Fotografía: Larry Busacca (Getty Images)

Ya no hay misterio alguno. Bueno, sí, el de encontrar una fotografía decente de Kevin Shields que no sea de los noventa. Pero más allá de eso, el líder, vocalista y guitarrista de My Bloody Valentine ha dejado claro que el nuevo álbum de la formación irlandesa se publicará en 2018. Sabíamos que el baterista y miembro original de la formación Colm Ó Cíosóig había hablado brevemente sobre ese próximo disco, pero Shields ha ido bastante más allá, primero durante una entrevista con Pitchfork donde confesó que el cuarto larga duración del grupo (sin contar “Ecstasy”) se editará el próximo año:

Oh, lo haremos al cien por cien. 100%. Básicamente el disco comenzó como un EP, y me di cuenta de que tenía que ser como un mini álbum porque iba a durar al menos 40 minutos. Así que va a ser un álbum, pero realmente no sé cuántas canciones va a tener. Probablemente serán siete u ocho.

Y ahora, en otra charla con Rolling Stone, Shields ha comparado el nuevo elepé con el último de la banda, aquel “m b v” (2013):

En algunos aspectos, parte de él es un poco sencillo. El álbum de MBV que hicimos en 2013 se siente más rudo y no tan conciso. Este es como si alguien lo cogiera y dejara caer ácido sobre él o creara un choque dimensional o algo así. Se esparce más por todos los sitios. […] El disco que estoy haciendo ahora no es tanto sobre la muerte y el cambio como sobre la libertad del alma.

Seguidamente comentó sobre sus problemas auditivos y el futuro a corto plazo de la banda, con una mayor estructuración:

Mi oído se siente como un recurso escaso en estos días. Sé que si paso tres semanas grabando guitarras, literalmente me tomará unas dos semanas antes de recuperarme y lograr que mi oído vuelva a estar en buena forma. Ha sido así durante mucho tiempo.

En el próximo año o dos quiero que seamos un poco más sensatos sin comprometer las cosas, sólo para ver si puedo ser más productivo. Nunca hemos tenido management, por ejemplo. La gente a menudo se sorprendía cuando iban detrás del escenario y no había nadie allí, sólo la banda. Estamos tocando para 5.000 personas y la gente va detrás del escenario esperando ver al equipo, pero no hay nadie porque tenemos al tour manager al frente asegurándose de que nuestra lista de invitados se resuelva correctamente, así que ni siquiera él está entre los bastidores.

Pero también ha hablado sobre la próxima gira de My Bloody Valentine:

Ayuda a hacer el álbum, ayuda a realizarlo [sobre la gira]. Es como con el nuevo álbum de MBV, nos hubiera llevado otro año más si no hubiéramos fijado la gira. No es perjudicial, sólo significa que pasaré unos meses de infierno. Trabajas el doble de duro, y está bien.

Recordemos que Kevin Shields está confirmado para actuar en la próxima edición del festival Norður og Niður, organizado por Sigur Rós, y que recientemente ha colaborado con Brian Eno en una nueva canción. Además, ha estado trabajando en la remasterización de aquellos magníficos “Isn’t Anything” (1988) y “Loveless” (1991), registro este último que el año pasado cumplió nada menos que 25 años.