En estos tiempos que corren podemos asistir cada día a cientos de nuevas propuestas artísticas en la maravillosa y gigante red de datos virtuales. Internet ha conseguido que la cantidad de propuestas se haya multiplicado en gran medida durante los últimos años, propiciando también que muchas veces acaben ocultándose unas sobre otras. Entre toda esa nube fuimos capaces de atisbar un barco con bandera canaria de nombre Broke Niños Make Presos. BNMP son un colectivo de artistas canarios que decidieron juntarse para dar al mundo un poco más del buen hacer al que nos tienen acostumbrados los músicos que llegan últimamente de las islas.

De este colectivo varios ya se han lanzado en su carrera en solitario, y concretamente vamos a centrarnos hoy en Cruz Cafuné y su “Maracucho Bueno Muere Chiquito”, un gran debut en el formato de larga duración con el espíritu de álbum à la clásica, no como una recopilación de singles sueltos que únicamente funcionan por sí mismos sino que en este caso también encontramos una relación entre las pistas del registro, con un hilo argumental de principio a fin. En el disco, Cruz Cafuné se adentra en ciertos territorios que le tocan de cerca, contándonos una historia que se antoja autobiográfica en la piel de un joven canario que se ve superado por los muros que le rodean y que hace lo que puede por crecer y afrontar esos problemas. “Maracucho Bueno Muere Chiquito” es una obra propia de nuestro tiempo y nos sumerge en ese mundo de la droga y la noche que parece atar a gran parte de la juventud hoy en día. Te invito a escucharlo –si no lo has hecho ya– y a reflexionar sobre él, ya que te puedo asegurar que encontramos en Cruz Cafuné un autor que quiere contar y transmitir, y no sólo hacernos pasar un buen rato con su música.

A las doce en punto de la mañana, móvil en mano, me senté en el sofá del salón de la casa de mis padres, marqué el número de teléfono que tenía en la pantalla de mi ordenador y tras unos segundos de espera recibo una voz del otro lado.

En primer lugar, ¿prefieres Cruz Cafuné o Carlos?

Carlos está bien.

Antes de nada quería felicitarte por el álbum, me ha sorprendido muchísimo y se nota el trabajo que hay detrás de él.

Muchas gracias tío, me alegro de que te guste.

Primera pregunta obligada: ¿quién es Carlos y en qué momento se convierte en Cruz Cafuné?

Pues, a ver, yo realmente no veo una clara distinción entre persona y personaje, porque de lo que hablo cuando estoy haciendo música es mi vida. Yo nací en Tenerife, estuve viviendo de un sitio a otro hasta que con nueve años llegué a Tacoronte, donde me instalé y empecé a vivir mi vida. Un pibe más de Tenerife, sin más. No hay nada especial.

Me flipa que la gente haya estado predispuesta a escuchar el disco de principio a fin y debatir sobre ello.

Eso es un poco lo que nos muestras en tu música. Se nota que este último disco es totalmente autobiográfico, con marcas en él de lo que has vivido allí, en Tenerife. ¿Cuándo decides que es el momento para lanzar tu carrera en solitario?

Pues la movida es que en BNMP planeábamos sacar cuatro discos en solitario para 2017 porque desde el inicio se planteó como un colectivo más que como un grupo. Entonces nos dedicamos a crear una especie de hype en Internet, más o menos moderado, pero que nos sirvió para plantear esos proyectos en solitario.

Y funcionó.

De hecho empezó a irnos mejor de lo que nos esperábamos y llegamos a ir a México en mayo. Eso provocó que del disco de Indigo Jams no pudiéramos hacer todos los vídeos que queríamos, ya que cuando nos fuimos a México el proceso de mezcla del álbum de Choclock se tuvo que hacer medio apurado porque estuvimos tres semanas fuera… Entonces, se suponía que lo mío tenía que salir entre julio y septiembre y en principio era una mixtape de unos diez temas sin conexión. Sin embargo, les planteé a los chicos hacer un álbum medio conceptual, aunque no me gusta nada ese término, contando una historia. Les pareció bien y empezamos en junio a trabajar en el disco.

