Durante este fin de semana el Mad Cool Festival ha continuado descubriendo el cartel de la que será su tercera edición con una muy jugosa confirmación nacional como es La Maravillosa Orquesta Del Alcohol y con los canadienses Black Pistol Fire, a los que inevitablemente situamos cerca de los Black Keys primigenios. Pero el bombazo llega con el arranque de esta semana, y es que la organización ha desvelado la incorporación de Nine Inch Nails.

Los de Trent Reznor serán probablemente uno de los mayores atractivos de toda la edición (aunque el Mad Cool Festival lleva al día lo de superarse constantemente) y aterrizarán en la capital con su nueva trilogía de EPs. El nombre de Nine Inch Nails debería ser suficiente garantía y aval de lo que decimos, pero si insistís en necesitar alguna que otra razón más cuando hablamos de unas leyendas del rock industrial, allá vamos:

En realidad llamarles ‘grupo’ no es demasiado exacto. Desde sus orígenes, Trent Reznor (cantante, compositor, letrista, productor y multi-instrumentalista) es el único miembro permanente y el responsable de la dirección musical de la banda. El talento de Reznor para escribir canciones melódicas estructuradas sobre duros ritmos electrónicos y riffs metaleros han convertido a Nine Inch Nails en una de las bandas más influyentes de nuestra era. Álbumes tan emblemáticos como “The Downward Spiral” (1994), “The Fragile” (1999), “With Teeth” (2005) o “Hesitation Marks” (2013) son indispensables para entender la evolución de la música alternativa de las últimas tres décadas.

Bourbon de Nashville, Guinness irlandesa y vodka ruso. De ese cóctel nace La M.O.D.A.  según la organización del Mad Cool, y la verdad es que no van nada desencaminados porque su combinación de instrumentos costumbristas como el acordeón, el banjo o la mandolina con metales como el saxofón y maderas como el clarinete no ha parado de atraer más y más adeptos desde su salto al castellano con “¿Quién nos va a salvar?” (2013) hasta su más reciente “Salvavida (de las balas perdidas)” pasando por “La Primavera del Invierno” (2015). Con estos elementos desarrollan su particular visión del folk, el country, el punk y el rock and roll dando lugar a un directo tan potente como festivo y que en la primera parte acústica de su nueva gira ya ha convencido sobremanera.

Black Pistol Fire no son muy conocidos dentro de nuestras fronteras, pero desde su debut homónimo en 2011 hasta su nuevo “Deadbeat Graffiti”, sin menospreciar esos “Big Beat ’59” (2012) o “Hush or Howl” (2014), se han indo confirmando como una de las mejores bandas de blues-rock del panorama, y es que las constantes comparaciones con The Black Keys no son casualidad. Si a Patrick Carney y Dan Auerbach no les llegó la verdadera popularidad mundial hasta casi su sexto álbum de estudio (sí, antes de “Brothers” y “El Camino” hay bastantes discos), la historia de Kevin McKeown (guitarra, voz) y Eric Owen (batería) podría ser bastante similar. Al tiempo.