Con más de una década en activo y una cantidad ingente de hits atemporales a sus espaldas Franz Ferdinand presentan este viernes 9 de febrero su quinto larga duración: “Always Ascending”. Se trata de un disco en el que la formación de Glasgow afronta grandes cambios en su trayectoria tras la partida de Nick McCarthy como guitarrista y la incorporación de dos nuevos miembros (Dino Bardot a la guitarra y Julian Corrie a los teclados y la guitarra). Kapranos ya explicó en su momento que con este nuevo registro “Queríamos coger los sonidos que tenemos disponibles y hacer un sonido que no se haya escuchado antes: el sonido del futuro. Cuando estás grabando en 2017, debes estar atento a lo siguiente. ¿Qué es lo que nadie va a escuchar en 2018?”. No queda nada para que podamos descubrir si lo han logrado o no, pero antes hemos hablado de estos cambios con Bob Hardy, bajista de la banda, además de abordar temas como su experiencia con Sparks, un nuevo sonido mucho más electrónico y más detalles que nos aguarda su nuevo trabajo.

“Always Ascending” suena sorprendentemente optimista y hasta cierto punto espiritual. ¿Cuál es el significado real del título de vuestro nuevo álbum?

El título del álbum es también el título de nuestro primer single y tiene que ver con la progresión de acordes en los que se basa la intro de la canción. Se trata de un riff que gracias a una ilusión auditiva (Shepard Tone) parece que esté siempre ascendiendo y eso tuvo una influencia sobre el propio significado del tema. Supongo que otra de las razones por la cual acabamos escogiendo este título para el álbum es porque suena realmente optimista y, por qué no, espiritual, algo que encajaba con la sensación que teníamos de esta nueva etapa, con nuevos miembros y muchos cambios. El título en sí describe cómo nos sentíamos a la hora de grabar el nuevo disco, y dónde nos encontrábamos como banda en ese momento en particular.

Como ya has comentado uno de los mayores cambios en Franz Ferdinand ha sido la incorporación de dos nuevos miembros a la formación. ¿Qué papel han jugado Julian Corrie y Dino Bardot en la composición y grabación del nuevo álbum?

Julian grabó los teclados del disco con nosotros y Dino se unió al acabar el trabajo en estudio para actuar en los directos. Julian se incorporó a la mitad del proceso de composición del álbum y jugó un papel importante en el resto de la escritura, grabación y arreglos del álbum. Tiene mucha experiencia en música electrónica; ha grabado un par de discos bajo el nombre de Miaoux Miaoux que se editaron bajo el sello de Chemikal Underground en Escocia. Además de encajar a la perfección con el tipo de sonido y producción en el que estábamos trabajando es un músico excelente. Podía tocar físicamente en los teclados algunas de las melodías que habíamos compuesto con arpegiadores programados en ordenador, así que Julian es también una parte muy importante de nuestro directo. Fue una influencia realmente positiva en el proceso de escritura de “Always Ascending”.

Siempre habíamos querido sonar como una banda que toca música dance en directo. Philippe Zdar realmente nos entendió y se volcó con la idea.

Muchos de los comentarios en YouTube sobre vuestros nuevos singles (“Always Ascending” y “Feel The Love Go”) señalan un sonido mucho más electrónico respecto a vuestros anteriores trabajos y algunos usuarios hablan incluso de la posible influencia de LCD Soundsystem.

Creo que siempre hemos tenido ese lado electrónico. En 2009 sacamos “Tonight”, un álbum que tomaba una dirección mucho más ‘dancy’, así que no se trata de algo nuevo en Franz Ferdinand. No creo que de repente decidiésemos meternos en un sonido cercano a LCD Soundsystem y hacer un disco de dance. De hecho soy un gran admirador de la banda y todos estamos muy atentos a su carrera pero no considero que hayan sido nuestra mayor influencia a la hora de componer los singles.

¿Cómo ha sido trabajar con Philippe Zdar al frente de la producción? ¿Qué ideas aportó al álbum?

Phillipe introdujo una energía muy positiva en el disco y en cuanto le conocimos nos sentimos muy emocionados por tenerle entre nosotros. Es una persona muy entusiasta y que responde de una manera muy emocional a la música. Tiene experiencia como DJ y en música electro dance, pero a la vez domina otro tipo de referencias más cercanas a bandas en un sentido más tradicional para acercarse a un sonido mucho más ‘humano’. Fue especialmente cuidadoso a la hora de hacer que el álbum sonase realmente como una banda real tocando en directo pese a ese toque mucho más electrónico. Era algo que siempre habíamos querido hacer; sonar como una banda que toca música dance en directo, y él realmente lo entendió y se volcó con la idea. Fue una gran parte del proceso creativo.

Fotografía: David Edwards
Fotografía: David Edwards
Me gustaría saber cómo fue la experiencia de trabajar con una banda como Sparks en “FFS” (2015). ¿Creéis que os ha influido de algún modo?

