A

rrancamos nuestro Staff Picks 2017 recopilando parte de los mejores álbumes que nos ha dado este año realmente fructífero. Porque si en algo parece haber coincidido toda (o casi toda) la redacción de El Quinto Beatle es en que, pese a que quizás no tenemos un número determinado de discos que hagan verdadera sombra a los cuatro, cinco o incluso diez mejores del pasado 2016, sí hemos recogido finalmente una cosecha igual –o más– numerosa y de calidad similar. Así lo prueban estas 15 referencias que se han quedado fuera de nuestra lista definitiva con los 50 mejores registros del año. Comienzan de esta manera las quinielas, elucubraciones y cavilaciones para descubrir cuáles son los que configuran esa lista que publicaremos muy, muy pronto. Mientras tanto, siempre podéis enfadaros fervientemente con nosotros por dejar fuera, a buen seguro, alguna joya que merecía estar ahí.


 

15Father John MistyPure Comedy

Partiendo de canciones como “Bored in the USA” y “Holy Shit”, incluidas en su anterior referencia, la notabilísima “I Love You, Honeybear” (2015), Father John Misty nos presentaba a principios de año cuatro piezas desesperadas, reflexivas y melancólicas que criticaban abiertamente la sociedad actual en todas sus vertientes, analizada desde la lúcida acidez que caracteriza y define el discurso de Josh Tillman. De esta manera, temas como la política, la religión, el progreso, el entretenimiento y el paso del tiempo, entre otros, serán tratados por un Tillman irónico, juicioso y severo en el apocalíptico “Pure Comedy”, su tercer trabajo en solitario. Un álbum temáticamente ambicioso y repleto de melodías delicadas donde los textos cargan con casi todo el peso del registro. En lo musical, el piano y las orquestaciones serán los elementos principales que constituyan el andamiaje a partir del cual se construyan unas canciones que ganan más como unidades independientes que como conjunto, dada su lentitud, monotonía y extensión. Y ese es el principal problema que ha lastrado a la obra en sí misma.

14PhoenixTi Amo

Phoenix se citan con nosotros en una Italia radiante y veraniega donde pueden rememorar las raíces de algunos de sus componentes al son del italopop más ochentero sin perder su propio rumbo discográfico. Helados, sol y amor multilingüístico en el que probablemente sea su disco con una línea editorial más marcada. Calidez pop sintetizada con un regustillo a The Strokes, Kraftwerk o a las piezas más dulzonas de los primeros Daft Punk. El disco es una reacción espontánea al tenso clima sociopolítico en Europa, un colorido punto brillante en un momento oscuro para la sociedad occidental. El positivismo y la diversión son el estado natural del grupo, y así entienden ellos “Ti Amo”; como un brote de luz que recuerda el amor europeo, lejos del miedo. Música alegre en momentos difíciles: al final, siempre llega el verano en el Mediterráneo.

13Laura MarlingSemper Femina

Laura Marling propone un disco a la altura de sus cinco predecesores. Tomando detalles de folk, rock y pop barroco presenta un compendio de canciones que exploran de manera muy íntima y honesta un tema sumamente importante en la sociedad actual: la mujer. El tema propuesto por Marling en “Semper Femina” sin duda marca una apuesta importante: en épocas en las que a diario se cuestiona el rol que se le dio a la mujer a lo largo de la historia, resulta interesante ver cuál es la perspectiva sobre lo femenino de artistas contemporáneos con reconocimiento internacional, como lo es la inglesa. Pero en el LP la cantautora no aborda esta temática desde el enfoque, tal vez, más habitual: la crítica feroz hacia un sistema social históricamente inclinado hacia el favor de los hombres. Ella, en cambio, parte de sus propias experiencias y dudas para proponer al oyente un íntimo acercamiento al pensamiento de una mujer actual que explora libremente su sexualidad, replantea sus relaciones interpersonales y no teme poner sus propias convicciones por encima de todo. Musicalmente, las canciones se notan más cuajadas que en otras ocasiones. El folk está presente, pero no como bandera (algo que sí pasaba en sus primeros trabajos). Podría incluso decirse que hay un mayor acercamiento hacia el pop barroco que hacia el folk tradicional.

