Son cerca de las seis de la tarde en Aalborg, la última ciudad de la península de Jutlandia. Empieza a refrescar y falta poco para que sea noche cerrada. Desde España me llegan fotografías de amigos en la playa y el cielo soleado, mientras yo respondo con vídeos empapado por la lluvia. Pero hoy añado algo más: Communions tocan en la ciudad, y eso compensa sobremanera.

Tras las oportunas presentaciones, Martin (vocalista y guitarrista de Communions) se muestra amable, interesado por mi estancia en su país. Charlamos de la ciudad, del frío al que todavía estoy acostumbrándome y más banalidades mientras tomamos asiento junto a Mads, su hermano y también miembro de la banda, dispuestos a charlar un rato previo al concierto que darán en el Studenterhuset de Aalborg, una de las principales salas de conciertos de la ciudad. Se espera un buen número de asistentes. Ese “Blue” con el que han debutado a principios de año, cargado de canciones enérgicas y guitarras directas, ha sido coreado y más que bien recibido por el público de todo el mundo. Aprovecho esta conversación para preguntarles acerca de los inicios del grupo, su primer álbum de estudio y su trayectoria.

Me gustaría empezar hablando de la carátula de vuestro álbum debut “Blue”. Podemos observar a un hombre ahogándose, y no sé si es uno de vosotros. ¿Cómo surge y cómo creéis que casa con vuestro sonido?

Mads: Fue algo de última hora, estábamos a punto de cumplir el plazo y no conseguíamos decidir qué poner en la portada.

Martin: Estaba buscando en el ordenador de un fotógrafo amigo nuestro y me topé con esta imagen, que precisamente él había tomado a un amigo suyo (que es fotógrafo) y en la que aparece un amigo en común.

Mads: Que también es fotógrafo…

Martin: Sí, son todos fotógrafos [Risas]. Me gustó porque parecía una pintura, muy geométrica en cierto modo. Y pensé que la imagen del hombre ahogándose en una piscina representaba el ciclo temporal: ¿se está ahogando o está emergiendo? Creo que es una portada divertida.

¿Cuál es el origen del grupo y el nombre del mismo?

Martin: Nos conocemos todos del instituto, salvo Mads y yo que somos hermanos, y decidimos empezar una banda porque, bueno, era un buen plan. El nombre viene por esta traducción inglesa de un poema danés que tiene un verso que dice “first communions”. Estábamos buscando nombres y me encontré con esto, sonaba bien. Lo apunté y nos gustó. Ha tenido además una relación graciosa porque Frederik estudia teología.

Bien, centrándonos en lo que respecta a la música, el compañero que escribió vuestra crítica explicaba que “Blue” es un ‘greatest hits’ con temas como “Come On I’m Waiting” o “Today”… ¿Cómo se ha ido confeccionando el disco? ¿Os disteis cuenta cuando cerrasteis el tracklist de todo el potencial de las canciones?

Martin: Intentamos juntar canciones que fueran buenas. No queríamos tener relleno, así que por eso creo que llegamos a este resultado. No hay mucho espacio en el álbum, ¿sabes? Mirando en retrospectiva creo que lo habría cambiado y habría hecho un trabajo más atmosférico; creo que está muy condensado a cambio de que todas las canciones sean directas y funcionen.

En cuanto al espacio de las canciones, esto me recuerda a vuestro primer EP, “Cobblestones”, donde usasteis guitarras con más reverb, influencias post-punk, voz con tono bajo… ¿Cómo habéis evolucionado hasta llegar a este indie-rock llena estadios?

Martin: Diría que la producción tiene mucho que ver, porque la composición no ha cambiado.

Mads: Creo que las canciones de “Cobblestones” son también de estadio.

Martin: Se debe a que la producción es muy lo-fi y la gente piensa que con “Blue” hemos querido desvincularnos de lo anterior. Pero desde luego la composición ha sido y sigue siendo… grandiosa. ¿Tiene sentido? No creo que haya cambiado, ha sido algo de la calidad de la producción y que he evolucionado como vocalista.

Has pasado de ser una suerte de Matt Berninger a cantar con una especie de voz andrógina que me hace pensar en Beach House o Rhye.

Martin: Exacto, diría que se debe a que cuando grabamos el primer EP nunca había cantado antes, así que intentaba ocultar de alguna forma mi voz utilizando tonos bajos. Cuando descubrí el lugar donde mi voz se encontraba más cómoda acabé en este registro.

En lo que respecta a producción, ¿controláis el proceso vosotros mismos?

Martin: Utilizamos productores, pero dirigimos el proceso. Formamos parte de la producción aunque no podamos producirnos nosotros mismos.

No me preocupan tanto las referencias o influencias como el resultado y lo que hemos conseguido.

