“Vulnicura” trataba de una pérdida muy personal. Sin embargo, creo que “Utopia” habla de un amor que es más grande. Versa sobre redescubrir el amor, pero de una manera espiritual motivada por la búsqueda de un mundo mejor’ – Björk para Dazed.

A Björk el mundo de hoy en día le resulta un lugar totalmente desolador. La islandesa, uno de los máximos exponentes del pop vanguardista desde que publicara su álbum debut allá por 1993, no entiende cómo en la cultura occidental la muerte se ha llegado a banalizar de tal manera ni que la industria del entretenimiento se haya convertido en una congregación nihilista que aspira a ser el opio de un pueblo cuanto más adormecido, mejor. No comprende que mientras nuestra sociedad se destruye a sí misma se permita condenar el futuro del planeta, sentenciado por las políticas medioambientales de Estados Unidos.

Cuando se comenzó a esbozar Utopia Björk salió del ostracismo en el que se sumió con aquel “Vulnicura” –un trabajo tan brillante como doloroso– para echar un vistazo al mundo que la rodeaba. Las heridas comenzaban a cicatrizar, pero ahora la atenazaba un mal mayor: una sociedad sin valores que había dejado de amarse al vivir en un mundo aberrante. ¿La solución? Huir y refugiarse en un lugar que se antojara utópico, donde la islandesa se pudiera alzar como mesías de una sociedad pura, dispuesta a dar y recibir amor.

Björk: una diosa y salvadora dispuesta a acogernos en su mundo utópico

Una aventura sonora junto a Arca que vuelve a poner de manifiesto algo que ya sabíamos desde hace bastante tiempo: Björk es uno de los mayores iconos del pop vanguardista de nuestros tiempos.

Antes de empezar a crear este nuevo paraíso celestial primero lo buscó en la Tierra. Disfrutó junto a Arca y un grupo de amigos de unas vacaciones en el Caribe, lugar en el que empezaron a confeccionar las primeras ideas de “Utopia”, un compacto que nace del amor que profesa Björk hacia las personas que la rodean. Su sonido brota de la necesidad por registrar ese momento eufórico y enmarcarlo con la naturaleza a la que siempre acude la islandesa para olvidar sus problemas, y de ahí que un motivo constante sean los samples de graznidos de pájaro (grabados en su Islandia natal y rescatados de grabaciones venezolanas de los años 70), manipulados con el fin de proporcionar ese toque futurista y, en cierta manera, irreal, como la sociedad a la que se alude en esta colección de canciones.

Fotografía: Santiago Felipe

“Utopia” ha nacido desde el principio como una colaboración entre dos genios con gusto por la música experimental llena de texturas y eso se nota, porque encontramos aquí un mayor equilibrio y coherencia. Si bien en álbumes como “Vulnicura”, “Volta” o “Biophilia” se tenía un concepto melódico y lírico, en “Utopia” hay conexión y fluidez a lo largo del tracklist.

Every cell in my body lined up for you, legs a little open once again”. Este verso aparece en Arisen My Senses”, el primer tema escrito para este disco y el encargado de sentar las bases líricas y musicales de “Utopia”. Expone que Björk ha salido de aquel pozo de melancolía en el que estaba sumida basándose en melodías que la empoderan (en este caso una canción antigua de Arca que la islandesa sampleó añadiendo una línea de arpa), suavizadas por la dulzura etérea de la artista, una mezcla que será referencia constante a lo largo del álbum.

Arca ha cumplido el sueño de muchos: producir y co-escribir un disco de su artista favorita. A diferencia de “Vulnicura”, el venezolano ha participado en este álbum desde el primer momento, entrando en comunión con Björk. Partía con dos referencias muy claras: quería que “Utopia” apostara por las temáticas más oscuras, entre lo sintético y orgánico de “Batabid” (cara B de “Pagan Poetry”, una canción de “Vespertine”) y aquella “Ambergris March” de “Drawing Restraint 9”, algo que la dupla “Blissing Me”-“The Gate” revela de primera mano. “Blissing Me” presenta la delicadeza y suavidad de “Vespertine”, con ese arpa romántico dibujando una melodía sedosa. Las sutiles percusiones añaden cuerpo y la flauta final hila con el corte siguiente a la vez que conjuga ese leitmotiv de ligereza y vientos que aglutina todo este trabajo. Mientras, “The Gate” formula la cara más oscura y sintética del disco, donde Björk es la única luz dentro de la oscuridad de una melodía con voces fantasmagóricas que vienen y van, algún detalle de sintetizador (que podría recordar al “Medulla”) y grabaciones de campo, acercándonos a un paraje natural que termina de manifestarse en Utopia, con ese maravilloso arreglo de flautas. Los samples de animales añaden el toque surrealista que Björk busca desde la propia carátula, hablando de la pureza de las personas como requisito indiscutible para pertenecer a esta sociedad utópica: Utopia is not elsewhere, it’s here. […] Let’s purify.

Si bien en álbumes como el ya mencionado “Vulnicura”, “Volta” o “Biophilia” se tenía un concepto melódico y lírico, en “Utopia” hay conexión y fluidez a lo largo del tracklist. Los temas se suceden suavemente y el ejercicio de samples y texturas consiguen mantener el orden en un registro lleno de contrastes.

