Fotografía: Andrew Whitton

Cuatro años después de editar “Listen” The Kooks están de vuelta para anunciar lo que será su quinto álbum de estudio (debutaron allá por 2006 con aquel “Inside In Inside Out” que contine la mayoría de sus canciones más celebradas). “Let’s Go Sunshine”, título del nuevo elepé, se editará el próximo 31 de agosto a través de Lonely Cat / AWAL Recordings y promete ser, seguramente, la obra más ambiciosa del cuarteto de Brighton hasta la fecha tanto por lo que sacamos en claro observando su tracklist (quince nuevas composiciones para un total de cincuenta y tres minutos de duración) como por lo que ha comentado el frontman y vocalista Luke Pritchard acerca de su proceso de composición, destacando que han querido dar forma a su propio “Rubber Soul”, “Lola” y “Definitely Maybe”, en referencia a las que él considera que son las obras capitales de The Beatles, The Kinks y Oasis respectivamente, después de desechar bastante material que consideraron demasiado continuista respecto a “Listen”:

Este nuevo disco ha sido sobre definir quiénes somos. […] Tuvo un comienzo fracturado, ya que entramos en el estudio en 2015 siguiendo el mismo camino que establecimos en nuestro último álbum de estudio “Listen” y descubrimos que no era lo que queríamos hacer, que realmente no definía a The Kooks. Así que lo descartamos y comenzamos de nuevo. Realmente me introduje en la misión de escribir las mejores canciones que pudiera antes de enseñárselas a la banda. Tenía que ser nuestro propio “Rubber Soul”, “Lola”, “Definitely Maybe”; puro linaje británico. Venía de un lugar oscuro, al principio tenía una gran angustia y el corazón roto, pero luego me enamoré sobre la mitad del álbum, y las letras reflejan eso de “Fractured and Dazed” a “No Pressure”. Tiene que ser nuestro álbum más emocionante y debería hacerte bailar.

“Tenía que ser nuestro propio “Rubber Soul”, “Lola”, “Definitely Maybe”; puro linaje británico”.

Del mismo modo, los británicos han compartido la carátula de “Let’s Go Sunshine” y su tracklist, además de dos adelantos. Aunque en ambas piezas se puede respirar cierta influencia del cuarteto de Liverpool, de The Kinks y del pop sesentero inglés en general, en “All the Time” la introducción de acústica parece ‘inspirada’ directamente en “The Blackbird” del Fab Four, pese a que luego adquiere matices más modernos y bailables. En “No Pressure”, según el propio Pritchard ha explicado, se nota un fondo optimista y de celebración tanto en la letra, como en la melodía y en sus alegres coros. ¿Dos de dos para el cuarteto? ¿La resurrección de The Kooks o quedan sumidos en la nostalgia para intentar rascar algo?

Es un larga duración audaz que destila un sonido atemporal en su forma más pura mientras empuja hacia delante el sonido de la banda hacia un espacio más expansivo y maduro. Es un álbum melódico, conmovedor, energizante y atemporal pero incisivo en su retrato de la vida urbana británica moderna. El corazón y el alma del disco se encuentran en sus himnos de inocencia perdida, relaciones que se desvanecen y el proceso de ruptura y recuperación. Es el sonido de un grupo ambicioso y seguro que sale de su zona de confort y hace una declaración de intenciones con su ‘álbum definitivo’. “Let’s Go Sunshine” muestra a la banda cimentando su condición de verdaderos bastiones del pop británico de guitarras y ocupando el lugar que les corresponde en la parte alta de la tabla junto a las históricas bandas que los influenciaron en su infancia hace más de una década.

Tracklist “Let’s Go Sunshine”:

  1. “Intro”
  2. “Kids”
  3. “All the Time”
  4. “Believe”
  5. “Fractured and Dazed”
  6. “Chicken Bone”
  7. “Four Leaf Clover”
  8. “Tesco Disco”
  9. “Honey Bee”
  10. “Initials for Gainsbourg”
  11. “Pamela”
  12. “Picture Frame”
  13. “Swing Low”
  14. “Weight of the World”
  15. “No Pressure”