tono de la canción tiene una nueva energía, muy lejos del estado de ánimo adolescente de su debut. Ahora su expresión es de confianza, sexo, enfado, deseo y, sobre todo, pavoneo al estilo ‘macho’. “Girlfriend” cuestiona la identidad y juega con lo performativo del género, y con cómo los códigos de la ‘masculinidad’ se quebrantan cuando el jugador no es un hombre.

La canción también aborda el deseo femenino y su diversidad, un tema que ha sido ignorado a menudo y que, según Héloïse, incluso ha sido considerado motivo de sospecha, algo sucio.

Asimismo, cabe destacar que se han estrenado dos versiones diferentes –una en inglés y otra en francés (“Damn, dis-moi”)– de esta nueva pieza de tintes claramente funk (como bien podíamos esperar). Presumiblemente se trata del primer avance de su segundo disco, que no debería tardar en anunciarse. La artista francesa ha explicado que:

Inicialmente me propuse arremeter contra la cultura ‘macho’ y los ‘macho men’. Me obsesioné con esta idea de ‘macho man’ y a la vez seguir siendo una mujer. ¿Qué pasa si yo soy esta figura y soy una mujer? ¿Me convierte en una aberración? ¿Es motivo de alegría?