La juventud es un factor importantísimo en el momento de la creación artística. Soy de esos que creen que la inspiración tiene fecha de caducidad y, salvo ciertas excepciones, la calidad frenética y constante de la obra suele ocurrir en nuestros años más vitales. Quizá por esa transformación que estamos sufriendo o por los complejos cambios que nos harán ser nosotros mismos. O quizá por la irreverencia y las ganas de poner todo patas arriba. Y es que justo esa es la etapa de nuestra vida en la que empezamos a ser conscientes del recorrido y de lo que nos queda. Todo resulta fresco y excitante, y en los resultados, aunque a veces puedan ser un poco decepcionantes, prima el torrente de energía que ponemos en el proceso.

Desvío coherente hacia el pop

Para este su segundo LP “Knowing What You Know Now” han optado por tomar un desvío coherente hacia el pop, creando así un trabajo intenso a la par que pegadizo. Sin olvidar sus raíces más duras, sí que estamos ante un refinado de su fórmula, una obra más asequible para diversos públicos.

Esto viene a cuento para explicar el espumoso subidón que está teniendo el quinteto de Bingley. Marmozets son una banda atípica o por menos no tan típica como otras del género, formada por dos tandas de dos familias de mellizos (los Bottomley y los MacIntyre), una vocalista femenina con un registro de lo más heterogéneo y guitarras del math y el post-hardcore con una granada de mano punk rock… ¿Qué puede fallar?

Tras moverse entre varias aguas, para este su segundo LP “Knowing What You Know Now” han optado por tomar un desvío coherente hacia el pop, creando así un trabajo intenso a la par que pegadizo. Sin olvidar sus raíces más duras, sí que estamos ante un refinado de su fórmula, una obra más asequible para diversos públicos. Lo que siguen demostrando es su capacidad para escribir buenas canciones, alternando entre dinámicas para romper con el estancamiento de una escena demasiado unidireccional. Es de lo que se tienen que encargar los nuevos artistas.

Fotografía: Promo

Rabioso, pegadizo y absolutamente disfrutable

“Knowing What You Know Now” es un poderoso cóctel de adrenalina juvenil que sabe llevarnos por una compleja ramificación de espacios, pero que lamentablemente deja un poco de lado esas estructuras tan escurridizas y plagadas de polirritmos que solían sorprendernos.

“Knowing What You Know Now” es un poderoso cóctel de adrenalina juvenil que sabe llevarnos por una compleja ramificación de espacios, pero que lamentablemente deja un poco de lado esas estructuras tan escurridizas y plagadas de polirritmos que solían sorprendernos. Aun así y como ya he comentado, su virtud radica en el asombroso choque melódico, entre lo bailable y lo cañero. Desde la ‘maquinera’ introducción de “Play” podemos sentir esa presencia simbiótica entre vocalista y guitarras, con un regusto garajero que nos pone en situación. Pero es en “Habits” donde dan rienda suelta a esa fanfarronería. La combinación sinuosa entre versos y la melancólica interpretación a piano en el primer estribillo no sólo funciona de maravilla, sino que a ratos sorprende por su asombrosa ejecución, sin perderse en ningún momento el estallido emocional.

Las letras también sirven como eslogan para el libre albedrío adolescente de no anclarse, de no conformarse, de salir a comerse el mundo. Una actitud punk que si ya estaba presente en el sonido ahora cierra el círculo en cuanto a temática. Y de ese punk rebelde que se cuela por los poros trata “Meant to Be”, conviviendo otra vez entre serpientes melódicas. Nuevamente podemos hacernos una idea de lo impresionante que es la voz de Becca MacIntyre, destacando las partes en las que hace uso de un rango más rasgado y gritado (un recurso no tan utilizado por vocalistas femeninas pero que encaja perfectamente con la actitud de Marmozets). Por su parte, “Major System Error” nos arrolla con un vigoroso cántico. Sobre una conveniente mirada pop, es lógico que fuese elegida como primer single. Es pegadiza, intensa y bailable; una perfecta carta de presentación. Los gemidos y la parte final con trompetas resulta uno de los momentos más interesantes y atractivos del esfuerzo global.

A pesar de parecer un incendio incontrolable, Marmozets saben jugar todas sus cartas para conseguir paisajes más reposados. Ese dominio entre diferentes magnitudes es algo que ya traían bajo el brazo hace tiempo y siguen demostrando su capacidad para escribir buenas canciones, alternando entre dinámicas para romper con el estancamiento de una escena demasiado unidireccional.

