¿Recordáis la escena de Almost Famous? Sí, joder, ¡la escena! La única escena que nos hablaba directamente a cada uno de nosotros, cara a cara, y que nunca podremos olvidar; aquella que nos marcó para toda la vida y prácticamente se ha convertido en meme. El tipo de persona que lee reseñas musicales (y, sobre todo, el tipo de persona que las escribe) sabe a qué escena me refiero: Zooey Deschanel agacha la cabeza a la altura de su ficticio hermano pequeño aspirante a periodista de rock y, rulos en cabeza y aros puestos, le mira directamente a los ojos y le dice: “One day you’ll be cool.

Pues bueno, gracias a este preciso momento en la historia del cine existen hoy en día varias generaciones de melómanos frustrados (entre los 18 y los 35 años de edad) que esperan pacientemente a que el oráculo de Zooey con rulos se cumpla y se vuelvan ellos guays. En mi caso y hasta la fecha, todavía nada, pero en el de Kali Uchis, sin embargo, el día en el que se volvió bastante más que guay fue el 6 de abril, cuando salió publicado su álbum debut “Isolation” (sin contar sus autoeditadas mixtapes “Drunken Bable” de 2012 y “Por Vida” de 2015).

Kali Uchis la superheroína: frágil por el día, irrompible por la noche

Sabemos que llegar hasta aquí le ha costado años de coleccionar muchos vinilos de Astrud Gilberto y de pasar mucho tiempo sola, conociéndose a sí misma. De la historia de aquella chica solitaria que se abrió por amor en “Loner”, procedente de su anterior “Por Vida”, florece en este “Isolation” toda una mujer que va derrapando por “Miami” y ser ríe en la puta cara de todo aquel que piense que va a abrir algo que no sea el monedero.

Kali es de esos seres acerca de los cuales algún miembro de su familia, como mínimo uno, debió intuir que iba a ser muy guay, igual que le pasó al protagonista de Almost Famous con su hermana. Parece que para ella fue el padre y se ve que le informó de su gran presagio de una forma un tanto diferente y algo menos esperanzadora: una noche como tantas otras, Kali llegó a casa pasado el toque de queda, y su padre, que ya se había ido a trabajar, le había dejado una nota: “Te quiero, pero continúas faltándome al respeto. Tienes que aprender lo que es valerte por ti misma. Cuando vuelva a casa, no quiero verte. Apáñatelas”.

La recién desahuciada Kali cogió su coche, lo aparcó en el parking de un supermercado y pasó allí la primera de sus noches en la calle. Por las mañanas iba al instituto y al volver, mientras oscurecía, escribía canciones como “Killer”, la pista de cierre de su logradísimo estreno discográfico, un llanto a la luz de la luna sobre los bebés que no tendrá con un chico que le hizo daño, arrastrado con voz juguetona y al compás de un son entre el calipso, el reggae suave y el soul de cuna. Todo Twitter sabe de qué habla cuando canta eso de que “If you loved me, you’d never do this, así que todo Twitter quiere que Kali hable por ellos a partir de ahora: una colombiana del estado de Virginia acaba de aterrizar en vuestras discotecas, señoras y señores.

“Isolation” o las maravillas que derivan de la introspección preparatoria

Lo que sucede cuando no te precipitas hacia la meta, te consagras al autoconocimiento y te lo curras mucho (aunque no pasa siempre) es que te conviertes en Kali Uchis y lo haces todo y muy bien en tu álbum debut.