¿Cuáles diríais que son vuestras influencias? Vuestro estilo me recuerda en parte a Cloud Nothings, que estrenaron álbum a principios de 2017, como vosotros.

Martin: Mayoritariamente cosas antiguas, pero en mi caso va cambiando. No sabría decirte exactamente.

Mads: Cambia mucho de canción a canción.

Martin: Vamos cambiando la dirección del proyecto con cada lanzamiento. Obviamente está la influencia de grupos clásicos de guitarra, pero… ¿De qué álbumes hemos hablado mientras hacíamos el disco? No recuerdo en lo que estaba pensando mientras grabamos. En cualquier caso, echando la vista atrás no me preocupan tanto las referencias o influencias como el resultado y lo que hemos conseguido.

¿Cómo ha sido el proceso de creación del álbum en lo que respecta a su composición y grabación? Martin, cuando tú escribes las canciones… ¿las presentas a la banda y seguís ese camino?

Martin: En primer lugar, escribimos todas las canciones antes de entrar al estudio.

Mads: Creo que las canciones del álbum se escribieron a lo largo de dos años.

Martin: Probablemente las empezamos a escribir justo después de lanzar el EP de 2015. El proceso de composición es que alguien aparece con una idea, entre todos decidimos qué camino tomar y luego yo escribo una letra que llevo a la banda y se acaba entre todos.

¿Creéis que haber firmado con Fat Possum Records y compartir sello con gente como Spiritualized o Band of Horses os ha influenciado?

Martin: No creo que sea algo que nos haya afectado. Por mi parte no sentí ninguna presión extra.

¿Y cómo conseguisteis fichar por un sello como Fat Possum?

Mads: Estaba este tipo… Steven, de Londres, que también tiene un sello y era fan nuestro desde siempre. Lanzamos un single en su sello y como él también trabaja para Fat Possum nos llevó hasta allí. Fue nuestro enlace.

Esto me hace pensar en algo. ¿Cómo es para una banda danesa exportar su música? Diría, a bote pronto, que a nivel mundial estáis vosotros y MØ.

Martin: Si en Dinamarca sólo escuchásemos música danesa y no la exportásemos sería algo muy aburrido, porque hay pocos habitantes en el país y siempre estaríamos tocando en las mismas ciudades: Aalborg, Århus y Copenhague. Estamos muy agradecidos de que nos reconozcan más allá de nuestras fronteras.

De hecho, habéis tocado este verano en un festival japonés compartiendo cartel con Liam Gallagher, Phoenix y Justice, entre otros. ¿Qué creéis que tenéis vosotros entre el resto de bandas de Dinamarca para haber tocado ahí?

Martin: Diría que hacemos mejor música que el resto de bandas, siendo sincero. Creo que lo que hacemos es más honesto que mucha música que se estrena actualmente. Es algo difícil responder a esto… Tal vez resultamos llamativos y exóticos, tal vez nos escuchan porque no sonamos daneses.

Hablando de honestidad, es algo que se ve en vuestras letras. Habláis del paso del tiempo, la evolución de una persona, la vida en general…

Martin: En el álbum las letras vienen a ser un complemento de la música, no se priorizaron tanto como la música. No suelo pensar mucho en las letras, aunque obviamente intento escribir algo honesto siempre.

En el álbum las letras vienen a ser un complemento de la música, no se priorizaron tanto como la música.

¿Cómo le sienta la fama internacional a una banda tan joven como la vuestra?

Mads: Nunca había pensado en eso, sólo cuando me encuentro en la situación y es algo raro [Risas]. Es muy difícil entenderlo.

Martin: Es muy abstracto, me cuesta mucho trabajo imaginarme la cantidad de personas que nos escuchan más allá de Dinamarca. Por ejemplo, sentarme ahora contigo, que eres de España… Que nos conozcan en España no es algo que tenga registrado. No tengo ningún modo de saberlo tampoco. Creo que los momentos en los que me he sorprendido más ha sido en Japón, por ejemplo, ver a tanta gente que se sabía nuestras canciones.

Me gustaría saber vuestros planes a corto-medio plazo. ¿Tenéis intención de volver a entrar al estudio?

Mads: Eso es.

Martin: De hecho, hemos escrito muchas canciones. Tenemos casi suficientes como para un nuevo álbum. El plan es grabar este año para lanzar nuestro segundo elepé el año que viene, aunque a saber como acaba. Pero sí, estamos viviendo un momento en el que tenemos mucha creatividad.

¿Cómo es la escena musical danesa? ¿Tenéis algún grupo favorito o que destacaríais?

Martin: Pues no lo sé, no escucho mucha música danesa quitando la pequeña escena de bandas con las que crecimos. Se me ocurren Iceage por ejemplo. Pero quitando estos grupos, pienso en artistas más antiguos, como The Savage Rose, o este grupo menos conocido de hace un tiempo que se llamaba Superheroes, que eran muy buenos.