Call Me By Your Name es una de las películas que según pasan los días, semanas y meses más y más acapara la atención tanto del público como de medios de diversa índole antes de la próxima gala de los Oscar. Su banda sonora, como ya sabemos, cuenta con dos canciones originales de Sufjan Stevens, quien recientemente además ha estrenado el videoclip oficial de la preciosa “Mystery of Love”. No obstante, el caso es que aunque no resulta ningún secreto que Frank Ocean no es muy amigo de conceder muchas entrevistas ahora se ha situado al otro lado de la mesa para charlar con el actor Timothée Chalamet –encargado de dar vida al joven Elio Perlman– acerca del filme, su banda sonora, lo que le inspira o su futuro más próximo en una entrevista para V Man.

Así, por ejemplo, después de que Frank le comentara que ha estado pasando un tiempo en Nueva York –la ciudad en la que reside Timothée– también le preguntó si alguna vez le han llamado Elio por la calle, a lo cual el joven respondió:

Eso ha pasado. Aunque viajar en tren o tomar el autobús alrededor de la ciudad no ha cambiado; supongo que a la gente no le importa una mierda en Nueva York. De hecho, hay más personas que me paran por Lady Bird y me preguntan: “¿Es ese el imbécil de Lady Bird?”. Así que eso es increíble. He visto a ciertos actores, o músicos como tú, mantener un sentido de integridad y misterio. En última instancia, lo que ha sido realmente increíble es tener a Call Me By your Name y Lady Bird como mi introducción: estaba listo para proyectos más grandes y comerciales, pero no los conseguí. Simplemente no me eligieron y ha sido gratificante salir de cosas más artísticas y no sólo por exposición.

Del mismo modo, Ocean felicita a Chalamet durante la entrevista por su trabajo en las películas citadas y le pregunta por crecer en la ciudad de Nueva York, mencionando su faceta como rapero que se ha hecho viral (puede verse en el vídeo del programa de Ellen DeGeneres alrededor de la marca 5:10) o pidiendo consejo sobre los mejores sitios para salir y cenar. Timothée Chalamet también es fan de la música de Frank Ocean (en Twitter comparte periódicamente letras de algunas canciones de “channel ORANGE” y de “Blonde”) y en un determinado punto le responde con los versos “Dreaming a thought that could dream about a thought / That could think of the dreamer that thought / That could think of dreaming and getting a glimmer of God” –de “Seigfried”– ante la sorpresa de Frank, quien le pide entre risas que no haga eso y le pregunta por su enfoque como actor:

Intento ser muy cuidadoso. El peligro es que puedes terminar pensando más en lo que sucede fuera de la cámara que en la cámara. No quiero ser entretenido por el placer de entretener. El trabajo debe ser el trabajo. Si resuena, va a resonar, y entonces la gente siente curiosidad por saber cómo llegaste a ese destino. No se trata de cómo lo estás haciendo.

“He visto a ciertos actores, o músicos como tú, mantener un sentido de integridad y misterio”.

Timothée también explica que para su próximo proyecto tendrá que adquirir diez kilogramos más de peso y pregunta a Frank por The Master, una de las películas favoritas de Ocean protagonizada por Joaquin Phoenix, quien es asimismo el actor favorito de Chalamet. Seguidamente, Ocean consulta al actor si a la hora de encarar un papel se mete de lleno en la época en la que se sitúa (en referencia a la música y la moda de los ochenta en Call Me By Your Name):

Desde luego. Soy un completo ‘nostalgista’ y el director de Call Me By Your Name, Luca, creció en ese periodo. De hecho, el libro está ambientado en 1988 y lo cambió a 1983 porque dijo que ese era el año de tu vida en el que podías escuchar música. En la película están los Talking Heads, The Psychedelic Furs o simplemente Bach y Beethoven (todas son canciones de la juventud de Luca, cómo fue para él Italia en los años ochenta). Además, en 1988 la crisis del SIDA ya había golpeado y eso fue también un motivo para situar [la película] un poco más temprano, de tal forma que no fuera tan intensa y pudiera ser un poco más utópica. Qué tragedia para las películas ahora que si quieres ser contemporáneo los teléfonos tienen que estar involucrados, con mensajes de texto y FaceTime. No sé si [los personajes de] Call Me By Your Name alguna vez hubieran tenido esa relación si hubiera comentarios pasivos-agresivos y ‘likes’. De hecho, tuvieron que hablar, entenderse uno a otro y luchar con sus emociones.

“En 1988 la crisis del SIDA ya había golpeado y eso fue también un motivo para situar la película un poco más temprano, de tal forma que no fuera tan intensa y pudiera ser un poco más utópica”.

Cuando Ocean comenta a Chalamet lo increíble que le ha parecido la banda sonora de la película éste le anima a componer por sí mismo una en algún momento, pero antes también le confiesa al actor que su profesión le permite aprender ciertas cosas espectaculares para una persona curiosa y abierta de mente. Timothée, por su parte, aclara:

Estuve un tiempo en la universidad y me pareció una decisión clara no [terminar]; fue aterrador porque no quería privarme de crecer como ser humano. Pero ha sido exactamente lo contrario: pasar de un sistema a otro, trabajar con personas creativas y abiertas, tener mentores que te apoyen. Hay educación dentro de eso, supongo.

Al final, ambos se despiden y Timothée Chalamet confiesa que “Ha sido una gran experiencia, compartir pensamientos personales sobre el arte y actuar con alguien que me ha influenciado de muchas maneras. Esto significa el mundo para mí”. Además, la revista ha publicado también otra entrevista del cineasta Xavier Dolan a Chalamet.