Respecto a esa historia que envuelve el álbum, ¿estaba contigo antes de empezar el disco?

Sí, yo sabía de lo que quería hablar y sabía más o menos qué contar. Lo que no sabía era cómo, en qué orden… O sea, la idea pasó por un montón de puntos antes de llegar a lo que es ahora. Una de las inspiraciones del álbum es “Only Built 4 Cuban Linx…” de Raekwon. La gracia de ese disco es que Raekwon encarna a un personaje ficticio con su forma de hablar, de vestir, y a lo largo del álbum hay skits, como si fueran de cine. Es decir, como las escenas de una película pero sin imágenes. Yo en principio quería hacer eso y quería que el hilo conductor de la historia fuera el personaje que yo había creado confesándose con un cura, pero hubo un montón de pasos hasta que se quedó como es ahora.

Fotografía: Promo
Al fin y al cabo ese tipo de ideas pueden llevarse a la práctica de muchas maneras, pero la forma en la que tú lo haces llega a resultar muy realista, con grabaciones de teléfono que parecen absolutamente reales. Parece más un documental que una película.

Sí, es que audios preparados, es decir, falsos, hay dos o tres, y el resto son audios de WhatsApp reales. Tampoco quiero decir cuáles son los que sí y cuáles no, porque romperíamos la cuarta pared y le quitaríamos esencia, pero realmente lo importante del disco en cuanto a su historia no es lo que le pase al protagonista cuando le coge la Civil o si al final la chica y el chico se arreglan, sino que la historia del disco es una historia de amor, de amor a la comunidad, de amor a la pareja y de amor a los amigos. Sí había audios que tenía marcados como favoritos en WhatsApp que sabía que tenía que incluirlos porque eran la pinga y había otros que no, que hubo que escribirlos y grabarlos para que la historia tuviera un ritmo y se entendiera.

No creo que haya habido un cambio real a nivel empresarial en la música. Hay sitios donde no puedes llegar aún sin majors.

Y en cuanto a términos musicales has dicho en anteriores ocasiones que te inspiras en rap antiguo, y vemos en este disco un desarrollo de ese estilo característico de BNMP en el que mezcláis ese R&B de Frank Ocean o Sampha con un rap más old school pero todo con un lenguaje muy moderno. ¿Cómo os decidís por la producción elegida para el disco?

Bueno, yo tenía claro que una de las referencias que quería tomar para el disco eran los dosmiles, sobre todo a principios de década. El disco suena muy actual, pero también con un sonido clásico revisitado. Hay muchas melodías interpoladas de los dosmiles y samples utilizados en canciones de los dosmiles. Pero es evidente que también suena actual, por una cosa más bien orgánica, porque estamos en 2018 y vivimos en nuestro tiempo, así que el sonido actual sale un poco solo.

O sea, tampoco hubo mucho énfasis en cómo conseguir un punto estético concreto.

No, la verdad. A ver, yo hago la música para divertirme y porque me siento bien haciéndola. A lo mejor en otra etapa de mi vida sí que me sentaré y pensaré: “A ver, ¿cómo es la fórmula para hacer esto?”, pero de momento a mí me sale más visceral y orgánico. Hay temas acabados que no entraron en el disco pero los terminamos porque nos molaban.

Volviendo a lo de la historia, ¿crees que se ha captado por parte del público?

La verdad es que no sé si se ha entendido. Me mola que en las redes sociales la gente debata sobre el disco y eso está guay. A ver, el disco se puede escuchar por singles, porque yo creo que individualmente las canciones funcionan, y aunque no entiendas la historia creo que es fácil ver que hay cosas implícitas en todas las canciones como el amor o la violencia. Entonces, que esos debates se generen entre un público que está sobreestimulado como son los adolescentes, que ya no suelen escuchar discos enteros, y que hablen sobre amor y sobre todo ese tipo de movidas a mí me mola. O sea, yo pensaba que el álbum se iba a pudrir en cuanto a visitas porque ya nadie escucha los discos enteros, pero parece que va guay y la gente está empatizando con él. Yo estoy muy contento.

