“Sombra es luz” puede parecer quizás una frase sin sentido. Muy poética o, en estos días en los que vivimos, muy de Twitter. Algo que no significa absolutamente nada pero que, precisamente por eso, llama tu atención, tuerces el cuello y te dices a ti mismo: quiero saber más.

Algo así ocurre cuando escuchas por primera vez a Sombra, aunque con la notable diferencia de que el álbum debut de este grupo asturiano tiene todo el sentido del mundo. En especial cuando hablas con Juan, Miguel y Borja –sus tres integrantes– y descubres que su disco, puramente instrumental, se basa en la libertad compositiva que proporciona esta decisión y en la responsabilidad de llenar ese vacío aparente que deja la voz con muchas guitarras, mucho bajo y muchísima batería.

Los lectores de El Quinto Beatle conocieron a Miguel y Borja hace casi dos años gracias a una entrevista concedida por Acid Mess, pero ahora han decidido emprender a la carrera un proyecto paralelo que les ha llevado a grabar cinco álbumes. Con la salida de “Visiones” afrontan un nuevo capítulo en su trayectoria musical que intentará transmitirles nuevas sensaciones sin perder de vista sus referentes: la música progresiva y psicodélica en general y Triana y Black Sabbath en particular.  

Así que preparen sus altavoces, enciendan sus pantallas y disfruten de esta entrevista, en la que además no se ha descartado una futura aparición de Sombra y Acid Mess en un mismo concierto. ¿Para qué más?

El pasado mes de noviembre disteis el salto con vuestro álbum debut, pero a Borja y Miguel os seguíamos muy de cerca a través de Acid Mess. ¿Cómo decidisteis embarcaros en este proyecto?

Borja: El proyecto de Sombra nace a raíz de que Toni, batería de Acid Mess, se fuera a estudiar a Londres y que Miguel y yo decidiéramos continuar tocando de alguna forma pero con algo totalmente distinto. El primer batería con el que contamos para crear todo esto fue Juan.

Miguel: Con Acid Mess ya hemos grabado cinco álbumes –dos de ellos siete pulgadas– y necesitábamos cambiar de aires.

¿Sonáis tan diferente?

Juan: Yo pienso que sí. Aunque dos de los componentes sean los mismos el hecho de que esté yo cambia mucho la situación. Buscamos tocar lo que nos surge en cada momento, sin necesidad de centrarnos tanto en el estilo porque al ser una banda sin apenas recorrido no tenemos una línea sonora tan definida como Acid Mess.

Es complicado poner palabras a esos sentimientos que sólo han salido en forma de sonidos.

Con “Visiones” os habéis lanzado sobre el concepto de disco instrumental puro. ¿Sois una banda instrumental o la voz puede tener su espacio en vuestra propuesta?

Miguel: Yo soy el vocalista de Acid Mess, así que creo que esta pregunta es para mí [Risas]. Sombra empezó con voz, pero pronto se fue todo a la mierda. No nos convencía mi voz porque el estilo de esta banda es muy melódico y, sinceramente, yo no pintaba nada cantando ahí. Durante un tiempo emprendimos la búsqueda de un cantante, pero al no encontrar nada que nos gustase decidimos que este disco naciera instrumental.

No sois el primer grupo asturiano de psicodelia que entrevistamos. ¿A qué creéis que se debe este auge underground de la psicodelia en nuestro país?

Borja: Es una moda más que otra cosa. Pero ¡ojo!, es una moda respecto a que los medios de comunicación de Internet nos estéis dando ahora más cobertura, porque pienso que el género ha estado siempre latente desde hace décadas, aunque se nos escuchaba menos.

¿Componer de forma puramente instrumental os da más libertad a la hora de crear las canciones?

Juan: Tenemos más libertad porque no se está cerrando a unas estrofas. Al no haber letra podemos componer lo que nos dé la gana y bajo mi punto de vista es todo mucho más melódico y llevadero.

Miguel: Bueno, yo pienso que, aunque eso es verdad, no hay que olvidar que el hecho de sacar un álbum instrumental nos exige llenar el espacio que deja la voz con líneas melódicas de alta calidad. Me parece mucho más exigente un álbum así.

