Fotografía: http://asthmatickitty.com/

Pese a que seguimos esperando como agua de mayo la continuación del inmaculado “Carrie & Lowell” (2015), Sufjan Stevens se ha dedicado durante todo este 2017 a entregarnos pequeñas golosinas para –al menos intentar– saciarnos. De esta manera llegó hace unos meses el fantástico “Planetarium”, un álbum colaborativo junto a Bryce Dessner, Nico Muhly y James McAlister. Pero no sólo ha sido eso, ya que más recientemente por fin hemos podido escuchar “Mystery of Love” y “Visions of Gideon”, sus dos canciones para el aclamado largometraje LGTBI+ Call Me By Your Name, y hace escasas semanas ha editado su fascinante mixtape “The Greatest Gift Mixtape — Outtakes, Remixes, & Demos from Carrie & Lowell”. Vale, es verdad: nunca tendremos suficiente material para degustar de Sufjan Stevens. Él mismo lo sabe y por eso acaba de lanzar un nuevo sencillo titulado “Tonya Harding”, el cual, como podemos imaginar, funciona como un homenaje a la ex campeona estadounidense de patinaje artístico sobre hielo y dos veces olímpica.

En una nota de prensa, Sufjan explica al detalle todos los motivos –deportivos y no– por los que Tonya Harding es recordada, pero también recuerda otros detalles de su vida que no han trascendido a los medios y que merecen conocerse:

He intentado escribir una canción sobre Tonya Harding desde que la vi patinar por primera vez en el Campeonato de patinaje artístico de Estados Unidos en 1991. Es un tema complicado para una canción, en parte porque los hechos reales de su vida son francamente extraños, discutibles, heroicos, sin precedentes e indeleblemente americanos. Ella fue una de las mejores patinadoras de su tiempo, y la primera mujer estadounidense en realizar un triple axel en una competición internacional. Era una estrella de patinaje poco común, creciendo en el seno de una familia de clase trabajadora en Portland, Oregón. Al ser una pobre ‘outsider’ su ascenso a la fama en la pista de patinaje fue visto, por algunos, como una mancha para un deporte que favorecía la sofisticación y el estilo. La técnica de patinaje de Tonya era vivaracha, feroz y llena de atletismo, y sus extravagantes atuendos a menudo eran hechos a mano por su madre — quien era abusivo y autoritario– (no podían pagar a Vera Wang). Y luego estuvo el incidente de Nancy Kerrigan. En enero de 1994, el entonces novio de Tonya, Jeff Gillooly, contrató a un agresor, Shane Stant, para romper la pierna de la patinadora Nancy Kerrigan en el Campeonato de patinaje artístico de Cobo Hall (Detroit), por lo que no podría competir en los próximos Juegos Olímpicos de Invierno. Las secuelas posteriores al ataque quedaron grabadas y finalmente desencadenó un frenesí mediático (y una investigación del FBI). Gillooly y Stan finalmente fueron declarados culpables, y Tonya se declaró culpable por obstaculizar la acusación, y posteriormente fue expulsada de por vida por la Asociación de Patinaje Artístico de los Estados Unidos. Nancy Kerrigan se recuperó de su lesión y ganó una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Invierno. Tonya Harding terminó octava.

Pero eso ni siquiera es la mitad de la historia. Cuando Tonya y Gillooly se casaron, se grabaron teniendo sexo en su noche de bodas y produjeron una de las primeras cintas sexuales de celebridades (que vendieron a Penthouse por 200.000 dólares cada uno). Tonya también tuvo una breve carrera como boxeadora, y es conocida por su pelea con la ex empleada del estado de Arkansas Paula Jones (cuya demanda por acoso sexual contra Bill Clinton precipitó su juicio político en 1998). Tonya también estuvo (muy brevemente) en una banda llamada The Golden Blades (supuestamente fueron abucheadas fuera del escenario durante su primera y única actuación). También compitió con automóviles antiguos (estableciendo un récord conduciendo un Ford Modelo A a más de 97 millas por hora en Utah). Y en 1996 Tonya usó la reanimación boca a boca para revivir a una mujer de 81 años que colapsó en un bar de Portland mientras jugaba al vídeo poker. ¡Eso es mucho antes de cumplir los 30 años!

El dramático ascenso y caída de Tonya Harding fue seguido ferozmente por los medios, y ella rápidamente se convirtió en la peor de las bromas, el tema de los titulares de los periódicos y la protesta pública. Era una estrella de televisión antes de que existiera tal cosa. Pero también era simplemente no categórica: la novia de Estados Unidos con un reverso tenebroso. Pero creo que esto es lo que la hizo tan interesante y una verdadera heroína estadounidense. Frente a la indignación y la derrota, Tonya reforzó la resolución desvergonzada y tuvo éxito una y otra vez con todas las formas de reinvención y autodeterminación. Tonya brilla en el panteón de la historia de Estados Unidos simplemente porque nunca dejó de esforzarse más que nadie. Luchó contra el clasismo, el sexismo, el abuso físico y el escarnio público para convertirse en una leyenda estadounidense.

Lo admito, los primeros borradores de esta canción contenían más que unos juegos de palabras, frases y vídeos desenfadados, cintas de sexo y el boxeo de celebridades para crear un entretenido arco narrativo. Pero cuanto más editaba, más meditaba y más consideraba la integridad de la persona de Tonya Harding comencé a sentir la necesidad de escribir algo con dignidad, retirar el ridículo tabloide y pintar la historia real de esta extraña y magnífica heroína de Estados Unidos. Al final del día Tonya Harding era una mujer común con un talento extraordinario y una ética de trabajo incansable que se esforzaba por hacer lo mejor. Ella hizo eso y más. Espero que se pueda decir lo mismo de todos nosotros.

Compartir