A pesar de parecer un incendio incontrolable, Marmozets saben jugar todas sus cartas para conseguir paisajes más reposados. Ese dominio entre diferentes magnitudes es algo que ya traían bajo el brazo hace tiempo. Y creo que eso es muy importante en esta clase de música: saber cuando se tiene que echar el freno. Marmozets consiguen no aturullarnos gracias a un complejo sistema que parece simple por la elocuente confección de las pistas.

De esta forma, bajo una oscuridad latente surge “Insomnia”, un lánguido –a ratos psicodélico– ejercicio de reposo o cómo pasar de un bloque que derrochaba violencia a una sutil balada que se arrastra sin prisa. Demasiado efectista para mi gusto, aunque sirve para volver al mosh-pit gracias a la vivaz “Lost in Translation”. Un perfecto acto de desinhibición, una oda a la desatada inexperiencia. Sin embargo, “Start Again” consigue rebajar las revoluciones con un riff al estilo de Royal Blood, pero poco a poco la pieza llega al punto de ebullición con su pegajoso estribillo. Aquí hemos de hacer hincapié nuevamente en esta inmersión del quinteto en terrenos más poperos, algo absolutamente respetable y que les abrirá muchísimas puertas entre las personas con un oído más plácido.

Además, lo que deja claro “Knowing What You Know Now” es la ambición de Marmozets por tejer una colección de canciones que nos haga disfrutar y bailar hasta altas horas de la noche. La sinergia entre la batería, las guitarras y las voces golpea como una cascada en época de lluvias. Aunque por momentos el registro peca en exceso de instrumentación y sobreproducción, ofrece un formidable combinado de emociones, sudor y adrenalina. El punk-rock de doble rasero que nos hace gozar, pero gozar de rabia.

Post-hardcore bien ejecutado con una mirada femenina

Lo que deja claro “Knowing What You Know Now” es la ambición de Marmozets por tejer una colección de canciones que nos haga disfrutar y bailar hasta altas horas de la noche. Aunque por momentos el registro peca en exceso de instrumentación y sobreproducción, ofrece un formidable combinado de emociones, sudor y adrenalina.

A lo Queens of the Stone Age, la desértica “Like a Battery” nos vuela la cabeza con su marca stoner. ES perfecta para conducir por la autopista a toda velocidad, porque el solo de guitarra se revuelve en la suciedad y la disonancia del post-hardcore, antes de una delicada parte con piano que nos envuelve hasta el estribillo final. “New Religion”, más rápida y de carácter punk-rock, sigue por esa carretera de horizontes naranjas con otro adictivo estribillo (ojito al breakdown). Entrando en la parte final hemos de mencionar que aunque aunque tenemos alguna canción menos inspirada, la calidad de las composiciones se mantiene. Sin embargo, dos o tres tracks menos hubieran redondeado la obra. En una onda similar a “Insomnia”, “Me & You” se muestra como la balada definitiva. Más sosegada y melancólica que la primera, resulta más bien un acercamiento al emo-pop en la que destaca el trabajo vocal.

Mientras, “Suffocation sirve como principio del fin. Combinando esta vez las voces de Rebecca y su hermano y tras una pared de noise-rock, ésta pieza cuenta con uno de los mejores estribillos de todo el álbum; melódico e impetuoso, pero muy descolocante y atrevido: puro post-hardcore vibrante. La estructura de la canción es simplemente magnífica. Y así damos paso al broche final. “Run with the Rhythm es el único medio tiempo que consiguió transmitirme algo. Se nota que cierra este capítulo para la banda y es capaz de hacer confluir un sinfín de emociones otra vez acariciando las aguas del emo. Una pista climática muy conseguida.

Tras varias escuchas sólo puedo pararme a recomendar este trabajo. Marmozets han encontrado un punto de equilibrio entre el pop y la crudeza y la caña de post-hardcore. A veces desmesurado y con excesiva duración, sigue ofreciendo buenas composiciones capaces de despertar –o revivir– a nuestro ‘yo’ adolescente.

Marmozets – Knowing What You Know Now

7.5

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115

Cuatro años después de su debut en el formato de larga duración el quinteto británico regresa con un “Knowing What You Know Now” que toma un desvío coherente hacia el pop, dando lugar así a un trabajo intenso la par que pegadizo. Sin olvidar sus raíces más duras, sí que estamos ante un refinado de su fórmula, una obra más asequible para diversos públicos que peca a veces de sobreproducción y en general de ser excesivamente larga.

Up

  • La voz de Rebecca. Impresionantes registros.
  • La mayoría canciones son pegadizas, bailables y con brillo propio.
  • Dinámicas entre estructuras.
  • Visión femenina del género.

Down

  • Excesivamente largo. Con menos temas hubiera sido mejor en conjunto.
  • Algunas piezas no están al nivel.
  • Sobreproducción. Por momentos son realmente excesivos con la instrumentación.