No es ninguna locura asegurar que el nuevo trabajo de Parquet Courts va a dar que hablar en cuanto se lance. La que muchos consideran la mejor banda neoyorquina de la actualidad presenta “Wide Awake!”, sexto álbum del cuarteto, en el que se muestran más seguros que nunca de lo que hacen y que eleva al grupo a esa categoría en la que abrirse en canal no supone ningún riesgo.

Los neoyorquinos no son un grupo precisamente perezoso. En lo que a acumulación de registros se refiere, Parquet Courts (y su álter ego Parkay Quarts) no han dejado de grabar apenas un momento en los últimos seis años. En lo que toca a la creatividad, la mejor noticia que traen Parquet Courts éste 2018 es la confirmación de una trayectoria que mira siempre hacia delante, pero nunca desprecia sus referencias esenciales. Así, acaparando progresivamente más atención, han ido caminando sin prisa pero sin pausa desde el punk-rock más puramente neoyorquino de los New York Dolls hasta el ruidismo indie noventero de los Pavement, pasando por la acentuación de los elementos art-punk de su receta, pero sin caer en un excesivo revival de la Nueva York de hace cuarenta años. “Wide Awake!”, que cuenta con la producción de Danger Mouse, expande aún más sus propios límites y seguro que sorprenderá a nuevos curiosos que se acerquen a su música, al tiempo que se antoja incapaz de ahuyentar a sus fans menos recientes.

Mostrarse vulnerable es un signo de madurez y Austin Brown, guitarrista de Parquet Courts, demuestra en cada respuesta por qué.

¿Cuál es vuestra impresión tras la grabación de este álbum?

Estamos muy orgullosos. Es curioso escuchar lo que la gente que ha podido oírlo piensa de él. A todo el mundo le ha encantado. Creo que tenemos material increíble y estamos incluso más excitados que los fans por que puedan disfrutarlo…

¿Cómo describiríais “Wide Awake!” en pocas palabras y qué lo diferencia de vuestros trabajos anteriores?

Diría que es un trabajo introspectivo. “Wide Awake!” posee varios elementos genuinos pero creo que destaca por las innumerables emociones que describe. Emociones como el amor, la diversión y otras tantas que poseen enorme energía. “Human Performance”, por ejemplo, era más dulce.

Creo que todos nuestros álbumes definen cómo estábamos en ese momento concreto. Es increíble poder estar girando alrededor del mundo, meterse en el estudio a grabar y, en definitiva, poder vivir de esto. Así que creo que esa satisfacción es un punto en común en toda nuestra discografía.

“Wide Awake!” es un trabajo introspectivo que destaca por las innumerables emociones que describe. Emociones como el amor, la diversión y otras tantas que poseen enorme energía.

¿Cómo ha influido el éxito de “Human Performance” en “Wide Awake!”?

Creo que en “Human Performance” intentamos probar con distintos estilos y técnicas que en “Wide Awake!” hemos reafirmado. Con “Human Performance” ganamos esa confianza necesaria que nos faltaba para entrar al estudio y hemos intentado expandir nuestra creatividad hasta llevarla al límite de nuestras perspectivas. Creo que lo más importante era progresar y hacer algo distinto a lo hecho hasta ahora, aunque evidentemente todos nuestros trabajos anteriores influyen.

Además de ser un proyecto muy introspectivo, las letras de este álbum son muy valientes. ¿Es más fácil mostrarse vulnerable cuando sois una banda reconocida?

No creo que sea más fácil, porque el reto se vuelve más grande cuando tienes a mucha gente prestándote atención. Mostrarse vulnerable siempre supone un reto porque es muy duro mostrar tus emociones, aunque sientas que te van a apoyar. Como te decía, en todos nuestros álbumes hemos intentado expresar cómo nos sentíamos, pero en este disco lo hemos hecho a conciencia porque nos hemos dado cuenta de lo importante que es ser emocionalmente honesto y transparente. Eso es lo que realmente valora la gente en una canción.

Habéis contado con Danger Mouse para la producción. ¿Cómo ha sido su presencia en el álbum?

Ha sido genial trabajar con él. Si hubo algo en lo que de verdad nos ayudó fue en la manera en la que nos animó a ser nosotros mismos. Él es fan del grupo y de lo que hacemos y eso ha sido de gran ayuda. Ha ejercido de guía básicamente para poder plasmar todas las ideas que teníamos y sólo quería ayudarnos cuando realmente nosotros lo necesitáramos. Yo le decía “quiero convertir esta idea en una canción” y él me daba su más sincera opinión. Si estaba de acuerdo, nos poníamos a trabajar en ella y a intentar convertirla en una composición solvente. Tener a alguien de su prestigio trabajando contigo es un plus de confianza que creo que se ve reflejado en el resultado. Ha actuado de espejo en el que proyectarnos.

Fotografía: Ebru Yildiz
¿Cómo ha influido su participación en el resultado final con respecto a la idea original que teníais?

En realidad no íbamos con ninguna idea preconcebida. Según íbamos desarrollando las canciones él iba sugiriendo la forma de terminarlas. Nunca ha dicho ‘haz esto’ o ‘haz lo otro’, sólo nos ha guiado en el camino, lo que nos ha resultado muy provechoso ya que en el proceso creativo muchas veces resulta difícil volver hacia atrás, y tener a alguien ajeno al grupo que ofrezca una perspectiva neutra y totalmente objetiva ha sido una de las mejores herramientas con la que hemos contado.

