Fotografía: Rozette Rago

2018 promete ser un gran año para Frank Ocean y todos sus seguidores, ya que en algún punto de este año podríamos acabar escuchando el sucesor de “Blonde” (décimo mejor álbum internacional de 2016) según él mismo sugirió a finales de 2017. Y a decir verdad no ha empezado nada mal, entregándonos el pasado día de San Valentín esa preciosa versión de “Moon River” que acercó con asombrosa facilidad y encanto a la sonoridad propia de su último disco. Pero, sin embargo, no todo es de color rosa para Frank, ya que se acaba de ver obligado a presentar una demanda contra el productor Om’Mas Keith, quien ha trabajado con él tanto en su elepé debut “channel ORANGE” (2012) como en “Endless” y en el mencionado “Blonde”. Según revelan desde TMZ Om’Mas Keith aparece en la base de datos de ASCAP –la cual se encarga de las regalías de compositores– como co-autor de once piezas del disco, incluyendo “Nights”, “Pink + White” e “Ivy”, entre otras. La demanda de Frank Ocean Ocean alega que Keith fue contratado como productor por encargo y se le pagó una tarifa fija por sus contribuciones al álbum, pero ni escribió letras ni contribuyó a las melodías o la música en general. Por lo visto, Ocean está buscando que un juez bloquee a Keith de los créditos de composición. Además, ha mandado una nota de prensa explicativa a diversos medios estadounidenses:

Se ha presentado una querella contra Om’Mas Keith, que ha declarado falsamente haber escrito ciertas canciones que aparecen en el álbum “Blonde”. Estas afirmaciones son falsas y los litigantes se están ocupando de este asunto.

Cabe mencionar que, aunque Om’Mas Keith aparecía en esa primera lista de créditos (en la que también estaban desde los Beatles hasta David Bowie pasando por Beyoncé, Rostam Batmanglij, James Blake, Gang of Four, Todd Rundgren, Tyler, the Creator, Jamie xx, Kendrick Lamar o Kanye West), después su nombre no se incluyó en las notas agregadas definitivas de la edición física del álbum.