Vuestra descripción dice que “Sombra es luz”. ¿Cuál es esa luz que ilumina a Sombra?

Borja: [Risas] Si te digo la verdad esa frase recoge todo el aire místico que necesita cualquier banda que empieza en el mundo de la música. Es una frase que cada persona que la lea queremos que perciba de una forma diferente. Palabrería poética.

En mi caso he considerado esa luz como algo positivo. ¿Qué es lo mejor de pertenecer a este grupo?

Miguel: La facilidad de decir lo que piensas sin creer que te van a echar por tierra tu idea.

Juan: Sí, es la idea de libertad para hacer música. No estamos cerrados a nada y hacemos lo que nos gusta sin ningún tipo de prejuicio.

¿Creéis que vuestra música puede ser considera para ‘altas esferas’ culturales? ¿Pretendéis eso?

Juan: En parte sí y en parte no. Como hablábamos antes es un género que tiene público, aunque sea disperso y esté en auge, pero lo último que pretendemos es que lo que toquemos pase al mainstream, porque, hilando con la anterior pregunta, una vez obtienes eso pierdes la libertad.

Miguel: Yo pienso que tiene que ver con la educación del oído que tenga cada persona. Hay personas adultas que no han escuchado música progresiva o psicodélica nunca. Tienes que buscarnos porque a gente que jamás había escuchado nuestra música les ha encantado. La clave de la música contemporánea está en buscarla, no en que te la sirvan en bandeja.

Fotografía: https://www.facebook.com/Sombravibra/
Fotografía: https://www.facebook.com/Sombravibra/
Entonces, Internet es clave en la educación del oído, ¿no?

Borja: A ver, yo pienso que cada uno es como es y por mucha educación musical que intentes inculcar nada te hará cambiar tus gustos. Pero bueno, al menos hay que dar una oportunidad a esos sonidos no tan habituales.

Respecto a Internet sí quiero decir que para nosotros es fundamental, ya que ha permitido que gente de Rusia o de prácticamente cualquier parte del planeta nos pueda a escuchar a nosotros y muchas bandas más.

Juan: Yo con Internet, en cambio, creo que se vino todo abajo. La gente tiene un acceso demasiado fácil a cualquier cosa y eso hace que muchas personas no vayan a los conciertos, se compren menos discos, etc.

Miguel: Y también la sobresaturación de grupos. Ahora tienes que estar todo el santo día metido en páginas de música para encontrar bandas punteras.

Las seis canciones de “Visiones” siguen un hilo conductor definido. ¿Cuál es la historia de vuestras composiciones?

Juan: Transmiten la vibraciones de todos durante el ensayo.

Miguel: Para mí fue complicado poner nombres a las canciones después de haberlas grabado cuando no hay nada de letra ni ninguna referencia vocal. Es complicado poner palabras a esos sentimientos que sólo han salido en forma de sonidos. Lo bueno es que es un álbum que está muy madurado porque tardamos casi un año en grabarlo. Con Acid Mess, por ejemplo, nunca lo habíamos hecho, ya que entre ensayos y conciertos era imposible.

Habéis recorrido hace pocos días la zona levantina. ¿Cómo ha sido el recibimiento de ese vuestro primer disco?

Miguel: Yo pensaba que iba a haber menos público por el hecho de que la gente esté más en contacto con Acid Mess, pero no. En Madrid y Barcelona ha tenido muy buena acogida. Los directos se afrontan casi siempre bien aunque haya riñas.

Cuando llegue el momento de retomar la actividad con Acid Mess, ¿qué sucederá con Sombra?

Borja: Acid Mess está en stand by, y aunque seguimos dando conciertos cada vez que podemos creo que Sombra es nuestro proyecto más presente porque los tres estamos en la misma ciudad y hay mucha ilusión. Con Acid Mess la gente siempre responde bien, pero en Sombra tenemos que ver qué nos dice el público. De momento sólo llevamos cinco fechas y aún no es suficiente para valorar. Y cualquier día nos telonearemos a nosotros mismos. [Risas]