Este es vuestro sexto álbum en apenas ocho años. ¿Cuál es vuestro secreto para ser tan productivos?

Somos una banda en la que los cuatro miembros que la formamos componemos y además lo hacemos con absoluta libertad. Esto provoca que estemos constantemente en movimiento, ya que además nos inspiramos los unos a los otros para sacar nuevas ideas y trabajar en ellas, porque solemos tener ideas distintas, pero complementarias. Cuando uno de nosotros tiene una idea, él toma el timón y el resto le seguimos, sin discusión, lo que provoca que nuestro método de trabajo sea mucho más ágil y dinámico que si fuera una única persona la que decidiera todo.

Danger Mouse ha ejercido de guía para poder plasmar todas las ideas que teníamos y sólo quería ayudarnos cuando realmente nosotros lo necesitáramos. Tener a alguien de su prestigio trabajando contigo es un plus de confianza.

Todos vuestros álbumes son muy diferentes entre ellos. ¿Os resulta sencillo cambiar el estilo o existe ese ‘miedo a lo desconocido’ antes de hacerlo?

Bueno, como te he dicho, nuestra capacidad para poder cambiar de géneros con facilidad se debe a que somos cuatro personas que componen de forma muy complementaria. Cada uno tiene sus preferencias e influencias, lo que unido a que estemos constantemente componiendo evita que pasemos por periodos de bloqueo. No recuerdo un momento en el que hayamos dicho “¡Caramba, estamos atascados!” y eso es algo fundamental para el correcto funcionamiento de la banda.

¿Y miedo a la reacción de los fans?

Bueno… Esperamos que entiendan que la música es inmensa y sólo nos importa que siempre nos reconozcan, aunque cambiemos de estilo tan a menudo. Tenemos una filosofía en la que cada vez que acabamos una grabación nos la tomamos como si fuera la última de nuestras vidas, por lo que siempre tratamos de dar todo lo que tenemos para que suene lo mejor posible.

Si tuviera que decir qué es lo más divertido de formar parte de Parquet Courts te diría que es el poder estar experimentando constantemente, porque hoy te puedo contar que el año pasado teníamos un sonido totalmente distinto al que tenemos ahora y, sin embargo, ambos mantienen la esencia de la banda. Además, esto supone que ni nosotros mismos sepamos cómo sonaremos el año que viene o en un futuro cercano y esa incertidumbre es un gran aliciente para seguir creando nuevo material.

Lo que está claro es que no creemos para nada que la solución para triunfar sea copiando a otras bandas. Claro que todos tenemos influencias, pero lo relevante es intentar ser creativo y probar nuevos caminos para comprobar de qué somos capaces.

Desde luego, una de las cosas que más me llama la atención es que no tenéis redes sociales, algo que ya os diferencia de la mayoría de las bandas actuales. ¿Qué opinas de todas ellas y cómo es posible vivir aislado de ese mundo en estos tiempos?

Básicamente, preferimos que nuestra música sea nuestra única portavoz. Entendemos que las RRSS son una herramienta importante de difusión y marketing, pero no dejan de ser algo tremendamente nuevo, mientras que la música perdura en el tiempo, y esto nunca cambiará. A veces las RRSS hacen que la música o los músicos cobren más importancia de la que realmente tienen, o que se hable más de ellos por causas ajenas a su profesión y nosotros nos negamos a ello. Queremos ser reconocidos únicamente por nuestro trabajo y preferimos mantener nuestra vida privada como tal.

Este verano tocaréis en el Bilbao BBK Live. ¿Qué opinas del fenómeno festival?

Bueno, los festivales son indispensables para que las nuevas bandas se den a conocer y las más consolidadas presenten sus nuevos trabajos.

Fotografía: Ebru Yildiz
Muchos afirman que sois un grupo idóneo para viajar de uno a otro. ¿La etiqueta ‘banda de festival’ desprestigia?

No considero que seamos ‘banda de festival’, pero nos encanta actuar en ellos. Creo que los conjuntos a los que catalogan con esa etiqueta son mucho más numerosos y tienen otro estilo totalmente distinto. Si me dan a elegir, sin duda prefiero actuar en clubes pequeños donde la atmósfera es más íntima y los asistentes saben bien lo que van a presenciar. Pero esto no quiere decir que rehusemos tocar en festivales, porque además creo que tenemos tan variado repertorio que podemos hacer buenos setlists para uno y otro ambiente.

Por último, ¿qué quieres que la gente recuerde de “Wide Awake!” dentro de unos años?

Espero que el público tenga opiniones variadas e incluso dispares. Creo que es un disco que puede tener múltiples interpretaciones.7

¿Y cuál es la tuya?

¿La mía? [Responde sin dudar] Me parece un álbum ideal para ser escuchado en verano. Espero que se ponga mucho en las fiestas nocturnas, en los bares de playa y en las mejores discotecas para que la gente no deje de bailar. Al final el propio nombre del álbum incita a ello, a mantenerse despierto, a darlo todo y a amanecer escuchándolo.