Alex Cameron publica este viernes su segundo álbum de estudio, sucesor del irregular “Jumping The Shark” (2016). Para concebirlo se ha rodeado de nombres como Angel Olsen, quien colabora desde la sombra en el primer adelanto “Candy May” y firma un dueto en la sensacional “Stranger’s Kiss (Duet with Angel Olsen)”. Pero no se queda ahí, ya que este tercer adelanto “Runnin’ Outta Luck” ha sido compuesto junto a nada menos que Brandon Flowers de The Killers (y quizás ahí radica ese punto extra de azúcar que no parece sentarle nada mal a la canción) y el saxofonista Roy Molloy. Por si fuera poco, Jonathan Rado de Foxygen adquiere un papel protagonista encargándose de guitarra, bajo y teclados, mientras que Kirin J. Callinan también toca la guitarra.

Sobre esta colaboración con Brandon Flowers el australiano ha comentado:

La mayoría de las veces Roy [Molloy, saxofonista] y yo tenemos alrededor de 80 dólares en nuestra cuenta bancaria dedicada para el trabajo. Buena cifra, porque te hace saborear cada huevo de la tortilla. Recuerdo que habíamos tocado en Tallahassee [Florida] para unas siete personas, y nos dirigíamos a Atlanta para coger un vuelo. Estábamos un poco dispersos. Roy agarraba el volante mientras yo comía mis M&M’s de cacahuete. Entonces mi teléfono vibró en mi bolsillo, pero no fue ninguna notificación sobre terrorismo ni otro desnudo en mi Instagram. Era un correo electrónico de Brandon Flowers.

Nos tomamos unos dos meses fuera de la ecuación y Roy y yo nos encontramos viviendo en Palms Resort, Flamingo, fuera de la zona de Las Vegas. Estar lejos de ser millonario no significa que no puedas vivir como un millonario y el éxito no siempre depende de la buena suerte, también puede deberse a la mala suerte de otras personas. Brandon estaba en un lío con sus letras y nosotros estábamos en un lío con nuestra problemática de nunca haber logrado ni de cerca un hit para la radio.

Forced Witness” se edita este próximo viernes 8 de septiembre a través de Secretly Canadian.

Puedes escuchar y ver el videoclip de “Runnin’ Outta Luck” (dirigido por Nick MacMahon y rodado en Hastings, Inglaterra) a continuación.