Cuando tuve la oportunidad de ver a Melange en directo durante la quinta edición del Zaragoza Psych Fest mis pensamientos sobre el grupo madrileño por fin se hicieron tangibles: no era simplemente una banda de antiguos colegas juntándose a tocar para ver qué sale. Tenían ideas (algunas bastante dispares), tenían talento, tenían experiencia y, sobre todo, tenían ambición, algo que ya demostraron publicando un doble álbum debut en el que desarrollaban toda esa creatividad bajo el pensamiento de ‘más vale que sobre que no que falte’ (afortunadamente en ese trabajo no sobraba nada).

Esas ideas se basaban principalmente en la conjunción de elementos pertenecientes a lugares muy diversos de acuerdo con los gustos e inspiraciones de los miembros de la banda, combinando ingredientes de la psicodelia americana con sonidos folclóricos y mediterráneos propios de nuestras tierras, consiguiendo un registro que iba más allá del revival, empleando sabiamente sonidos ya existentes para dar un paso más allá.

Tú sé feliz, todo da igual

En “Viento Bravo” la sorpresa no es tanta, pues hablamos de un trabajo bastante continuista, pero gracias a una duración más reducida convencerá mejor a quienes piensen que su primer álbum era demasiado excesivo.

En “Viento Bravo” la sorpresa no es tanta, pues hablamos de un trabajo bastante continuista (algo lógico teniendo en cuenta que se publica tan sólo un año y medio después del primero), pero sí tiene algo a su favor para convencer a cualquier oyente al que ese debut se le pudiese hacer un poco de bola: la duración. Esta vez el largo no llega a los cuarenta minutos, por lo cual todo está mucho más condensado y el grupo va más al grano. Las canciones por lo general son más breves y el tracklist también se ve reducido, contando con nueve piezas bastante uniformes y equilibradas. En cuanto al aspecto sonoro, Melange vuelven a ofrecer esa mezcolanza de melodías y ritmos que bailan entre la psicodelia, el folk-rock, el flamenco, el rock progresivo e incluso la música afroamericana. Todos estos sonidos comulgan en una especie de world music mediterráneo.

Melange vuelven a ofrecer esa mezcolanza de melodías y ritmos que bailan entre la psicodelia, el folk-rock, el flamenco, el rock progresivo e incluso la música afroamericana. Todos estos sonidos comulgan en una especie de world music mediterráneo. “Viento Bravo” es un compacto en el que los músicos disfrutan y se recrean en el mar de sonidos que manejan, además de añadir nuevos ingredientes a su receta

Una aspecto clave del conjunto madrileño es su concepción de la música como algo comunitario, como elemento sociable para realizar y disfrutar en compañía, algo que reivindican con la propia grabación en directo del disco y que se percibe en temas como “Río Revuelto”, en el cual se dejan llevar sin comerse los unos a los otros, ya que el virtuosismo sólo tiene cabida cuando la pieza lo requiere. Esto hace que todos los temas se desarrollen y se sucedan con mucha naturalidad, dejándonos atrapar y disfrutando sin complicaciones tal y como el grupo pretende: “Déjate ir / déjalo estar / tú sé feliz/todo da igual.

Tampoco queremos hacer pensar que este disco no aporta novedades, pues sería una idea equivocada. Si bien es cierto que volvemos a encontrar piezas con un aire muy místico como “Cotard”, sonidos andaluces más acentuados que nunca como los que ofrece “Oxi” y temas lisérgicos al estilo de Mondo Drag como “Armas Preparadas”, este elepé también cuenta con una mayor presencia de las voces, de los teclados y los sintetizadores, dando como resultado piezas que coquetean con el space-rock como “Sempre Avanti”. También es curiosa la mezcla de folk español con el de tierras hispanoamericanas que ofrecen tracks como “Cheroqui” o “Splendor Solis”.

En resumen, “Viento Bravo” es una continuación muy digna de uno de los mejores debuts que recuerdo de estos últimos años a nivel nacional, un compacto en el que los músicos disfrutan y se recrean en el mar de sonidos que manejan, además de añadir nuevos ingredientes a su receta con la posibilidad de marcar el camino a seguir, como ellos mismos marcan en este trabajo, “sempre avanti”.

Melange – Viento Bravo

8.2

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115

Hay grupos que transmiten una seguridad endiablada en lo que hacen, y Melange tienen la suerte de pertenecer a ese pequeño sector. En “Viento Bravo” vuelven a ofrecer su magnífica conjunción de sonidos americanos y folclóricos que ya nos regalaron en su álbum debut, esta vez de manera más condensada y añadiendo nuevas influencias para expandir su amplio bagaje musical.

Up

  • La duración. Con nueve temas el disco entra solo.
  • La mayor presencia de las voces. Sin ser melodías demasiado complicadas son fáciles de recordar y encajan bien.
  • El equilibrio en la instrumentación; nadie abusa de virtuosismo.

Down

  • “Sempre Avanti” como tema de transición, tenía potencial para mucho más.
  • Quizá suena algo más homogéneo que su primer trabajo, a pesar de los detalles introducidos en este.