Para las que llevamos un tiempo observando a Kali Uchis desde la cercanía distante de su música, sabemos que el llegar hasta “Body Language” (intro producida por Thundercat) le ha costado años de coleccionar muchos vinilos de Astrud Gilberto y de pasar mucho tiempo sola, conociéndose a sí misma. De la historia de aquella chica solitaria que se abrió por amor en “Loner, procedente de su anterior “Por Vida”, florece en este “Isolation” toda una mujer que va derrapando por “Miami” y ser ríe en la puta cara de todo aquel que piense que va a abrir algo que no sea el monedero (“They look at me funny when I write a check / ‘Cause they assumed I would be paying in sex). Aliada con la también medio latina pero de Boston BIA, a modo de Bonnie y Clyde chicanas, ambas escupen verdadero fuego (melódico y en prosa, respectivamente) mientras el productor del “Money Trees” de Kendrick Lamar (DJ Dahi), entre otros, les dibujan un inquietante paisaje sónico en el que Tony Montana no desentonaría.

Just a Stranger”, por su parte, retrotrae a un pasado más cercano, concretamente a aquel en el que Uchis y Steve Lacy (talentosísimo personaje procedente de The Internet, entre otros muchos asuntos) unieron fuerzas por vez primera en “Only Girl para quejarse de lo malote que era él. En esta segunda parte, sin embargo, se le da la vuelta a la tortilla y la maligna es ella, una suerte de pérfida buscavidas legendaria que despertaría al mismo diablo de un guantazo si fuera necesario.

Kali Uchis se lo ha tomado con calma y ha esperado hasta conocerse con precisión para dar su cuerpo y alma a un reluciente, vital, adictivo, emocionante, casi ideal debut discográfico.

Y para los añorantes de la nebulosidad y la dulzura retro del “Por Vida”, “Flight 22”, argumentalmente inspirada en un accidente aéreo de finales de los sesenta y productivamente robada (de la más elegante de las maneras) a la Motown, encapsula y combina lo mejor de las Ronettes y de los culebrones colombianos. Aunque como Kali tiene un poco para contentarnos a todos en este “Isolation”, “Your Teeth In My Neck” provee con los melismas perfectos y la retórica riot grrrl suavizada de cuando las Destiny’s Child o Alicia Keys se ponían peleonas pero monas, que es también como se ponen la Uchis y Jorja Smith (recordémosla en “Get It Together” del “More Life” de Drake) para “Tyrant”, primer single del disco. La autora la describió como “una canción de amor postapocalíptica” (casi nada) sobre querer mantenerse para siempre en la fase del enamoramiento con tal de escapar de la dura realidad. Producida por el exquisito Sounwave (asociado de la Top Dawg Entertainment), es una balada dancehall con espíritu de adolescente precoz, que deja caer nombres con el estilo de “Word on the street, you got hoes / I disappear like El Chapo o “All we ever do is French like Brigitte Bardot. Existe una versión alternativa con feature de Daniel Caesar, pero la sororidad ganó.

Ahora, cuidado, que me voy a flipar un poco, pero, ¿“Dead To Me” no suena a Miranda! sin el factor friki? ¿O a Fangoria en versión vitalista? No lo sé seguro, pero hay una inspiración en el pop electrónico latino bastante evidente. Y de una vertiente sudaca a otra, “Nuestro Planeta” es el primer (y no el último) reggaetón que va a gustar a los modernos sin hacerles sentir ni un poquitín de vergüenza, ni que sea porque en este quien perrea no es Kali, sino Reykon, que se queja de que le hizo “fama de perro / Y que a todas se lo hundo. Pobrecillo…

Sobre el resto de nosotros aún no se sabe nada, pero con “Isolation”, se confirma que Zooey Deschanel en Almost Famous no se equivocaba acerca de Kali Uchis: el día en que sería muchísimo más que guay está aquí.

Justo después y para que la gente alternativa no sufra un colapso de júbilo pachanguero aparece Damon Albarn con su “In My Dreams” y nos obliga a tragar britpop desabrido con embudo; llamar ‘bajona’ a lo que da venir de “Nuestro Mundo” y acabar en “In My Dreams” es quedarse corto, salvo por el hecho de que la contigua “Gotta Get Up”, reminiscente a ese fundente “Got You” de Daniel Ceasar en el que Kali realiza un cameo, vuelve a levantar los ánimos a modo de himno marvingayeano para hacer el amor. La sensualidad, la energía y la coherencia vuelven con “Tomorrow”, que, continuando con el desfile de estrellas que participan en “Isolation”, tiene al hiperactivo Kevin Parker como productor, y se nota: se ha traído la pura esencia de su “Currents” y la ha plantado en esta desafortunada historia discotequera sobre una niña que trabajaba en las calles para alimentar a su familia.

