No hace falta ver más de cinco minutos de un concierto de los Lemon Twigs para entender que los hermanos D’Addario son lo más extravagante, psicodélico y encantador que verás en mucho tiempo. Michael y Brian, apenas rozando la veintena, han conseguido cosechar un tremendo éxito con su álbum debut “Do Hollywood”, un trabajo en el que arrojan todas sus influencias al caldero para crear un extraño híbrido a medio camino entre MGMT y Badfinger que no deja a nadie indiferente. Pero más allá de las comparaciones, lo que destaca de estos dos hermanos es su magnífica visión musical, la misma visión que les valió el interés de Jonathan Rado de Foxygen y que les ha llevado a actuar alrededor de medio mundo.

Pantalones de campana, camisas de chorreras y zapatos de punta. Encerrados en una cápsula del tiempo, Michael y Brian parecen llegar a los sitios en un Delorean desgastado dejando surcos de fuego en el asfalto, directos desde los setenta. La verdad, sin embargo, no es tan fantástica. Los Lemon Twigs viajan, como cualquier grupo primerizo, en una furgoneta de gira poco preparada para entrevistas. La cobertura del teléfono de Brian es precaria, algo a lo que no ayuda el intenso chaparrón y su ruido ensordecedor, que apenas le permite oírme. Le pregunto que dónde está, pero me dice que no tiene ni idea. La vida de gira. Supongo que estará hasta las narices de entrevistas, pero la verdad es que me trata de lujo.

Suponía, erróneamente, que después del año que lleváis os estaríais pegando un merecido descanso, pero ha sido meterme en vuestra página y darme cuenta de mi error: Montreal, Suiza, Alemania, Australia….

Lo sé, es completamente ridículo. La verdad es que estamos preparados para pasar al siguiente nivel una vez terminemos de girar, pero nos dimos cuenta de que la oportunidad que estos festivales de verano suponían era demasiado buena como para dejarla pasar. Hasta ahora ha sido divertido. Estresante a veces, pero divertido.

Puedo ver el conflicto. Como podrás imaginarte, yo nunca lo he experimentado por mí mismo, pero puedo entender lo tedioso que tiene que ser levantarse en Suiza un día y en Bélgica al siguiente, incluso aunque te alegres de ser capaz de tocar y ver la recepción del público.

Sin duda este estilo de vida no es para todo el mundo. Ni siquiera estoy seguro de que sea para mí. Supongo que ahora, en retrospectiva, puedo decir que nos lo podríamos haber tomado con más calma, pero también es bueno trabajar ahora para no tener que hacerlo después, cuando nos falte la energía.

Estaba pensando en lo rápido que pasa el tiempo. Parece que fue ayer cuando salió vuestro álbum y de hecho ha pasado casi un año, lo que no deja de sorprenderme teniendo en cuenta que en ese tiempo habéis pisado suelos que la mayoría de artistas sueñan con pisar a lo largo de toda su carrera. Desde Jimmy Fallon hasta Coachella, todo menos de un año después de vuestro debut. ¿Cómo se vive el éxito?

Es genial, por supuesto. Me siento muy afortunado de poder tener la oportunidad de tocar en todos estos sitios. Probablemente estar en el estudio y grabar otro álbum sería más gratificante a un nivel personal, pero eso no quita para que seamos conscientes de lo afortunados que somos de estar en la carretera y disfrutar de una gran recepción. Aun así, he de decir que escribir y componer es algo que me da mucha felicidad y me está costando mucho encontrar tiempo y espacio para hacerlo mientras estoy en la carretera.