Bueno, parece que en esta nueva escena habéis conseguido que de nuevo la gente se interese por los artistas y se pare a escuchar los trabajos enteros que vais sacando, ¿no?

Sí, a lo mejor es verdad que hay de nuevo un primer acercamiento a escuchar los trabajos enteros que hasta hace poco casi no había, pero realmente sigue siendo lo mismo de siempre, porque la gente cuando se escucha el disco lo que hace es coger las canciones que le gustan y ponerlas en su lista de Spotify privada. Entonces, yo creo que lo de escuchar los trabajos enteros se daba más por el formato físico, aunque también en esa época la gente se hacía sus cassettes con las canciones que les gustaban. Yo creo que es más debido a que ahora se consume mucho y muy rápido y por eso sigue ganando el single. Por eso creía que el disco no iba a sonar tanto, pero parece que la gente ha estado predispuesta a ponérselo de principio a fin y debatir sobre ello, y con eso estoy flipando.

A lo mejor el trap como sonido desaparecerá, pero la música urbana es un nicho para la industria y además conecta muy bien con toda una generación.

Respecto a tu opinión como figura dentro de esta nueva escena: ¿crees que estamos casi en su punto cumbre o que todavía quedan explosiones por ver?

Pues no sabría decirte, la verdad. La movida es que la música urbana a nivel internacional es una industria que mueve muchísimo dinero y no van a permitir que muera. Bad Bunny tiene más views que cualquier grupo consagrado hasta el momento, o sea, sobrepasa a Drake y a Rihanna. A nivel global no va a desaparecer, y aunque los modelos de unos países no puedan ser aplicables a otros ni se puedan comparar escenas, colectivos y demás, yo creo que si la tendencia internacional es al alza aquí habrá cada vez más grupos, más gente de mayor calidad, más infraestructura humana como abogados musicales, mánagers, promotores… Vemos que está creciendo todo porque hay un nicho de mercado. A lo mejor el trap como sonido desaparecerá porque todo es cíclico pero lo que es la música urbana no, vendrá otra cosa. La música urbana conecta muy bien con una generación y además está muy democratizada, porque cualquiera que tenga inquietudes musicales con muy poco dinero y curiosidad puede hacer música.

¿Y piensas que al estar la industria cada vez más dentro peligráis los artistas o con esa democratización que hemos venido a presenciar en los últimos años se le va a poder plantar cara a las grandes empresas?

Hombre, yo creo que todavía a día de hoy hacen falta majors si quieres llegar a ciertos sitios. O sea, si quieres ir ‘full’ indie te vas a tener que comer algunos baches. La gente que ha conseguido cosas grandes a nivel independiente, como Chance the Rapper, lo consiguió por su networking y por su relación con la administración Obama. Aquí tienes en España un artista indie con un crecimiento orgánico brutal como puede ser Rels B, que tiene más números que mucha gente que está firmada, pero no llega a ciertos sitios a los que sí podría si firmase. Que es cierto que la democratización ha conseguido muchas cosas buenas, pero no creo que haya habido un cambio real a nivel empresarial en la música, porque tú independiente puedes hacer muchas cosas y cada vez más, pero hay sitios a donde no puedes llegar, por financiación en primer lugar.

Y finalizando ya, después de este disco, que supongo significa un punto de inflexión en tu carrera, ¿cuál es el siguiente paso de Cruz Cafuné?

Ya estoy trabajando en el siguiente paso, pero de momento no puedo decir nada porque tampoco hay nada claro.

Pero te veremos, ¿no?

Sí, claro. Vaya, estoy ahora de gira por ciudades españolas: Madrid, Tenerife, Sevilla, Valencia… No es una gira de los Rolling Stones pero vamos a estar teniendo unas fiestas con la peña que nos escucha por España.

En ese caso, que os vaya de lujo en la gira. De nuevo, te felicito por tu trabajo y espero que volvamos a ver pronto cosas nuevas por tu parte.

Muchas gracias tío, me alegro de que te haya gustado. Un abrazo, bro.