Fotografía: Kevin Winter (Getty Images)

Radiohead quieren seguir en la cresta de la ola. Desde que volvieran al ruedo el pasado 2016 publicando el notable “A Moon Shaped Pool” (uno de los mejores compactos internacionales del año en definitiva) y comenzaran a girar para presentarlo en los festivales más prestigiosos del mundo y en diferentes ciudades a lo largo y ancho del globo no han parado de entregar pequeñas cápsulas vitamínicas a los fans y medios que les han servido para permanecer en primera línea desde entonces, algo encomiable y no fácil de lograr en los tiempos de la inmediatez en Internet, seas Radiohead, Car Seat Headrest o Justin Bieber.

Ya antes de acabar 2016 primero re-subieron a las plataformas de streaming aquellos singles de 2009 “Harry Patch (In Memory Of)” y “These Are My Twisted Words” y seguidamente “Supercollider / The Butcher”. Pero es que durante este 2017 el asunto se ha descontrolado (para bien, por supuesto). Allá por febrero veía la luz un curioso estudio determinando cuál era la canción más triste de los de Thom Yorke y unos meses después anunciaban la tremebunda reedición de “OK Computer” por su veinte aniversario (publicada a finales de junio), de la que han extraído como nuevos singles con videoclip “I Promise” y “Man of War”.

¿Que quieres más? Pues, por ejemplo, puedes recrearte una y mil veces con los vídeos de “Creep” y “Karma Police” en Glastonbury publicados por la BBC o, ya que estamos, disfrutar del concierto completo de los británicos en la última edición de Coachella, porque los de Thom Yorke lo han distribuido oficialmente, al completo y en calidad profesional para todo el mundo a través de su canal de YouTube. Ojo, y según sus redes sociales prometen ir subiendo más conciertos recientes.

Esta publicación cobra especial importancia ya que es el primer directo que ellos mismos comparten desde que aparecieron en la plataforma (recordemos que Yorke comparó Google y YouTube con Alemania y los nazis en la Segunda Guerra Mundial) aproximadamente durante su etapa “In Rainbows”.

Solamente pedimos que no se le crucen los cables a Thom Yorke de nuevo y desaparezca todo.

Compartir