Granada. 18:00h. El sol cae como un rayo sobre la ciudad e impide cualquier actividad. Puede que sea uno de los días más calientes del año. No sólo por la temperatura: Apartamentos Acapulco van a telonear a una banda internacional, Él Mató A Un Policía Motorizado, en su casa: la sala Planta Baja.

Como muchos grupos de mi ciudad, Apartamentos no tienen un sitio ‘mejor’ donde tocar. Yo recuerdo la primera vez que fui pensando que sería una sala como las de Madrid, para llevarme la sorpresa de que casi parece un almacén reconvertido a escenario. Pero es lo que hay y, a mucha honra, es un sitio mítico en la escena granadina. Una sala que resurgió cual ave fénix (literalmente porque se quemó el pasado año) y que reabrió sus puertas con un gran concierto de bienvenida en el que se juntaron Los Planetas, Lori Meyers, Niños Mutantes, Napoléon Solo, El Niño Garabato (grupo de Pitos, de 091), Lagartija Nick y casi todos los que alguna vez tocaron allí, incluidos los propios Apartamentos Acapulco.

Muchos de estos grupos han sido referentes para los granadinos, una banda que bebe del noise más tradicional, aportando letras en castellano y una gran combinación de elementos: el teclado y la voz angelical de Angelines, las guitarras shoegaze de Ismael y la veterana batería de Pedro Velardo. Una mezcla que ha ido creciendo con el paso de los EPs (hasta 3) antes de terminar de explotar en su primer largo: “Nuevos Testamentos”.

Teníamos claro que no íbamos a llegar al disco hasta que no tuviésemos dinero para hacerlo porque somos un grupo que desde el comienzo nos autogestionamos”, explican. Y se lo han tomado con calma para firmar 11 canciones que han sido uno de los mejores debuts de este año.

Nunca me acuerdo de lo que hablo antes de darle al REC.

Ismael: Es un problema. Te decía que nos lo pasamos de puta madre en el Contempopránea porque es un festival un poco diferente al concepto de festivales en el que nos estamos moviendo nosotros o de lo que se mueve a nivel nacional. Es una cosa mucho más pequeña con un público muy selecto, que se preocupa de apoyar a los grupos emergentes, al igual que el propio festival, apostando por grupos nacionales que también creen que tienen que tener un sitio ahí y por eso el cartel se sale un poco de la norma. Además, nos encanta porque cuidan mucho el aspecto sonoro, la música, que suene bien… y creemos que gracias a esta posibilidad tuvimos la suerte de hacer uno de los mejores conciertos hasta el momento.

Para los que no os conozcan. ¿Quién o qué son Apartamentos Acapulco?

Ismael: Apartamentos Acapulco somos un grupo de amigos que nos juntamos para hacer música y lo que nos gusta. Un poco por convicción y un poco por necesidad. Nuestras facultades musicales no se adaptarían a otro estilo de música que no fuera el shoegaze o el noise pop, porque con dos acordes y con un montón de pedales eres capaz de hacer que una guitarra suene. Aquí ninguno somos virtuosos [Risas] excepto el batería que sí.

¿Pero os mola ese sonido?

Ismael: Claro, es lo que hemos mamado desde pequeños y si cantase bien y tuviese la voz de James Brown pues a lo mejor haría soul. Pero no la tengo, así que hay que sacar partido a tus posibilidades. Cuando empezamos no sabíamos muy bien etiquetarnos hasta que nos explicaron que lo que hacíamos era shoegaze…

Pedro: Todo el mundo mirándose los zapatos, chiquillo… [Risas].

Tenemos la intención de que Apartamentos Acapulco sea un proyecto de futuro.

Bueno, sí que es cierto que en canciones como “Qué quieres de mí” os sale esa vena shoegaze a lo My Bloody Valentine…
[En este momento nos interrumpen los de Planta Baja preguntando cuánto tocan. Como decía, esta noche están aquí para hacerles de maestros de ceremonias a los Él Mató y el repertorio tampoco puede ser muy extenso. Ismael le pregunta al guitarrista del conjunto argentino cuánto tienen de reper y al final acuerdan que los locales tocarán 40 minutos.]

Ismael: Sí, My Bloody Valentine es una de nuestras referencias. De hecho, hay una canción del primer EP que se ha quedado un poco escondida o incluso olvidada, que se llama “A”. Y esa es la más My Bloody Valantine que he compuesto.

Pedro: Dejamos de tocarla de repente y no sé por qué…

Ismael: Pues porque no sonaba como queríamos, no voy a entrar en detalles ahora, Pedro. [Risas]

Si quieres entra…

Ismael: No funcionaba tan bien como queríamos. Pero lo que venía a decir es que somos muy fans de estos grupos. También de The Jesus and Mary Chain, Slowdive, Ride… la columna vertebral del shoegaze, vamos. Nos gustan también muchos otros grupos que se alejan de este estilo, pero nos hemos movido más por ahí.

Y todas esas influencias han dado para 3 EPs… ¿Ha sido por convicción o por falta de apoyos para grabar antes el LP?