12Real EstateIn Mind

Nos han roto el corazón, pero tampoco es para tanto, ya vendrán tiempos mejores; estamos contentos, aunque no nos verás pegando botes; o quizá estemos algo disconformes con la vida, pero no vamos a comenzar ninguna revolución. Todo en Real Estate se vive desde la prudencia, lo cotidiano y la mesura, valores alejados de lo anárquico, impulsivo y apasionado de la juventud. Con esa misma tranquilidad se ha vivido la marcha de uno de sus miembros fundadores, el guitarrista Matthew Mondeline, para centrarse en Ducktails, su otro proyecto. Un hecho que habría levantado ampollas en cualquier otro conjunto se ha vivido en Real Estate con la mayor naturalidad. Los de Nueva Jersey son unos señores y nunca les pillarás meando fuera del tiesto. Tres años después de un “Atlas” que quizá se colocó un peldaño por debajo de lo que nos tienen acostumbrados, Martin Courtney y los suyos regresan con su disco más maduro y de los más equilibrados hasta la fecha. Nada de experimentos con gaseosa ni cinismo adolescente, en “In Mind” los norteamericanos nos regalan canciones que piden ser infinitas, bien asentadas en el establishment del pop.

11Destroyerken

Nada parece perturbar a Dan Bejar mientras, disco a disco, va cimentando una de las discografías más sólidas de los artistas contemporáneos de su formato (cantautor escudado por una banda de rock). Nada parece inquietarlo a juzgar por su talante tranquilo, plasmado en su música, que no estático. De hecho, la carrera de Destroyer es una continua huida hacia adelante del concepto prototípico de cantautor triste, carrera en la que esta vez pisa el acelerador y se aleja de sus versiones anteriores más que nunca. Su undécimo disco ha vuelto a ser publicado por Merge Records, y lleva por enigmático título “ken”. En esta ocasión el canadiense se pone las hombreras y le da un toque de sintetizadores oscuros a su particular propuesta.

10Ariel PinkDedicated to Bobby Jameson

Ariel Pink sigue en racha positiva en esta década. Aunque “Dedicated to Bobby Jameson” es menos espectacular que “pom pom”, no deja de ser un disco excepcional. El angelino apuesta por una producción más en la línea lo-fi de sus primeros trabajos, pero con la contundencia de los lanzados en los últimos años. Ariel Pink vuelve a apostar por un pop de autor tan potente que es imposible no engancharse desde la primera escucha. Toma lo mejor del rock progresivo y psicodélico, dream pop, soul, post-punk y funk y obtiene una mezcla altamente adictiva e inconfundible. Sólo él podría estar detrás de esos retorcidos mostros sonoros de apariencia juvenil. En el aspecto lírico, tampoco arriesga demasiado. Continúa por la ruta que ha seguido durante toda su trayectoria. Aunque el compositor se esmera en llenar sus canciones con letras que en un primer momento llevan al oyente a creer que no sería mala idea encerrarlo en un psiquiátrico, es posible encontrar ciertos hilos de coherencia entre los versos de los diversos tracks. Por un lado, el cantautor presenta composiciones cuyos hilos conductores son los altibajos de la vida: ilusión, desesperación, locura, enamoramiento, frustración, etc. Por otro, explota su imaginario a través de la creación de personajes que tienen como único punto de intersección el ser extremadamente estrambóticos. Es así como, por ejemplo, el público entra en contacto con seres como el Santa Claus forajido, la amante fantasma que aparece todos los días a las 5 de la tarde, la patrulla de la muerte o… Bobby Jameson.

9alt-JRELAXER

Entrar en “RELAXER” es entrar en las rarezas de unos alt-J cuya imaginación parece más desbordante que nunca. Un disco corto y sin complejos en el que cada tema se desmarca a nivel musical y temático. Sin renunciar a la experimentación ni al sonido clásico de alt-J, el trío de Leeds ha confeccionado un disco difícilmente catalogable, que pasa del 0 al 100 en segundos atravesando dimensiones folk, garage o electrónicas sin inmutarse. Así, en “RELAXER” se hace patente que el trío tiene una multitud de direcciones por recorrer. No quieren estancarse y por ello apuestan por un disco cuyas excentricidades siguen sorprendiendo y demostrando que alt-J poseen un gran potencial, tanto lírico como melódico, que les distingue de otros grupos generacionales de su mismo nivel. En “RELAXER” queda claro que conciben la música desde su propia óptica, sin dar demasiadas explicaciones e incluso sin buscar resultados estrictamente radiofónicos.

