Fotografía: Zackery Michael

Seamos sinceros: no tenemos nada claro que los Arctic Monkeys vayan a publicar ni un solo single/adelanto antes del viernes 11 de mayo, fecha exacta en la que se editará a través de Domino Records “Tranquility Base Hotel & Casino” (el más que esperado sexto álbum de estudio del cuarteto de Sheffield). Ante esa tesitura es normal que los fans se muerdan las uñas contando los días, horas, minutos y segundos que tendrán que seguir esperando para conocer lo que será el sucesor del exitoso “AM” (2013). No obstante, los de Alex Turner han ido concediendo diversas entrevistas a medios anglosajones que destapan varias cuestiones trascendentales que podrían marcar el devenir del mencionado “Tranquility Base Hotel & Casino”, como por ejemplo que Turner ha compuesto todo el nuevo disco con un piano Steinway tras verse incapaz de dar forma a las nuevas composiciones de la banda a partir de la guitarra, como había hecho hasta ahora. Según ha confesado él mismo fue un regalo de un íntimo amigo por su treinta cumpleaños y le ayudó a superar cierta presión extra tras el ‘éxito comercial’ de su última referencia. Y añade:

Antes de ese momento realmente no tenía muchas ideas, y en mi memoria ese fue el punto en el que empezaron a llegar. Realmente creo que sentarme al piano me ayudó para escribir mucho del nuevo material. Trabajar con el piano me trasladó inmediatamente a un lugar diferente. Hay acordes que salieron solos, mis dedos estaban cayendo en diferentes lugares y los sonidos me estaban dando ideas totalmente nuevas. Que yo fuera el tipo sentado al piano también me ayudó a plantear todo.

Jamie Cook: “Definitivamente no es un disco muy guitarrero y no muestra lo típico que solemos hacer. Lo pensamos mucho”.

¿Y de qué hablará Alex Turner en “Tranquility Base Hotel & Casino”? Pues, según explican desde Billboard, el británico ha volcado diversas letras que juegan con conceptos del sociólogo y crítico cultural Neil Postman, revelando también inspiración de las novelas del célebre Charles Bukowski en algunas “composiciones cavernosas”. En referencia a las letras de un modo general, durante otra charla con MOJO Magazine se preguntó al frontman del grupo si había abordado la escritura del elepé de forma más ‘autobiográfica’, y la respuesta fue clara:

Bueno, el álbum es más o menos así. Estoy hablando conmigo mismo, intermitentemente, a lo largo de las 11 canciones.

Pero más contundente se ha mostrado el guitarrista Jamie Cook, explicando que desde un primer momento se propusieron no hacer un ‘AM 2’ y que llegaron a plantearse que Alex Turner lo publicara como un disco en solitario:

Creo que al principio, dada su estructura básica con piano, voces y sin guitarra, Alex estaba entre dos aguas: “¿Es de Arctic Monkeys o estoy yendo a un lugar diferente con esto?”. Y tal vez al principio yo también pensé lo mismo. Definitivamente no es un disco muy guitarrero y no muestra lo típico que solemos hacer. Lo pensamos mucho.

En Billboard también analizan diversas letras y piezas de forma individual, destacando que en la primera pista del largo, “Star Treatment”, Alex dice a grandes rasgos que él sólo quería formar parte de los Strokes: “I just wanted to be one of The Strokes / Now look at the mess you made me make”. Por su parte, “The World’s First Ever Monster Truck Front Flip” podría revelar influencias de los Beatles más experimentales, mientras que “Batphone” habla sobre la tecnología y su uso en el siglo XXI, “Golden Trunks” versaría sobre las políticas norteamericanas de hoy en día y la final “The Ultracheese” sería una balada 100% a piano.