Calentando para la suculenta recta final, el interludio “Coming Home”, con sus coros de chicas dosmileros, su psicodelia hiphopera a lo “To Pimp a Butterfly” y ese tono onírico/pegajoso que transporta instantáneamente a la cabeza de Tyler, the Creator, da paso al 10/10 indiscutible de esta colección: “After the Storm”, que no sólo acoge a Tyler sino con él a los susurros de un Bootsy Collins que existe en segundo plano y en dos dimensiones, en una caja de cereales del videoclip. Diseñada para ser un clásico en la letra, con sus alusiones a las flores abriéndose tras la tormenta o al sol saliendo después de una noche oscura, “After the Storm” enseña a quererse y a cuidarse a uno mismo cuando no hay nadie alrededor que lo haga (“So if you need a hero / Just look in the mirror). Es amor a primera escucha y no necesita ser indagada para tener clara su brillantez (aunque, si se hace, se descubrirán cantidad de elementos ocultos y geniales), y está producida por BADBADNOTGOOD. Si hubiera que colocarle unas cuantas etiquetas definitorias sería extremadamente complicado: es funk, es sexy, es divertida, es aforística, es pegadiza, tiene alma, ternura, buen gusto… Y a Bootsy Collins en una caja de cereales, por si se me olvidaba. No le falta de nada.

Poco le falta igualmente para ser tan perfecta como su predecesora a “Feel Like a Fool”, que es muy parecida a revivir a la Amy Winehouse de “Frank” durante tres minutos y pico: jazz, clase, engaño amoroso y dignidad femenina, es decir, otro clásico contemporáneo; te tendrá odiando con ganas al capullo mentiroso de tu ex inexistente de principio a fin, hasta que alcances la fase de aceptación que es ese “Killer” concluyente, compuesto muchos años antes en el parking de un supermercado por una chica que todavía no molaba.

Kali Uchis lleva las palabras ‘promesa y lo sabes’ grabadas en el aura desde que la escuchamos asegurar que besarle el culo daba suerte en un “Never Be Yoursde 2014. Se lo ha tomado con calma y ha esperado hasta conocerse con precisión para dar su cuerpo y alma a un reluciente, vital, adictivo, emocionante, casi ideal debut discográfico. Sobre el resto de nosotros aún no se sabe nada, pero con “Isolation”, se confirma que Zooey Deschanel en Almost Famous no se equivocaba acerca de Kali Uchis: el día en que sería muchísimo más que guay está aquí.

Kali Uchis – Isolation

9.0

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115

Lo que sucede cuando no te precipitas hacia la meta, te consagras al autoconocimiento y te lo curras mucho (aunque no pasa siempre) es que te conviertes en Kali Uchis y lo haces todo y muy bien en tu álbum debut. Si necesitas belleza y salvación espiritual al mismo tiempo, o si, simplemente, te hace falta algo maravilloso y espectacular que te emocione al escucharlo, estás de suerte: “Isolation” ya está en venta.

Up

  • “Miami”, “Just a Stranger”, “Your Teeth In My Neck”, “Tyrant”, “Nuestro Planeta”, “Tomorrow”, “After the Storm”, “Feel Like a Fool”, “Killer”.
  • Todas las colaboraciones excepto la de Damon Albarn, que es un pestiño (ya’ll know this is just my opinion, right?).
  • Las letras y sus historias.
  • Las melodías.
  • La producción.
  • Kali Uchis.

Down

  • “In My Dreams”.