Ismael: Empezamos a sacar canciones poco a poco de manera muy casera porque nos salía de forma muy fácil. Incluso producíamos nosotros mismos las copias y creíamos que esta era la mejor manera para ir creciendo y que la gente nos conociera más.

Pedro: Hoy en día… ¿Quién hace un LP? ¿Qué grupo se come un disco de 12 canciones?

Ismael: Teníamos claro que no íbamos a llegar al disco hasta que no tuviésemos dinero para hacerlo porque somos un grupo que desde el comienzo nos autogestionamos con el dinero que generamos y los EPs los grababa yo en casa de manera totalmente artesanal, con un micrófono y un portátil, hasta que con los bolos que fuimos haciendo tuvimos dinero suficiente para meternos en un estudio y grabar el primer LP, con los medios necesarios para grabar un disco.

Hablemos sobre ese LP. ¿J tuvo algo más que ver? Tenía entendido que había sido el productor.

Ismael: No. Tuvimos la suerte de que J se interesó en el grupo y nos ofreció su estudio. Ahí empezamos a movernos por los caminos que se movían ellos en cuanto a técnico de estudio, para elegir uno entre los que solían trabajar con ellos. Al final elegimos también el que mejor precio nos hacía [Risas] entre otras cosas. Pero bueno, era un chaval que ya conocíamos, Jaime (Beltrán) de Pájaro Jack.

Pedro: Teníamos mucha confianza en él y conectamos muy bien. Teníamos muchos puntos musicales en común.

Ismael: Ahí empezamos a trabajar en un disco que al final acabó con once canciones, de las cuales cinco o seis son totalmente nuevas porque las escribimos para el disco. Y también quisimos coger varias de nuestros EPs. Canciones con las que habíamos crecido como grupo, como “Bing-Bong” que fue la canción con la que ganamos el premio de Disco Grande en Radio 3.

Pedro: O “Scarlett”, que merecía ser regrabada.

Ismael: Eso es, queríamos que estuvieran en nuestro primer vinilo físico y bien editado. Pero vamos, que ‘el productor’ hemos sido nosotros. Jaime nos aconsejó que intentásemos grabar el disco de la manera más parecida a como grabábamos los EPs en casa. Como yo autoproducía los discos al final acabamos siguiendo esa línea, pero claro, adaptándonos a los nuevos medios y posibilidades del estudio. Él hizo su labor de técnico de sonido y nos echó una mano, pero el disco lo hemos producido nosotros, no hemos tenido un productor como tal.

“Scarlett” es como el himno del grupo. ¿Es vuestra favorita?

Ismael: Yo no puedo elegir canciones favoritas porque serían todas. Sí que es verdad que “Scarlett” es la que más se corea en los conciertos, pero para mí son todas especiales. “Romance de verano” es una de las nuevas canciones que aún no hemos utilizado como single ni hemos grabado vídeo con ella, pero creemos que es muy buena. O “Nueve esferas”, que fue de las primeras que sacamos, pero con las que más disfrutamos a la hora de tocar. O canciones del primer EP que no están en el disco pero que siempre tocamos…

Pedro: Son como nuestros hijos. No puedes elegir una favorita. Todas tienen algo.

La acogida del primer disco ha sido muy buena. ¿Ya estáis empezando a pensar en el segundo?

Ismael: Eso no para nunca. Desde que sacas un disco, al poco tiempo empiezas a hacer cosas. Si se te ocurren canciones pues vas adelantando trabajo. No quiero hablar de plazos ni nada de eso, pero siempre estamos trabajando. Tenemos la intención de que Apartamentos Acapulco sea un proyecto de futuro. No de sacar un disco y ya. Cuando nos apetezca lo haremos, pero seguimos trabajando en ello todos los días.

¿Os marcáis alguna meta?

Ismael: No. Bueno, a ver. Nuestro sueño es vivir de la música, pero sabemos que es muy complicado.

¿Se puede?

Ismael: Sabemos que hay grupos que viven de la música.

Pedro: Cuatro o cinco. [Risas]

Ismael: Nosotros, desde luego, no. Seguimos con nuestros trabajos y nuestros quehaceres, hijos…

Aunque en Granada hay mucha escena.

Ismael: Es el agua. [Risas]

Pedro: El agua de la montaña, de Sierra Nevada.

Ismael: Hay un dicho por ahí de Antonio Arias que decía que el agua trae unos iones que nos convierten a todos en artistas [Risas]. Yo tengo ya mi propia teoría y con todo lo que estamos viajando… y creo que Granada inspira. Es una ciudad muy bonita. Esto intentando ser objetivo. Favorece el arte vivir rodeado de la Alhambra y de una ciudad tan especial.

¿Granada ciudad del rock o Granada ciudad del indie?

