Se hacen llamar Been Stellar, vienen de Birmingham (Míchigan) y tienen mucho que decir. Tras dos EPs estilísticamente variados en los que han ido soltando alguna que otra joya (imprescindible acercarse a “Drowning on a Cruise Ship”), buscando su sonido y depurando sus técnicas compositivas, recientemente se han lanzado a publicar “Sells Out”, su debut en formato de larga duración. Llamaron nuestra atención por su calidad musical, su frescura, su estilo fuertemente influenciado por Car Seat Headrest, su ambición musical y su juventud.

Los integrantes de este quinteto formado por Sam Slocum (voz y teclados), Skyler Knapp (guitarra solista), Michael Lynch (guitarra rítmica), Dominic Gould (bajo) y Miles Camiener (batería) llevan a sus espaldas tan sólo 18 primaveras, pero ya tienen el bagaje y las herramientas musicales suficientes como para lanzarse a la siempre complicada tarea de registrar un tema que va más allá de los 11 minutos sin morir en el intento. Hablamos de “Kyra (Skyler’s Skeleton)”, una maravilla musical como otras tantas que encontramos en dicho LP. Por su parte, “Kamikazes” se revela como una mezcla perfecta entre Will Toledo y The Strokes, al igual que otros temas de títulos tan llamativos y sugerentes como “Sinners in the Hands of an Angry God”. El tema homónimo, “Sells Out”, nos atrapa con su melodía, potencia y buen uso del falsete, mientras “Troubadour” nos sorprende en su segunda mitad con un rabioso ejercicio de punk rock que nos evoca a los Green Day seminales. Y, por si fuera poco, aún son capaces de experimentar e insertar extravagancias como “Motherboard Waltz”. Hablamos con Sam Slocum sobre ella, sobre los inicios de la banda, sus influencias y el álbum en general.

¿De dónde vienen Been Stellar? ¿Cuándo y cómo se formó el grupo?

El grupo se formó cuando conocí a Skyler, el primer año de instituto. Estábamos en bandas separadas en ese momento, pero rápidamente comenzamos a tocar música juntos, en mi sótano. Eso fue a finales de 2013 y principios de 2014. Hicimos algunas demos usando el teclado e incorporamos algunos samples, principalmente piezas de conferencias de Alan Watts, una técnica que utiliza una de nuestras bandas favoritas, Starfucker. Confeccionamos pequeñas maquetas durante todo el año escolar hasta que fuimos al Cabo Cod, en Massachusetts. Skyler vino con mi familia a una casa alquilada en el cabo, donde grabamos “Completely Serious”, nuestro primer EP. Aquí es donde el proyecto realmente despegó. Skyler y yo nos dimos cuenta de lo bien que trabajamos juntos y de la seriedad con la que ambos nos tomábamos la música. A partir de ahí continuamos grabando canciones en mi casa, usando una versión capada de Logic [software para la grabación y producción musical en Macintosh] y la aplicación Voice Memos de nuestros iPhones como micrófonos. Gradualmente hemos ido actualizando nuestro equipo y las formas en que grabamos.

Con el paso del tiempo han ido entrando nuevos miembros en el grupo. ¿Esto responde a motivaciones artísticas, a una necesidad para llevar las canciones al directo, a una manera de ampliar influencias, recursos sonoros…?

Después de terminar el primer EP sabíamos que queríamos tocar las canciones en directo. Teníamos dos amigos, uno de los cuales tocaba conmigo en otra banda y otro que sabíamos que podía tocar el bajo, y comenzó a ensayar. Ha habido varios cambios en el grupo, el más significativo fue la incorporación de Michael, que toca la guitarra rítmica. Él y yo tocábamos juntos en un grupo en la escuela intermedia, así que le pedí que se uniera a Been Stellar cuando nuestra música comenzó a estar más guiada por la guitarra.

Lo más importante que pensamos cuando estamos componiendo es en hacer música pegadiza pero inteligente. Me encanta cuando escuchas una canción pop que es más inteligente de lo que parece.

En vuestro primer EP, “Completely Serious”, versionabais a Radiohead (“You and Whose Army?”) y Pink Floyd (“Wish You Were Here”), mientras que en vuestro segundo EP, “Kenna”, os acercabais ligeramente al sonido de The Strokes, aunque también hay algo de The Who y su “Baba O’Riley” en temas como “Home”. Sin embargo, el LP tiene un estilo que recuerda mucho a Car Seat Headrest. ¿Esos cambios estilísticos son conscientes, buscáis un sonido determinado o jugáis con el sonido a ver qué podéis conseguir?

El sonido general de cada publicación ha llegado de manera natural. “Completely Serious” suena como dos niños de 14 años encerrados en una habitación con una guitarra acústica y un controlador MIDI. “Kenna” suena más elaborado, con más instrumentos reales y mejores composiciones. Supongo que “Sells Out” fue la primera vez que fuimos a por un sonido. Queríamos que fuera crudo, dejando atrás las baterías programadas y los instrumentos por software. Pensamos que esto permitiría que las canciones hablaran por sí mismas y no estarían tan abarrotadas de florituras, como vemos en “Kenna”.

