I found a feeling inside, or should I say it found me, I turned into someone I never imagined I’d be” — Angel Olsen en “Fly On Your Wall”.

El arte, ¿nace o se hace? Angel Olsen parece que ha querido responder a esta pregunta en “Phases, un trabajo que recupera canciones pertenecientes a las sesiones de grabación de sus tres álbumes de estudio hasta la fecha (“Half Way Home”, “Burn Your Fire For No Witness” y el espectacular “MY WOMAN”) para demostrar que siempre ha tenido algo en su interior: una habilidad innata para empatizar con la gente a través de su música.

Actualmente, Angel Olsen es una reina Midas de la música. No es para menos: todo lo que toca acaba convirtiéndose en oro y “Phases” es una muestra más. La de St. Louis continúa derrumbando nuestras defensas con un trabajo que ha aparecido apenas un año después de la publicación del mencionado “MY WOMAN”, un registro en el que mezcló la intensidad de su faceta más rockera con letras sencillas que representaban su dolor por no ser amada y que se situó como el mejor disco internacional de 2016 para esta casa. Así las cosas, es normal que al enterarnos de la publicación de “Phases” nos llenásemos de ilusión e inmediatamente empezáramos a pensar en esta nueva entrega como otro firme candidato a situarse entre lo mejor del pasado 2017. Creíamos que seguiría la inercia de “MY WOMAN” para conseguir un trabajo que volara nuevamente la cabeza al personal y continuara reuniendo acólitos que se rindieran ante la sensibilidad y grandilocuencia de la artista. Pero estábamos equivocados. Al menos hasta cierto punto.

“Phases”: el testigo de la evolución y el dolor de Angel Olsen

En “Phases” Olsen quiere poner de manifiesto su propia evolución como artista pero también mostrarnos los golpes que le ha dado la vida en el plano sentimental a lo largo de los años.

En “Phases” Angel Olsen quiere poner de manifiesto su propia evolución como artista pero también mostrarnos los golpes que le ha dado la vida en el plano sentimental a lo largo de los años. En realidad ella presentó este elepé como una colección de ‘descartes, demos y caras B’, pero lejos de ser una mera recopilación de sobras para contentar a los adeptos que esperan nuevas palabras de su mesías esta placa funciona como un diario, una puerta abierta que nos invita a conocer el carácter más melancólico e íntimo de una artista que se abre paso entre melodías a veces desnudas, sin mayor instrumentación que la guitarra como soporte para su tristeza romántica.

Fotografía: Kylie Coutts

Angel Olsen presentó este elepé como una colección de ‘descartes, demos y caras B’, pero lejos de ser una mera recopilación de sobras para contentar a los adeptos que esperan nuevas palabras de su mesías esta placa funciona como un diario, una puerta abierta que nos invita a conocer el carácter más melancólico e íntimo de una artista que se abre paso entre melodías a veces desnudas, sin mayor instrumentación que la guitarra como soporte para su tristeza romántica.

Este cuaderno de bitácora se abre a través de dos canciones inéditas nacidas en las sesiones de “MY WOMAN”: “Fly On Your Wall” y “Special”. A pesar de nacer de la misma semilla que sus temas más llenos de energía como “Shut Up Kiss Me”, éstos se configuran de manera íntima y delicada, demostrando que en este “Phases” no vamos a encontrar grandes histrionismos ni momentos impactantes, sino que escucharemos los cimientos de toda su obra; una clara prueba de la esencia que hace tan especial a Angel Olsen. No encontramos nada nuevo, y de hecho “Special” no es más que el embrión de aquellas piezas más interesantes de su último LP (“Woman” y “Sister”). Sin embargo, eso no le resta magia ni capacidad para transportarnos a su mundo cálido e íntimo a lo largo de siete minutos que dejan sin aliento.

Así, Olsen demuestra con esta especie de diario que no nos conquistó en “MY WOMAN” únicamente con su ambición melódica, sino gracias a su capacidad como compositora y su habilidad para canalizar sus sentimientos y volcarlos en canciones terriblemente bellas que a veces canta con su voz habitual (Only With You), en otras ocasiones con su registro más grave (All Right Now”) y, en un último momento, haciendo uso de un tono más chillón y llamativo (Sans).

