Fotografía: Kevin Cummins (Getty Images)

En realidad y ante todo, no podemos decir que 2017 haya sido un mal año en absoluto para Noel y Liam Gallagher. Primero porque ambos han publicado notables nuevos álbumes de estudio (Liam debutando en solitario con un “As You Were” de corte más clásico pero con buenas canciones al fin y al cabo y Noel con ese rupturista y experimental “Who Built the Moon?” que sin embargo por momentos no resulta del todo satisfactorio) y también porque los dos han conseguido ser número uno aunque el mayor de los Gallagher con peores cifras que Liam y que con sus anteriores trabajos. Pero la familia Gallagher no serían los Gallagher sin sus dimes y diretes particulares, algunos ocurrentes y entretenidos, otros plomizos e insoportables.

De este modo, haciendo un pequeño resumen de los piques que hemos ido relatando durante los últimos meses comenzamos por julio cuando Liam dijo que prefería “comerse su propia mierda antes que ver a su hermano de telonero de U2” hasta cuando acusó a Noel de planear el fin de Oasis en reuniones secretas con Johnny Marr y Paul Weller o incluso dejar bien claro que él no es “otra de las pequeñas zorritas” del ex The Jam después de que éste criticara las letras de su mencionado álbum debut en solitario “As You Were”. Seguidamente tuvo sus palabras contra la mujer de las tijeras de la banda de Noel o contra el forzado acento americano de Alex Turner de Arctic Monkeys. Mientras tanto, Noel ha sido más comedido pero ha llegado a afirmar que Liam necesita un psiquiatra y en una reciente charla con El País ha sido bastante duro con él y su otro hermano mayor. Como veis, lo de siempre. Un no parar en definitiva. Hasta ahora. Porque a través de su Twitter oficial Liam ha confirmado que podría haber hecho las paces –o al menos darse una tregua– con Noel:

Al principio todo parecía una ‘trampa’ y que eso de que “se habían puesto en contacto” y “estamos todos bien de nuevo” no se refería a la situación con su hermano Noel sino al periodista Nick Grimshaw, a cuyo programa acudió al día siguiente de compartir esas publicaciones en las redes sociales (NG). No obstante, posteriormente el propio Liam confirmó al periódico australiano The Age que no estaba intentando engañar al personal. Eso sí, nada de reunión de Oasis por ahora:

Recibí un pequeño mensaje de su equipo de management por lo que creo que ha habido un poco de acercamiento y una tregua. Todo está bien, es la temporada de buena voluntad y todo eso, ¿sabes?

Vamos, que no podemos dudar de que esto hará pensar a más de uno que las disputas y trifulcas constantes entre los hermanísimos de Mánchester son más una herramienta de promoción que otra cosa. Hasta su madre dice que en realidad no se llevan tan mal como parece.