Ismael: Ha habido mucha polémica, pero yo todos los proyectos que apoyen a la música o por lo menos que lo intenten me parecen bien. Pero nunca llueve a gusto de todos y es muy fácil criticar… Pero en general todo lo que apoye a la cultura a mí me parece bien. De hecho, han contado con nuestro apoyo cuando lo han necesitado. Es un tema espinoso… hay muchas críticas, pero imagino que los fines de esa iniciativa serán buenos, sin ánimo de lucro y con el fin de apoyar a la música.

Hablemos ahora del concierto de esta noche. ¿Qué significa para vosotros tocar con Él Mató A Un Policía Motorizado?

Ismael: Hoy es una noche muy especial. Venimos de hacer un montón de festivales y de tocar fuera de Granada y teníamos muchas ganas de volver y tocar con nuestra gente y sobre todo de volver a Planta Baja. Es nuestra sala, nuestro sitio, nuestro escenario, donde empezamos y donde nos han visto crecer. Y si encima le sumas que tocamos con uno de nuestros grupos de cabecera, por los que un día empecé a hacer canciones pues… La noche va a ser larga…

Gracias a Él Mató hay también una nueva ola de grupos argentinos: Las ligas menores, Mi amigo invencible, El cómodo silencio de los que hablan poco, Temporada de tormentas…

Ismael: Sí. Igual que ocurrió en su día en España, que se creó una escena con el peso de un grupo como Los Planetas, con muchos grupos que, lo digan o no lo digan, han nacido a base de la herencia que han dejado el que creemos que es el grupo más importante de indie en español de todos los tiempos. Pues con ellos ha ocurrido igual en Argentina. Ha surgido una nueva ola a su alrededor con un sonido y con una manera de hacer las cosas. Y creo que se ha creado una nueva ola gracias a su música y a sus canciones. Y han dado un empujón a grupos como Bestia Bebé, Ligas menores y unos cuantos más. Es Angelines la que se los sabe y a veces me los pone. Estuve escuchando el otro día a Eladio y Los Seres Queridos.

Pedro: Pero esos son españoles [Risas]. Yo conozco a Suárez también, que han bebido mucho de esa música.

[Aparece en escena el guitarrista y el bajista de Él Mató A Un Policía Motorizado. Como veis, esta es una entrevista con algunas interrupciones.]

Ismael: Vaya carica traemos, ¿eh? [Risas]

¿La noche fue larga?

Ismael: Un poco. Salimos ayer con ellos por aquí y bueno… ¿Por dónde íbamos? [Risas]

Hablábamos de la influencia de Él Mató y Los Planetas. ¿Sois planeteros?

Ismael: Nosotros venimos más de los grupos que hablábamos antes que de Los Planetas. Pero, claro, Los Planetas venían de ahí, de Slowdive, de The Jesus and Mary Chain, que es un grupo que también suelen nombrar Él Mató y que de alguna forma nos conecta. Luego nosotros evidentemente si te gusta esa música acabas llegando a Los Planetas. Somos de Granada y lo tenemos muy fácil. Y encima ellos nos han apoyado, nos han cuidado y nosotros siempre diremos que nos gustan Los Planetas.

Granada es una ciudad que inspira, favorece el arte.

Para terminar, siempre me he preguntado de dónde viene vuestro nombre…

Ismael: Pues un día pasábamos por unos apartamentos que hay en Torrenueva, un pueblo de la costa granadina (yo soy de Carchuna). Y teníamos unas cuantas canciones que yo quería subir a las redes pero no teníamos nombre. Así que pasamos por los Apartamentos Acapulco y nos gustó. Y ya está.

Ahora unas preguntas cortas: ¿Un grupo referente en este momento para vosotros?

Ismael: Él Mató A Un Policía Motorizado.

¿Un artista emergente al que no le vais a perder la pista?

Ismael: Cala Vento. Es uno de los pocos grupos a los que aceptamos que digan que son mejores que nosotros [Risas]. Y en Granada siempre salen proyectos interesantes. Por ejemplo, las chicas de MOJØ, que ganaron un concurso de emergentes.

¿Un disco en español?

Ismael: Pues el de las Ligas Menores. O Kill Kill!, un grupo gaditano con el que tocamos y nos regalaron el disco. Lo pusimos en el coche y ya no ha salido desde hace tres meses.

Pedro: Yo estoy alucinando últimamente con Él último vecino y Los Ganglios.

¿Un disco internacional?

Ismael: El último disco de Slowdive. O alguno de Beach House, que es uno de nuestros grupos de cabecera. De hecho, nadie nos relaciona con ellos, pero es uno de nuestros grupos favoritos, nos hemos llegado a comprar teclados por ellos, porque nos encanta su sonido. También Cigarettes After Sex, Alvvays, The Pains of Being Pure at Heart…

Recomendadnos una película.

Pedro: Pulp Fiction. O cualquiera de Tarantino.

Ismael: Langosta. De hecho, me marcó tanto que al día siguiente me puse a escribir algo y la canción número nueve del disco se llama “Langosta” por esa película.

La canción que os hubiera gustado componer.

Ismael: “Allison”, de Slowdive.

Pedro: “No Surprises”, de Radiohead.

Pedro Ernesto: Yo me voy por el grupo de aquí: “Yoni B”.