En “Phases” no encontramos grandes histrionismos ni momentos impactantes, sólo escuchamos los cimientos de toda su obra; una clara prueba de la esencia que hace tan especial a Angel Olsen.

Es interesante comprobar que, aunque con esta colección escuchamos temas que se confeccionaron en diferentes momentos de la carrera de Angel Olsen, conseguimos encontrar un orden coherente, preciso y atractivo a lo largo del tracklist. Sweet Dreamsy California” se lanzaron originalmente en 2013 como cara A y B de un mismo single. Mientras la primera juega con más potencia vocal y cuerpo melódico, la segunda es por contra más intima y acústica. Aparentemente resulta incoherente que suenen seguidas, pero uno olvida sus diferencias para centrarse en lo bien que se acoplan al resto de composiciones del plástico, confirmando el ecléctico y exquisito orden de “Phases”.

Pero también es maravilloso ver a Angel Olsen traernos a casa algunos de sus temas favoritos. Si bien era algo que la hemos visto hacer en directo, hasta ahora no había quedado registrado para la posteridad en ningún álbum. En Tougher Than The Rest rinde homenaje a Springsteen y en For Youa Roky Erickson, trasladando la esencia puramente americana y country de ambos temas a un plano más onírico y casero que se hace más evidente en la última mencionada gracias a una saturación la cual hace pensar que estamos escuchando la canción a través de un transistor. Se trata, al igual que How Many Disasters”, de una demo casera: Angel Olsen en casa con su guitarra dando color a una idea que, si bien no trasciende de ningún modo, le sirve para expulsar sus demonios plasmando su melancolía y romanticismo de forma simple y directa: “All that time I was trying to be clever, didn’t know that I’d be loving you forever”. “Phases” acaba con dos temas extra de aquel “Burn Your Fire For No Witness” (2014), esas acústicas y preciosas May As Welly Endless Road”. Encontramos rasgueos en la primera, arpegios delicados en la segunda y versos cargados de emoción en ambas, poniendo punto y final al diario de la cantautora con una nota melancólica más a la vez que abre la puerta a la esperanza:

Well, maybe somewhere there’s a someone
Waiting there with a smile
And maybe there’ll be a place
To stop and rest awhile
And maybe you weren’t meant to be
Just a rolling stone
And there’s a road to travel on
That leads you back to home”

Podríamos decir que, en “Phases”, Angel Olsen lo ha vuelto a hacer, pero estaría usando un tiempo verbal incorrecto. La verdad es que Angel Olsen lo lleva haciendo desde el principio, y si “Burn Your Fire For No Witness”, “Half Way Home” o el íntimo y discreto “Strange Cacti” no eran suficiente, esta ‘nueva’ colección termina de dar forma al abanico de motivos que nos hacen pensar en Angel Olsen como un genio indiscutible dentro del panorama actual. Tiene ese algo que hace que demos caseras y descartes (concebidos sin la pretensión de llegar al público mayoritario) nos conquisten y nos dejen sin habla. “Phases” no es disco del año ni está diseñado para que alguien se adentre en la obra de Angel Olsen por primera vez a través de él. “Phases” se ha concebido como un viaje para que descubramos a la persona tras la artista y entendamos el truco detrás de la magia que nos hechizó a todos hace un año con aquel “MY WOMAN” del que aún no hemos podido –ni querido– salir.

Angel Olsen – Phases

7.2

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115

Angel Olsen nos ha conseguido enamorar a todos estos últimos años a través de melodías de carácter rockero que adquirían un matiz grandilocuente en su último álbum de estudio hasta la fecha. De esta forma, “Phases” sirve para demostrar que no la hace faltan ningún tipo de melodías grandiosas para encandilar al público: Olsen se presenta con una colección de demos caseras y descartes desnudos para exhibir los cimientos sobre los que se sustentan sus composiciones.

Up

  • Poder observar ideas de Angel Olsen ejecutadas en su forma más primigenia.
  • Ya les gustaría a muchos lograr temas tan buenos como los descartes de Olsen.
  • “California”, “Special” y “How Many Disasters”.
  • La coherencia que presentan canciones concebidas en distintas etapas artísticas.

Down

  • Que no tengamos más de esto.
  • Que Olsen está alimentando quizás demasiado el hype de  cara a su próximo largo y no podemos esperar más.