Fotografía: Steve Gullick

Tras convencernos de que la espera había merecido la pena una vez pudimos escuchar esa sensacional “Catch It”, Iceage por fin han anunciado el sucesor de aquel “Plowing Into the Field of Love” (2014). Su cuarto larga duración, titulado “Beyondless”, se publicará el próximo 4 de mayo a través de Matador Records/Everlasting Popstock. Como sabemos, por el camino Elias Bender Rønnenfelt (voz, letras) ha publicado dos álbumes con su otro proyecto Marching Church (“This World Is Not Enough” en 2015 y “Telling It Like It Is” en 2016), y seguramente como ya comprobamos al escuchar “Catch It” esto influirá en las nuevas composiciones del cuarteto, conformado también por Jakob Tvilling Pless (bajo), Johan Wieth (guitarra) y Dan Kjær Nielsen (baterías). Según ha explicado la discográfica, “Beyondless” se ha grabado en los Kungsten Studios de Gotemburgo (Suecia) junto al productor Nis Bysted. Además, el compacto viene con colaboraciones de Nils Gröndhal (violín), Kasper Tranberg (trompeta), Lars Greve (saxofones) y Morten Jessen (trombón).

“Beyondless” irradia alegría. Es un álbum que muestra a Iceage finalmente poniéndose al día con su ambición al tiempo que conserva el rico carácter de los inicios impetuosos de la banda. Es importante prestar atención al viaje, desde “New Brigade” (2011), post-punk juvenil, frío y distante, hasta el éxtasis de “You’re Nothing” (2013), en el que van despidiendo al hardcore más agresivo y entrando en un sendero más luminoso, una tendencia seguida en “Plowing Into the Field of Love” (2014). A lo largo de su historia, el encanto de Iceage se basa en una carrera contra sí mismos con una confianza ciega; y en “Beyondless” consiguen pisar en firme con una seguridad aplastante, pero sin perder su encanto.

Los nuevos Iceage

Por si fuera poco y para crear aún más expectativas no sólo alrededor de este disco sino sobre lo que podrían suponer Iceage como banda para el rock mundial de primer nivel, el héroe del punk norteamericano Richard Hell (Neon Boys, Television, Richard Hell & the Voidoids), considerado por el propio Malcolm McLaren como un visionario y principal inspiración para dar forma al estilo de los Sex Pistols, ha elaborado un ensayo alabando las virtudes de Iceage:

Puedo imaginarme a mí mismo como un niño acostado en mi habitación con la puerta cerrada y a oscuras, escuchando a esta banda y consiguiendo lo que necesito: la forma en que una banda puede hacer que una persona se sienta visto y generar confianza, a veces incluso representando un ideal. O tal vez ya soy desafiante y estoy seguro de mí mismo, y me identifico con Iceage porque ellos también lo son, y ellos son quienes quiero que me representen en la música. Es una extraña combinación de cualidades que una banda de rock and roll y sus grabaciones presentan a su joven público, les imparte. La música es emoción pura, las emociones fuertes de la juventud –corazón, tristeza, desprecio, anhelo–, así como energía y sexo, y la demostración de que Iceage tienen y proporcionan esas cosas con gracia, consolando a sus seguidores en toda la confusión.

¿Qué es lo que tienen Iceage en particular? Una gran cantidad de cosas extraordinarias. (¡Poesía! Pero sobre eso más adelante). Los miembros de la banda eran amigos de la infancia, lo cual siempre es una buena noticia. Son como una pequeña pandilla urbana, fieles entre sí, desconfiados de los extraños (de los cuales los periodistas de música como yo somos los ejemplos más sospechosos). Al mismo tiempo, parecen maduros y competentes, lo cual es demasiado para esperar. No sólo tocan y componen bien, sino que la producción de sus discos, desde el principio, y en la música más caótica, es impecable. Su presentación es tan anárquica como cualquiera, pero mucho mejor interpretada, mezclada y grabada que la mayoría.

“Las letras de las canciones de Iceage tienen el vocabulario más sofisticado que recuerdo haber encontrado en la música rock”.

Y luego está la poesía y la inteligencia. Los miembros de Iceage no sólo son inteligentes, sino que también saben leer y escribir. Entrevistas con E. Rønnenfelt, el vocalista principal y letrista de la banda, lo encuentran mencionando a Carson McCullers, The Heart Is a Lonely Hunter; Georges Bataille, Story of the Eye; Peter Shaffer’s Equus; Mishima, The Sailor Who Fell from Grace with the Sea; Genet’s Thief’s Journal and Miracle of the Rose; The Torture Garden de Octave Mirbeau; Henry Miller on Writing; y A Death in the Family de James Agee y eso es en un total de cuatro entrevistas. No es que alardee de ello; él es simplemente honesto y naturalmente lo reconoce.

Las letras de las canciones de Iceage tienen el vocabulario más sofisticado que recuerdo haber encontrado en la música rock. Por ejemplo, en “Pain Killer” escuchamos:

Praying at the altar of your legs and feet
Your saliva is a drug so bittersweet
I’ll arrogate what’s there to take
In an evanescent embrace”

¿¿¿…”Arrogate” (Arrogar)??? Casi sé la palabra, pero tuve que buscarla para estar seguro. Significa “reclamar o apropiarse sin justificación”. Es gracioso porque su raíz latina también subyace la palabra “arrogante”, que uno podría estar tentado a aplicar a Rønnenfelt por el desprecio que muestra hacia las personas que intentan comprenderlo. Pero simpatizo. Es extremadamente molesto ser caracterizado por otras personas. Y el matiz del significado de la palabra “arrogar” aporta una sutileza que palabras como “tomar”, “aprovechar” o “reclamar” no lo tienen. Francamente, sin embargo, lo que realmente me gusta de esas líneas es el concepto de rezar a los pies de su amante. Eso es bueno. Me hace pensar en una instancia similar en otro poeta, Charles Baudelaire, que escribió en su “Himno a la belleza”:

Who cares if you come from paradise or hell,
appalling Beauty, artless and monstrous scourge,
if only your eyes, your smile or your foot reveal
the infinite I love and have never known?”

A continuación puedes ver la carátula y el tracklist de “Beyondless”, así como escuchar la mencionada “Pain Killer” que funciona como un exuberante segundo adelanto y es, asimismo, la primera composición en la que incluyen una voz invitada, en este caso la de Sky Ferreira (de quien seguimos esperando todavía su segundo disco). El resultado, anticipándonos, suena de lujo.

Tracklist “Beyondless”:

  1. “Hurrah”
  2. “Pain Killer”
  3. “Under the Sun”
  4. “The Day the Music Dies”
  5. “Plead the Fifth”
  6. “Catch It”
  7. “Thieves Like Us”
  8. “Take It All”
  9. “Showtime”
  10. “Beyondless”