Fotografía: Josh Brasted (Getty Images/Billboard)

Con su más reciente “Flower Boy” (uno de nuestros mejores discos internacionales de 2017Tyler, the Creator nos ha dejado varias cosas claras. Primero que se ha dado un paseo a trote por el enternecedor soul de la edad del pavo a través del cual está tratando de construir su universo privado y fantástico definitivo. Pero, además y ahora sí que sí podemos afirmar que la obra maestra del líder de Odd Future se presiente que no debe andar muy lejos. También parece ser una persona muy ocupada entre lo que viene siendo la música, sus proyectos audiovisuales con VICELAND o sus colaboraciones con marcas de zapatillas, por lo que ya ha dicho varias veces que lo de las entrevistas no le convence mucho. No obstante, esta vez parece haber hecho una excepción –y de las grandes– al sentarse con el comediante Jerrod Carmichael durante nada menos que una hora para hablar de su cuarto álbum de estudio. Por ejemplo, acerca de la canción “Boredom” (una de las favoritas de Jerrod y para la que colaboró con Corinne Bailey Rae, Rex Orange County y Anna of the North), el rapero explica:

La escribí un sábado a las 17:00, acostado de espaldas, realmente aburrido. No tenía nada que hacer. Nadie me respondía. Jasper estaba en otra habitación, aburrido también, pero no le había visto en todo el día. Mi habitación estaba caliente como un infierno porque me gusta el calentador y no tenía nada más para comer que cereales secos. Y estaba sentado como… ¿qué demonios voy a hacer? Literalmente escribí ese verso en unos diez segundos.

Tyler, the Creator también habló sobre sus grandes influencias musicales, explicando la influencia del krautrock (incluyendo a los legendarios Can), la música pop actual (destaca el trabajo de Max Martin, Pharrell y Justin Timberlake) o nombres como Quavo, The Gap Band o R&B de los noventa. Asimismo, confiesa que escribió una de sus favoritas, “Glitter”, para Justin Bieber (“Pensé que sería muy bueno hacer eso, pero él nunca devolvió la llamada, así que, a la mierda, yo estaba como, joder, la escribiré y lo dejaré genial”). En otro punto de la conversación también explica que a poca gente pareció gustarle su anterior disco “Cherry Bomb” (2015):

Todo el mundo lo odiaba. Excepto aquellos amantes de la música real que se preocupan por la batería. Abrí un álbum de rap con una canción de rock.

Por otro lado, el rapero también confirmó que el enfoque lírico introspectivo del álbum según él ha sido malinterpretado por la inmensa mayoría de personas:

No estoy deprimido en absoluto. Mucha gente mezcla la depresión con la autoconciencia. Como si alguien dijera: “Amigo, este álbum es deprimente”, y yo digo “No, nunca dije que estaba deprimido”. Estoy solo, pero me estoy divirtiendo al máximo con mi maldita vida.

Puedes ver el vídeo completo de la entrevista a continuación.