8PondThe Weather

Pond se adentran en el difícil terreno de los álbumes conceptuales y salen victoriosos con un “The Weather” menos eléctrico y más synth, menos alocado y más meditado y con Perth como tema central, que sirve de proyección al resto del mundo. La neo-psicodelia sigue en plena forma. La locura característica del grupo sigue ahí en muchas ocasiones, pero en otras todo se nota mucho más cuidado y milimetrado, tanto en la parte de la composición como en la de la producción, además de contar con letras mucho más reflexivas y temas que unifican la diversidad sonora y conforman uno de esos discos reconocibles para cualquiera al tratar cuestiones de carácter universal, y a la vez contar con un microcosmo centrado en Australia y sobre todo en Perth. Las guitarras pierden presencia esta vez en favor de los sintetizadores, aunque es algo que ya no resulta tan impactante al habernos acostumbrado después de que Kevin Parker lanzara la primera piedra con su “Currents” y se acabase convirtiendo casi en la tónica dominante. “The Weather” no es el disco más divertido de Pond pero sí el más sugerente y posiblemente el más interesante para indagar en profundidad.

7Manchester OrchestraA Black Mile To The Surface

Manchester Orchestra firman un largo de los que dejan huella, y aunque quizás no pase como una obra maestra es un trabajo valiente y una historia poderosamente emocional. Pese a que se haga duro de escuchar por momentos es un compacto más que recomendado que enseña una nueva y devastadora manera de hacer álbumes conceptuales. Los méritos de “A Black Mile To The Surface” son muchos y la recompensa por su esfuerzo es más que notable. Este song cycle es uno no sólo profundamente emocional, sino también intrincado en un sentido lírico y narrativo, y más que competente a nivel musical. No es el disco más agradable que han hecho Manchester Orchestra, ni el más fácil de tragar. Quizás ni siquiera sea el mejor que han hecho. Puede hacerse repetitivo y su estilo, a pesar de tener identidad, no es uno que vaya a volarte la cabeza. Pero esta es una de esas obras con alma, un clamor lanzado al vacío a la espera de que alguien lo escuche y pueda hacerlo suyo. Sé lo difícil que es, pero quizás, con algo de suerte, nos sea posible a quienes lo escuchemos.

6Mac DeMarcoThis Old Dog

Mac DeMarco se refina y pierde un ápice de ese poder suyo para hacernos flotar y sentirnos comprendidos. Esto tiene su parte buena, que son unas letras más eficaces y oscuras, y otra no tan emocionante, que es la pérdida del cosquilleo en todas las partes del cuerpo y del cerebro que nos hacían sentir su crudeza soñolienta y su capacidad de empatía terrenal. Se le percibe algo menos bajo los efectos del gas de la risa natural que para él podría ser el simple oxígeno y el acto de estar vivo y respirando, y con el amago de madurez que asoma por “This Old Dog” va acompañada una triste y honesta introspección a la que puede que debamos empezar a habituarnos. Lo nuevo de Mac DeMarco podría haber sido otra cosa, de acuerdo, pero no hacía falta.

5Alex CameronForced Witness

Forced Witness” es un disco que confirma la apuesta sonora de Alex Cameron pero que arriesga aún más en el terreno lírico. La denuncia de la masculinidad tóxica a través de diez personajes de lo más real está acompañada de un tono más animado, que goza de nuevas texturas y evita la repetitividad. Su sonido familiar pero con toques refrescantes y lo valiente de sus temas marcan este elepé como un punto de inflexión en la carrera de Cameron. Alex Cameron dedica cada una de las canciones de “Forced Witness” a poner voz a diez hombres distintos, indignos de confianza y plagados de comportamientos tóxicos y misóginos que no tienen reparo en exteriorizar. Cameron habla a través de estos personajes en primera persona, porque considera que “sería irresponsable como hombre blanco heterosexual” no representar que esos individuos existen pero no deberían.