Fue maravilloso. Pudimos hacer un tour con ellos en 2015 en el que hicimos unos cuarenta o cincuenta conciertos, y cada uno de ellos fue alucinante y especial. Trabajar con ellos en el disco también resultó inspirador, sobre todo si se tiene en cuenta lo entusiastas que aún son con lo que hacen pese a tener una carrera de más de veinte discos. El proceso de grabación del álbum es algo que hemos querido repetir en “Always Ascending”. Tuvimos un periodo puramente de escritura seguido de un periodo de ensayos intensivos para después entrar en el estudio y grabar rápidamente. En “FFS” nos vimos obligados a hacerlo así debido a factores y circunstancias que nos forzaban a grabar muy deprisa, pero hemos querido repetir este proceso ya que creemos que realmente ayuda a mantener la energía en las sesiones de grabación. Entras al estudio mucho más concentrado pensando “Vale, tengo unas dos semanas para grabar todo el álbum” en vez de pasarte meses repensando cada tema en el estudio como hemos hecho en otros discos de Franz Ferdinand. Realmente ayuda a mantener la energía y plasmarla en el resultado. Trabajar con Sparks y la experiencia con “FFS” ha influido directamente en cómo hemos hecho este último disco.

¿Podemos esperar una nueva colaboración?

Ya sabes: “nunca digas nunca”. No obstante, ahora mismo estamos algo ocupados con la gira del nuevo disco y ellos igual. Además están siempre muy ocupados trabajando en todo tipo de proyectos. Incluso están metidos en un proyecto cinematográfico. Nunca se sabe, pero por el momento no hay planes de repetir.

Trabajar con Sparks y la experiencia con “FFS” ha influido directamente en cómo hemos hecho este último disco.

Cada vez hay más festivales de música a nivel mundial y la temporada se alarga. ¿Notáis mucha diferencia a la hora de tocar en festivales respecto a la gira en salas?

Es diferente. En verano obviamente tocamos en muchos festivales y el primer mes naturalmente notas la diferencia respecto a tocar en salas y eso siempre es emocionante. Pero hacia el final del verano empiezas a echar de menos tocar en espacios más reducidos. Poder tener las dos experiencias es genial ya que las disfruto de maneras distintas. En un festival es especialmente emocionante cuando consigues ganarte al público, teniendo en cuenta que toda esa gente quizás ha venido a ver a otras bandas (al contrario que en tu propio concierto en sala). Las dos sensaciones son distintas y poder mezclar las dos en un año siempre resulta especial.

¿Cuál de vuestros álbumes crees que tiene una mejor respuesta en directo por parte del público? ¿Tenéis alguna preferencia?

Solemos tocar material de todos nuestros trabajos. En festivales solemos hacer sets basados especialmente en singles de todos los álbumes y algunas canciones del trabajo que estemos presentando. Así que este verano tocaremos algunas canciones nuevas y los hits de siempre. Creo que es importante dar al público lo que quiere, especialmente en festivales. Siempre es mejor tocar los hits que pueden escuchar en la radio en vez de ponerse intenso y tocar caras B o cualquier otra cosa que tocarías en tus propios sets.

Me ha llamado la atención un tema en concreto de “Always Ascending” titulado “The Academy Award”, ya que se trata de una canción mucho más pausada que el resto. ¿Os planteáis llevar baladas como esta al directo?

Aún no la hemos tocado en directo pero justo la semana pasada la estuvimos ensayando para ver cómo podríamos interpretarla fuera del estudio. Definitivamente es una canción que nos gustaría llevar al directo y dependiendo de cómo sea la experiencia y la respuesta por parte del público en la gira por salas veremos si la tocamos en festivales. No podemos tocar todas nuestras canciones en directo porque algunas sólo funcionan en estudio, pero lo probaremos.

Fotografía: Cara Robbins
Soy muy fan del videoclip de “Evil Eye”. ¿Participáis de alguna manera en el proceso creativo de vuestros videoclips?

A menudo trabajamos en el concepto de los videoclips con el director o como mínimo damos nuestra opinión durante el proceso, pero en muchos casos depende del videoclip. En el caso de “Evil Eye” trabajamos con Diane Martel, con quien ya hemos colaborado en varias ocasiones y con ella siempre es un proceso colaborativo. Creo que en el videoclip de “Right Action” muchas de las ideas vinieron del propio Jonas Odell. Únicamente le dimos algunas ideas muy amplias acerca de qué tipo de imágenes queríamos, pero la mayor parte del trabajo se llevó a cabo en postproducción. Tomar parte en las decisiones visuales que acompañan la música es siempre una parte importante de nuestro trabajo como banda.

Para acabar y siguiendo con este tema: ¿Existen referentes visuales que inspirasen la creación de “Always Ascending”?

No es algo que considerásemos cuando estábamos grabando el disco ya que normalmente el artwork lo decidimos al final del proceso creativo. Así que en este caso la música ha sido la que ha ayudado a desarrollar la parte visual del álbum y no al revés.