Lo hemos repetido en varias ocasiones pero no está de mal volver a incidir sobre ello: el regreso de King Krule a finales del pasado 2017 era uno de los más ansiados después de sorprender al público y la crítica con aquel primer elepé en 2013. Ya os lo dijimos bien claro: si “Six Feet Beneath the Moon” era un platónico canto a la noche del poeta, “The OOZ” embarra las estrellas para arrastrarlas a una noche sucia, de neones verdes y recuerdos excretados en forma de fluidos corporales. “The OOZ” no es más que un sueño, que cuando termina sólo nos deja recuerdos ruinosos que se evaporan como polvo al ritmo de acordes de jazz. Las palabras son inciertas, los sonidos apenas un eco, pero sabemos que es un sitio que volveríamos a visitar. Tal vez mereció ocupar un puesto más alto entre nuestros mejores discos internacionales del año, pero en esta nuestra democrática redacción hay mucho insensato, para qué negarlo…

En fin, dejemos de repetir lo mucho que nos gusta este pelirrojo esmirriado y centrémonos en su nuevo vídeo-concierto de aproximadamente media hora de duración. En él vemos a Archy Marshall tumbado en la cama, durmiéndose rápidamente para despertar en lo que parece ser la Luna y allí interpretar canciones de ese su mencionado segundo álbum de estudio. Concretamente “Dum Surfer”, “The Locomotive”, “Midnight 01 (Deep Sea Diver)”, “Logos”, “Sublunary”, “Lonely Blue, “A Slide In (New Drugs) y “The Cadet Leaps” irán sonando en ese riguroso orden a lo largo del metraje. En definitiva, un nuevo capítulo de la fascinación particular de King Krule por el cielo, la Luna, el Sistema Solar y el cosmos en general.

Above and beyond all the rooftops
The space cadet waltz’ through the sky
Lost in his search for distant forms of life
Lucifer’s dream, no one could hold him down”