Fotografía: Josh Goleman

The Men celebran durante este 2018 su primera década de existencia como banda, y, a decir verdad, llegan a conmemorar este hito en un estado de forma envidiable gracias a su último larga duración “Devil Music”, un registro plagado de guitarrazos directos a la yugular y muchísima diversión justo cuando algunos empezaban a hablar de excesiva ‘madurez’ y dadrockismo. Además, la banda con el nombre más difícilmente rastreable en Google del underground americano acaba de anunciar su próximo largo: “Drift” se publicará el próximo 2 de marzo a través de Sacred Bones Records. Se grabó junto a Travis Harrison (Guided by Voices) en los Serious Business Studios de Brooklyn y, según explica la nota de prensa, se utilizaron una gran diversidad de instrumentos: sintetizadores, cuerdas, saxofón, armónica y loops sobre la base habitual de guitarra, bajo y batería. Las canciones de “Drift” tomaron enormes saltos y viajes desde sus inicios sólo para encontrar a The Men volviendo a la primera chispa de la creación. Continúa:

“Drift” es el séptimo larga duración de los rockeros neoyorquinos The Men. El último álbum de The Men, “Devil Music”, era el sonido de una banda que había pasado por un infierno al restablecerse y miró a sus raíces para redescubrirse. En “Drift” The Men vuelven a Sacred Bones y exploran la apertura que “Devil Music” les ayudó a encontrar.

El resultado inmediatamente evidente de esa exploración es la calidad experimental de gran parte del material de “Drift”. Los dos compositores Mark Dog y Nick Chiericozzi persiguen a sus musas en unas pocas docenas de veces durante el transcurso de las nueve canciones del álbum. Las canciones de “Drift” giran en varias direcciones, pero notablemente casi ninguna de ellas tiene una guitarra eléctrica prominente. La única excepción, “Killed Someone”, es un alborotador tema rockero rítmico, digno de los mejores momentos de los álbumes “Leave Home” y “Open Your Heart”. El resto del LP conduce por carreteras desconocidas: “Secret Light” es una improvisación basada en un viejo riff de piano de Perro, “Maybe I’m Crazy” es un stomper de pista de baile impulsado por sintetizadores durante mucho tiempo después de la última llamada, mientras que “Rose on Top of the World” y “When I Held You in My Arms” son jams esquizoides de corazones grandes y palpitantes.

Además, ya puedes ver a continuación la carátula del compacto, su tracklist (nueve canciones para treinta y cinco minutos) y escuchar como primer adelanto la mencionada “Maybe I’m Crazy”. Abran sus oídos ante el sucesor de uno de los mejores discos internacionales y de garage rock de 2016.

Tracklist “Drift”:

  1. “Maybe I’m Crazy”
  2. “When I Held You in My Arms”
  3. “Secret Light”
  4. “Rose on Top of the World”
  5. “So High”
  6. “Killed Someone”
  7. “Sleep”
  8. “Final Prayer”
  9. “Come to Me”