Hay algo que no puedo pasar por alto. Hace poco descubrí unos vídeos que eran puro oro. Estoy hablando de Member of the Press, el grupo adolescente que precedió a The Lemon Twigs y que versionaba canciones de My Chemical Romance (interesados busquen en YouTube). Me da mucha curiosidad saber cuándo ocurrió el salto musical de My Chemical Romance a vuestro sonido actual. Ambos coincidiremos en que hay poco de su sonido en vuestra música…

Desde que éramos pequeños siempre hemos tenido un gusto muy amplio. Muchas veces nos da por escuchar grupos y pasamos diferentes fases, algo que se notaba a la hora de escribir, ya fuera intentando sonar como My Chemical Romance o como Pink Floyd, Flaming Lips o MGMT en nuestra primera maqueta. Al final nuestro estilo de verdad ha llegado cuando hemos dejado que fluya natural y nos hemos olvidado de querer sonar como alguien concreto. Nuestro sonido es un reflejo de lo que hemos escuchado siempre, más allá de esas fases de las que hablaba. Grupos como los Beatles o los Beach Boys son lo que hemos escuchado desde pequeños y es inevitable que eso acabe transpirando en nuestra música.

Fotografía: https://www.vice.com/
[La conexión se vuelve a cortar de nuevo, esta vez para no volver, por lo que le propongo retomar la entrevista cuando puedan parar en alguna gasolinera. A la media hora vuelvo a recibir una llamada. Brian me saluda y puedo escuchar a Michael en el fondo cantando a todo pulmón].

Venimos del festival de Jazz de Montreal y Michael está emocionado porque ayer se puso a improvisar en un micro y le salió algo bastante decente. Lleva cantando todo el día.

Retomando la conversación, sólo quería decir que me parece muy interesante saber de todas estas influencias, porque cuanto más sé más detalles puedo extraer de vuestra música.

Sienta bien saber que se reconocen otras influencias de las que no se habla tan a menudo. Al fin y al cabo, siempre hemos sido muy honestos con nuestro origen musical. Podríamos haber negado todo y decir que no escuchamos ninguna otra música, pero sería muy hipócrita, ya que gran parte del proceso de composición se basa en robar ideas de los grupos que escuchas. Quien niegue eso se miente a sí mismo. Me molesta cuando la gente no es capaz de ir más allá de la superficie y quedarse en el hecho de que sonamos como tal o cual.

Gran parte del proceso de composición se basa en robar ideas de los grupos que escuchas. Quien niegue eso se miente a sí mismo.

Te entiendo, una de las cosas que me hice prometer a mí mismo antes de esta entrevista es que iba a intentar evitar hablar de revival a toda costa porque creo que es injusto que la gente sólo os vea como una copia o un grupo tributo, especialmente cuando habéis puesto un sonido tan interesante y original sobre la mesa.
Por cierto, hablando de influencias, ¿cómo se siente al haber influenciado a los mismísimos Foxygen en su último disco? Estaba escuchándolo y no podía dejar de pensar en vosotros.

Sí, fuimos parte de la banda en el proceso de grabación y la verdad es que fue una gran experiencia. Yo toqué bajo, piano y otros instrumentos. Michael toca la batería a lo largo de todo el álbum. Amamos el material desde el principio y sin duda lo disfrutamos mucho. Sienta bien saber que eso se nota a un nivel musical, que dejamos nuestra huella. La verdad es que creemos que es lo mejor que han hecho nunca y estamos contentos de ser una parte de ello.

Cambiando de tercio, te quería preguntar ahora por vuestra relación como hermanos. Es obvio que tenéis una gran química, pero estáis viviendo una situación muy diferente a cualquier cosa que hayáis experimentado antes, no sólo a nivel profesional sino también a nivel creativo y personal. ¿Cómo se lleva la presión? ¿Os asusta la maldición de los hermanos?

Creo que nos necesitamos demasiado. Nos gusta mucho pasar tiempo juntos. Michael es mi mejor amigo y estoy muy contento de poder compartir esta experiencia con él. Eso no quiere decir que no nos peleemos, pero siempre hay progreso. Ahora mismo puedo decir que hemos superado muchos de los problemas que encontramos cuando empezamos a girar. Nos respetamos muchísimo mutuamente y normalmente nuestra relación es muy fluida. Si hay pelea se resuelve al poco tiempo.