¿Cuáles son vuestros referentes musicales?

Sobre todo estamos influenciados por Car Seat Headrest, The Strokes, Interpol, The Velvet Underground, Weezer y Fugazi.

Tengo entendido que el disco ha sido grabado en tu ático. ¿Cómo han sido las sesiones de grabación del álbum?

Las sesiones de grabación de “Sells Out” fueron una gran experiencia de aprendizaje. Grabamos y escribimos durante unos 15 meses. Durante ese tiempo jugamos con amplificadores de micrófono, baterías, usamos pedales de guitarra conectados al ordenador y otros reales, encontramos los efectos vocales adecuados… Ahora sabemos mucho más sobre grabación, creo que el próximo disco lo haremos mucho más rápido en lo que respecta al proceso de grabación.

¿En qué punto decidís que es el momento de dar el gran salto y os lanzáis a grabar un LP?

Después de dos EPs parecía lógico que el siguiente paso fuera un larga duración. Era obvio.

¿Qué esperáis de este disco?

Espero que la gente empiece a ver que somos capaces de hacer arte sustancial. Publicar un EP de 5 canciones es una experiencia fresca, pero no completa. Con “Sells Out” ponemos 15 meses de nuestras vidas en una obra musical. Espero que la gente vea eso y disfrute del producto final.

¿Qué temáticas van a encontrar los oyentes en las letras de “Sells Out”?

Las letras de “Sells Out” son casi completamente autobiográficas. El tema del álbum puede resumirse con el estribillo de la canción del mismo título: “No intento venderme, quiero cambiar, pero no sé cómo”. El álbum habla del concepto de venderse como persona. Se trata de querer ser diferente, pero sin parecer un idiota al hacerlo.

Publicar un EP de 5 canciones es una experiencia fresca, pero no completa.

Por eso “Sells Out” como título del disco…

El concepto de ‘venderse’ es algo que se ve en el instituto todo el tiempo. Las personas, incluido yo mismo, están cambiando constantemente quiénes son, tratando de ser algo que no son. Skyler y yo pensamos que era interesante llamar al álbum “Sells Out” porque es como: “¡Been Stellar, vendidos!”. Vamos a la universidad, vamos a ser personas diferentes de lo que somos ahora, somos unos vendidos en ese sentido.

¿Cómo ha sido la respuesta el público ante el lanzamiento del álbum?

Parece que a la gente le gusta. Estábamos nerviosos por lanzar un álbum tan diferente a lo que hemos hecho antes, pero estamos recibiendo una gran respuesta de nuestros amigos y fans. Es gracioso, el SoundCloud de nuestros compañeros de clase es como: Lil Uzi Vert, Playboy Carti, Been Stellar, Lil Yachty… Está guay exponer la música ante nuestros amigos, aparte de lo que escuchan en la radio.

Llama la atención la ambición musical en un grupo tan joven. En vuestros EPs anteriores ya se mostraba el gusto por la experimentación, algo que se ve muy bien en “Home”, por ejemplo, pero en “Motherboard Waltz” lleváis esa experimentación un paso más allá. Es la canción más extraña del álbum. ¿De dónde viene ese gusto por la experimentación? ¿Qué me podéis decir de esa canción?

Lo más importante que pensamos cuando estamos componiendo es en hacer música pegadiza pero inteligente. Me flipa cuando escuchas una canción pop que es más inteligente de lo que parece. Me encanta. “Motherboard Waltz” es, a buen seguro, el bicho raro del álbum. Extrañamente, también es la pieza central. Escribí esa canción el verano pasado y no tenía intención de que estuviera en el disco. En realidad quería quitarla, pero el resto de los chicos querían mantenerla. Siento que esa canción es un buen descanso que conecta la primera mitad del álbum con la segunda.

Vivimos en la era de la inmediatez, cada vez somos menos pacientes y hay una oferta musical apabullante, inimaginable. Cada vez se escuchan más los singles y menos los LP completos. Si tuvieras que convencer a alguien de que escuche el LP completo, o asista a uno de tus conciertos a partir de la escucha de una sola canción, ¿cuál elegirías y por qué?

Animo a la gente a escuchar todo el disco. Por supuesto, los singles van a conseguir la mayor parte de las reproducciones porque la gran mayoría no escucha nunca álbumes completos. Es mucho más probable que la gente escuche una canción de 3 minutos que un álbum de 46 minutos. Eso es así. A mí me encanta escuchar los álbumes completos y ver la visión entera de un artista, pero soy feliz cuando la gente escucha el single o el álbum.

¿Qué esperáis de la banda en el futuro? ¿Es sólo un divertimento u os gustaría poder vivir de la música?

Estar en la banda es lo más divertido que he hecho, pero sé que esto no es sólo algo divertido. Estoy muy emocionado por ver lo que haremos en el futuro.

Compartir