Fotografía: Chris Hyde (Getty Images)

En una nueva entrevista con Rolling Stone, Dave Grohl ha dado más detalles sobre ese nuevo álbum de los Foo Fighters titulado “Concrete and Gold”, que se publicará el próximo 15 de septiembre a través de Roswell/RCA y el cual incluirá varias canciones que ya han sonado en directo, además del primer y abrasivo single oficial “Run”.

De este modo, Grohl comenzó explicando los inicios de la composición de “Concrete and Gold” tras el proceso de recuperación que tuvo que llevar a cabo para recuperarse de su rotura en la pierna sufrida durante un concierto de la banda en Suecia:

No creo que estuviera muy inspirado al principio. Simplemente sentí que estaba atrofiado creativamente y tuve que empezar a hacer ejercicio para despertar el músculo. Después de tal vez 12 o 13 ideas, se las envié a los chicos y pregunté: “¿Estoy loco? ¿O es esto un disco?”. Ellos respondieron: “Ambas cosas”.

Seguidamente, explica la motivación lírica del compacto, tras establecer un alquiler en Ojai (California) a través de Airbnb:

Me llevé una caja de vino y me senté en ropa interior con un micrófono durante unos cinco días, sólo escribiendo. Sucedió en el momento perfecto, me inspiré por lo que estaba pasando en nuestro país (políticamente, personalmente, como padre, como estadounidense y como músico). Había muchas cosas sobre las que escribir.

Después del ambicioso proyecto con “Sonic Highways” (2014) en lo que respecta a grabar en diferentes estudios de diversas ciudades, detalla:

Los dos últimos álbumes los grabamos intentando salir de nuestra zona de confort [“Sonic Highways” se grabó en diferentes estudios alrededor de Estados Unidos y “Wasting Light” (2011) en su propio garaje]. Pensé entonces: “¿Qué es lo más extraño que esta banda puede hacer en este momento?”. Y luego me di cuenta de que era simplemente ir a un estudio y hacer un puto álbum como una banda normal.

Posteriormente, entablando su colaboración con Greg Kurstin, el propio productor confiesa: “Era como si Dave estuviera describiendo una odisea de heavy metal del “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” de los Beatles”. Entonces Grohl aclara:

Pensé, OK, puedo ocuparme de la parte más heavy. Si él [Kurstin] pudiera encajar el sonido de The Bird and The Bee [banda de Greg Kurstin] sobre estos riffs masivos, entonces habremos hecho el álbum que siempre he querido hacer, porque amo la ‘Seventies AM Gold Radio’ y también me encanta una banda como Motörhead.

No han sido pocos los que arquearon sus cejas al relacionar el nombre de uno de los productores del pop contemporáneo más exitosos (para bien y para mal) con una banda de marcado carácter rock como Foo Fighters, pero Dave dejó bien claro cuáles han sido las colaboraciones (Shawn Stockman de Boyz II Men con cuya voz simularon un coro de 30 personas, Inara George de la propia banda The Bird and The Bee, el saxofonista Dave Koz y Alison Mosshart de The Kills y The Dead Weather) y cuáles no (Lady Gaga, Justin Timberlake, Shania Twain, Adele o Taylor Swift). Eso sí, alguna se queda sin descubrir por el momento.

Para acabar, Grohl confesó que se siente rejuvenecido una vez el disco está terminado y que quiere acabar otra temporada de su serie con HBO. Además, bromeó:

Le presté el trono a Axl Rose porque se rompió el pie hace un tiempo y fui a un concierto a verlos. Era la primera vez que acudía como público viendo a alguien actuar sobre esa cosa, y pensé: “Es la idea más ridícula del mundo”.