No hace mucho que Billie Joe Armstrong, frontman de Green Day, anunciaba en sus redes sociales que tenía entre manos un nuevo proyecto musical paralelo a su banda principal. En las publicaciones informaba que su nueva formación lleva por nombre The Longshot y que su debut, “Love is for Losers”, llegaría eventualmente más tarde o más pronto. Probablemente antes”. Y lo cierto es que el músico californiano no se ha hecho de rogar. Sin previo aviso, pocos días después ya podíamos disfrutar de un EP homónimo de tres canciones que disparaba el hype de unos (aquellos que veían en este lanzamiento una generosa avanzadilla del LP), el deleite de otros (conformes con las canciones presentadas) y la decepción de un tercer grupo de personas que esperaban el larga duración.

Siguiendo con el power-pop que aglutinaba la trilogía que los artífices de discos tan exitosos como “Dookie” y “American Idiot” lanzaban en 2012, ese primer epé contenía títulos como “Love is for Losers”, “Taxi Driver” y “Chasing a Ghost”, composiciones a las que cinco días después ya podemos sumar “Kill Your Friends” y “Body Bag”, esta segunda ya conocida por formar parte de la banda sonora de Ordinary World, la película que Armstrong protagonizaba en 2016 donde encarnaba a un músico retirado del mundo del rock con dificultades para adaptarse a la cotidianidad del mundo real. Las nuevas canciones son directas, sin pretensiones y con el sello inconfundible de Billie Joe. Una impronta tan personal que aquí, como en su título más reciente con Green Day (“Revolution Radio”), parece configurar a partir de recursos que ya nos son familiares y cuyo rastro nos lleva, precisamente, a la mencionada trilogía.

No es esta la primera vez que Billie Joe se lanza a la aventura de un proyecto alternativo. Conocidos son sus divertimentos con otros grupos como Pinhead Gunpowder, la que es su banda secundaria más estable al margen de Green Day, de trayectoria tan dilatada como esta, aunque, lógicamente, menos prolífica. Otras formaciones en las que se ha visto involucrado han sido The Network y Foxboro Hot Tubs, ambas de naturaleza efímera y en las que jugaron a ocultar sus verdaderas identidades. Mención especial merece la iniciativa de Foxboro Hot Tubs, cuyo álbum, “Stop Drop and Roll!!!” (2008), venía rebosante de un poderoso y electrificante garage repleto de guiños, aquí intencionados, a grandes composiciones de los sesenta. Probablemente, y para muchos, de lo mejor que los de Billie Joe han grabado en la última década. Por su parte, en 2011 llegaría The Boo, la banda que integraba la familia Armstrong al completo y con la que editarían un EP homónimo de cuatro canciones.

The Longshot está conformada por Billie Joe Armstrong como compositor, guitarrista y cantante; Kevin Preston, quien asimismo participó en Foxboro Hot Tubs, en la guitarra solista; Jeff Matika al bajo y David S. Field a la batería. Por el momento, el grupo ya ha hecho su primera presentación en directo y, mientras llegan nuevas canciones, podemos ir degustando las ya conocidas, que si bien no hay perspectivas de que vayan a convertirse en las canciones de nuestra vida (cosa que no pretenden), sí nos garantizan una escucha bastante divertida y amena.

A post shared by The Longshot (@longshot) on

A post shared by The Longshot (@longshot) on