4DopelordChildren of the Haze

El tercer disco de los polacos Dopelord es un ejercicio prácticamente perfecto de stoner-doom tocado con tanta clase como potencia. Un diamante oculto en una ciénaga que merecería una escucha obligatoria en todo conservatorio y secta satánica que se precie. Y es que, pese a no haberse labrado un nombre conocido fuera de las estrechas fronteras de este subgénero, Dopelord cuentan con todos los atributos para convertirse en la banda favorita de muchos stonerheads, y la demoledora calidad de este “Children of the Haze” parece destinada a marcar un punto de inflexión en su carrera.

3Big ThiefCapacity

Tan sólo un año después de lanzar su aclamado debut, Big Thief vuelven con “Capacity”, un trabajo más crudo, maduro y oscuro en el que la melancolía y la nostalgia se contagian a través de recuerdos, personas, imágenes y símbolos, formando un conjunto capaz de remover por dentro al más escéptico y reafirmando las cualidades del propio grupo. Adrianne Lenker ha contado más de una vez que escribir canciones es una cura para ella y a la vez la manera más eficaz de tomar conciencia de sí misma y probar que aún está ahí y que no se ha perdido entre los viajes, los conciertos y las experiencias. Esto hace que “Capacity” no sea propiamente una búsqueda de llevar más allá el sonido y las habilidades del grupo, pero a pesar de ello casa perfectamente con su debut y lleva más allá la crudeza y las habilidades de su líder como cantante y compositora. Nada ha cambiado y sin embargo todo parece más maduro, más refinado y más profundo. Big Thief es un canto a la vida pasada, al deseo de volver a vivir aquello que un día nos hizo felices y que ya no está, con la esperanza de que se repita una vez más y, si no, que sean las canciones las que nos hagan revivirlo.

2MastodonEmperor of Sand

La banda con el currículum más reconocido del metal moderno sigue sin fallar en su séptimo largo. Incluso si no eres heavy de pro deberías darles una oportunidad a estos emperadores del riff en el que quizás sea su trabajo más accesible. Un viajero perseguido y sentenciado a muerte por el emperador de la arena es la metáfora elegida por el grupo para estructurar el hilo conductor de lo que es ni más ni menos que un álbum conceptual sobre la lucha contra el cáncer. Los pasajes intrincados y la complejidad melódica que son la marca de agua de los de Atlanta desde “Crack the Skye” siguen presentes en “Emperor of Sand”. De hecho, tanto que recuperan de algún modo la calidez de aquel disco, que para muchos es el más completo, aunque con una aproximación más directa. Nos enfrentamos a un álbum bueno en su conjunto, aunque no tiene canciones que destaquen demasiado. Un ejemplo más de que, en el caso de Mastodon, el todo es más que la suma de sus partes. La mochila que arrastran es enorme, por lo que a pesar de que no han sacado uno de sus mejores discos han vuelto a bramar, esta vez desde el desierto, que ellos son los amos de este cotarro.

1Ron GalloHeavy Meta

Tras empaparse de las raíces musicales estadounidenses, Ron Gallo da un golpe de timón en su trayectoria para explorar el lado más enérgico, eléctrico y visceral de la música. “Heavy Meta” es un disco rabioso que explora, principalmente, el garage, el garage punk y la psicodelia para acompañar a unos textos repletos de frustración y rabia que retratan, fruto de la observación cotidiana, nuestra sociedad decadente. Ron Gallo viene avalado por su pasado, pero lejos de escudarse en él, legitima su saber hacer en el presente con “Heavy Meta”, una magnífica colección de canciones que sitúa a su autor como uno de los nombres a tener en cuenta para el futuro. Su ojo crítico, su lenguaje directo, su idea de la música y sus inquietudes estilísticas hacen de este uno de los jóvenes talentos más interesantes del panorama actual, un compositor al que no hay que perder de vista y del que, asimismo, recomendamos encarecidamente acercarse a su obra anterior.