A un nivel creativo, ¿habéis considerado tomar caminos separados? Por lo menos por un tiempo. Un poco de aire fresco siempre viene bien.

Hasta cierto punto siempre estamos haciendo cosas por separado e incluso en nuestra música nos damos un espacio individual que creo que se puede ver en el álbum. No sé si acabaremos haciendo un álbum en solitario, pero creo que de hacerlo siempre tiene que haber una razón detrás. Es algo que tiene que venir a ti, tener un sentido. Ahora mismo Michael tiene muchas canciones que suenan a puro Rock and Roll, mientras que yo estoy dando un giro hacia un sonido más electrónico. No sé si acabará materializándose en un álbum. Todo se verá. El caso es que no nos sentimos amenazados, porque sabemos distinguir entre lo que es nuestro y lo que es del grupo.

O sea que te gusta la electrónica. Parecéis ser el típico grupo encerrado en un nicho muy concreto de música, pero en realidad sois muy versátiles. No dejáis de sorprenderme. Sorpréndeme con artistas actuales de referencia.

Bueno, creo que ya he dicho esto en alguna ocasión, pero me gusta bastante lo típico: Kanye, Kendrick Lamar… incluso Eminem, que puede que sea el más sorprendente de todos. No sé, mi proceso se parece mucho al de cualquiera. Suelo escuchar lo que llega a mis oídos, cosas de las que se habla y que se califican como buenas. Clásicos modernos de los que todo el mundo habla, por decirlo de alguna manera. Intento escuchar sólo lo mejor, siempre intentando llegar a todos esos discos clásicos que todavía no he escuchado. Luego hay un poco de todo. Hay períodos en los que me da por escuchar a The Killers porque los escuchaba cuando era más joven y me gusta revalidarlos de alguna manera. Supongo que eso sorprende también.

Os gusta bastante el cine, ¿verdad?

Lo cierto es que no soy tan fanático como te podrías imaginar. Michael sí que lo es. Le dedica mucho tiempo al cine y normalmente pasa su tiempo en hoteles y demás viendo películas. Le encantan las películas animadas clásicas de Disney. No nos llamaría frikis del cine, pero sí que sabemos apreciarlo.

Mi pregunta viene a raíz de vuestros videoclips, ya que me parecen geniales desde un punto de vista cinematográfico. De algún modo os las habéis apañado para trasladar vuestra música al plano visual sin perder ni un ápice de matiz. Ver uno de vuestros vídeos es exactamente como escuchar una canción.

Sí, bueno, por supuesto tiene mucho que ver con los directores encargados de realizar los vídeos, pero siempre intentamos dejarles claro lo que no nos gusta. En el último vídeo estuvimos presentes en todo el proceso e incluso en detalles específicos como saturación y demás. En el fondo lo único que queríamos era hacer un vídeo que entretuviera. Ya que íbamos a hacerlo, queríamos algo que mereciera la pena y que fuera interesante.

Para terminar: Sexo, drogas y rock and roll… ¿alguna anécdota que se pueda compartir?

Argh, se me dan fatal estas preguntas… Bueno, el otro día compartimos cartel con Brian Wilson y su teclista y director musical, al cual conocemos desde hace ya gracias al Internet, nos invitó para conocer a la banda y a Brian. Llegamos tarde y habían empezado ya a tocar, pero tuvimos la oportunidad de ver a Brian desde el lateral del escenario y lo cierto es que fue increíble. Escuchar esas canciones que significan tanto para nosotros desde una distancia tan corta fue algo impagable y sólo posible gracias a lo que hemos hecho durante el último año. Tuvimos que irnos antes de que terminara para hacer entrevistas y no pudimos saludar, pero fue algo muy especial para mí y Michael. Sin duda uno de los mejores momentos de mi vida.

Compartir