Fotografía: Katarina Benzova

Vamos a dejar a un lado todos los pequeños y no tan pequeños rifirrafes que han mantenido Dave Grohl y Guns N’ Roses desde principios de los noventa con Nirvana. ¿La razón? Que Grohl, no contento con sacar al escenario a Rick Astley el pasado mes de agosto (rickrolleando a la audiencia japonesa de paso) y versionar a The Beatles en octubre junto a Liam Gallagher, quiere seguir estrechando lazos con estrellas del rock mundial. Esta vez ha sido con Guns N’ Roses, a cuyo show en el BOK Center de Tulsa se unió justo al final, interpretando junto a Axl Rose, Slash y compañía “Paradise City”, icónico hit perteneciente al debut de los angelinos, aquel mastodóntico “Appetite for Destruction” que este mismo 2017 ha cumplido nada menos que tres décadas.

Recordemos que Foo Fighters se encuentran de gira actualmente para presentar su notable nuevo álbum “Concrete and Gold”, el trabajo más grandilocuente y masivo que han pergeñado hasta el momento los de Grohl.

Puedes ver vídeos del mágico momento a continuación.