Las flautas cristalinas se tornan violentas y misteriosas en Body Memory, la pieza más ambiciosa de todo el registro. Diez minutos que, según la islandesa, quieren ser el contrapunto positivo de la oscura y dolorosa “Black Lake” presente en el anterior “Vulnicura”. Si bien el optimismo no es visible melódicamente hablando (las cuerdas graves, el sample animal y el coro islandés Hamrahlíðarkórinn que no hace sino añadir tensión), sí se refleja a nivel lírico, con Björk exaltando la naturaleza, el destino, el amor, el sexo, la vida urbana… y reprendiendo a su ex marido. Arca consigue aquí aglutinar a la perfección todas estos conceptos e ideas y nos conduce suavemente a la oscura y monocorde Features Creatures”. Arca se basa en esta ocasión en un sample de Sarah Hopkins para proporcionar a la pieza la tensión de temas como “Piel” –de su reciente álbum homónimo–, logrando un resultado francamente interesante.

Este tramo suena denso, doloroso y tenso, aunque Courtship” y “Loss” adquieren mayor ritmo a través de unas percusiones volcánicas que contrastan con las flautas. Además, cabe destacar que “Loss” se muestra más caótica, mirando al pasado, a un dolor que se ha superado y por el que es necesario dejar de lamentarse, temática que se continúa desarrollando en “Sue Me”. Empieza de forma tenebrosa, como si de una pieza de dark vaporwave se tratara, confeccionando un ambiente sintético y duro donde Björk canta sobre su ex marido y a su hija Isadora, a quien quiere mantener lejos de su padre por todo lo que ha sufrido.

Pese a todo no podemos perdonar la excesiva duración de un “Utopia” que jugando casi siempre con melodías excesivamente sosegadas (en contraste con lo volcánico de “Homogenic”, por ejemplo) resulta difícil de escuchar de principio a fin.

Con este corte culmina el fragmento del álbum de carácter más personal. Así, en Tabula Rasavuelven las referencias a la humanidad, representando nuevamente a Björk como una diosa y salvadora de un mundo infame. Regresan las atmósferas y texturas más hermosas, con flautas suaves y la islandesa pidiendo perdón a las futuras generaciones por el caos que heredarán, rogando que no repitan los errores de sus antepasados, quienes parecen hablar desde la distancia en una oscura y onírica Claimstacker”. La recta final empieza con la instrumental Paradisa, en la que las omnipresentes flautas nos conducen al paraíso prometido y desembocan de manera natural en Saint”, donde se añade una ligera percusión y voces que nos acompañarán al futuro puro y sintético de Future Forever”. Un sintetizador brillante marca acordes mientras toma forma una cúpula de amor matriarcal en la que protegerse de los males que arruinan nuestro mundo. Ya hemos llegado, sólo queda mirar hacia delante mientras Björk nos protege con su música salvadora y nos invita a olvidar un pasado que sólamente nos lastra:

Imagine a future and be in it
Feel this incredible nurture, soak it in
Your past is on loop, turn it off
See this possible future and be in it”

Björk expulsó todos sus demonios en aquel “Vulnicura”, atravesando ríos de lágrimas y dolor a través de melodías regidas por unas cuerdas que destilaban melancolía e ira a partes iguales. A esta mezcla orgánica Arca añadió percusiones y detalles electrónicos, pero siempre tratando aquel trabajo como una obra ajena. Sin embargo, “Utopia” ha nacido desde el principio como una colaboración entre dos genios con gusto por la música experimental llena de texturas y eso se nota, porque encontramos aquí un mayor equilibrio y coherencia. Si bien en álbumes como el ya mencionado “Vulnicura”, “Volta” o “Biophilia” se tenía un concepto melódico y lírico, en “Utopia” hay conexión y fluidez a lo largo del tracklist. Los temas se suceden suavemente y el ejercicio de samples y texturas consiguen mantener el orden en un registro lleno de contrastes (“Arisen My Senses” y “Features Creatures” son luz y oscuridad respectivamente). Pese a todo no podemos perdonar la excesiva duración de un “Utopia” que jugando casi siempre con melodías excesivamente sosegadas (en contraste con lo volcánico de “Homogenic”, por ejemplo) resulta difícil de escuchar de principio a fin.

¿Merece la pena una hora y once minutos de alegorías al amor y al paraíso onírico de Björk? Yo digo que sí. Tal vez no tenga el gancho ni la energía de “Volta”, pero es admirable este sacrificio en aras de concebir un canto a la felicidad repleto de texturas y melodías sedosas y bellas. Una aventura sonora junto a Arca que vuelve a poner de manifiesto algo que ya sabíamos desde hace bastante tiempo: Björk es uno de los mayores iconos del pop vanguardista de nuestros tiempos.

Björk – Utopia

8.2

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115

Björk vuelve dejando atrás la melancolía de su anterior obra para erigirse como una diosa del amor en un elepé que busca ser el reflejo del mundo fantasioso y utópico al que la islandesa quiere llegar algún día. Junto a Arca consigue describir a la perfección este lugar a través de un sonido lleno de texturas y dulzura onírica, donde lo orgánico se conjuga con lo sintético creando un todo en el que se desdibuja la realidad y la ficción.

Up

  • La forma en la que todos los temas están relacionados, tanto a nivel melódico como lírico.
  • El binomio Arca+Björk funcionó a la perfección antes, pero es que en “Utopia” muestran todo su potencial.
  • “Arisen My Senses”, “Blissing Me” y “Future Forever”.

Down

  • Las cosas como son: la portada.
  • No es el trabajo más accesible de la islandesa. Hay que darle escuchas para terminar de comprenderlo.
  • La excesiva duración del álbum y el ritmo excesivamente lento del tramo intermedio.

Compartir