Fotografía: Loles García

Hora y cuarto. Es todo lo que necesitó Xoel López para poner al público al bailar y, de paso, hacer recuento de las muchas y buenas canciones que tiene. Fue el pasado jueves 29 durante el Festival Cultura Inquieta en un concierto muy especial titulado ‘Las favoritas de Xoel López’.

Antes, un intrépido Depedro había saltado al ruedo armado sólo con su acústica para caldear el frío ambiente con el que el cielo de Madrid recibió a los artistas y al público. El cantautor madrileño fue desgranando una buena colección de canciones que canturreaban los más acérrimos fans, mientras se iba llenando el recinto y una pequeña parte del público calentaba motores en los puestos de comida (y bebida) aledaños. Hay que reconocerle el arrojo y un buen tramo final que cerró con una muy coreada “Llorona” antes de dejar el escenario.

Poco después apareció Xoel acompañado de toda la banda. No se equivocaban mucho los que esperaban algo parecido a un regreso de Deluxe. El gallego apareció con muchos de los músicos que le han acompañado en sus 20 años de carrera, como por ejemplo la pareja formada por Tuli y Gato Charro, ahora vientos de Leiva, pero que demostraron que todavía se sabían los arreglos de su antigua banda. O como Charlie Bautista, que capitaneó el barco desde el mástil de proa tocando la guitarra.

Con este plantel de lujo fueron recorriendo una a una todas las paradas que han hecho en el corazón de la hinchada: empezando por “Historia Universal” y siguiendo con temas de otros tiempos como “I’ll See You in London”. Para completar el primer round la banda pisó el acelerador y tocó “Yo sólo quería que me llevaras a bailar” y “Hombre de ninguna parte”, clásicos de estos últimos tiempos en solitario de Xoel, antes de llegar al clímax con “Tierra”, en la que invitó a Depedro a unirse a la fiesta en un emotivo dueto (con duelo de guitarras incluido).

Con todos entregados, Xoel fue alternando épocas como quien se pone y se quita la chaqueta (cosa que hacía con su colección de guitarras), dedicándole una a “El cielo de Madrid”, más frío y nuboso que de costumbre, y pasando por varios éxitos de “Paramales” y “Atlántico”. Otro de los momentos cumbre fue ver a la banda cantando, una estrofa cada músico, “El amor valiente”, temazo de Deluxe, antes de encarar la recta final con “A Serea e o Mariñeiro” y por supuesto con “Reconstrucción”.

Aquí me di cuenta de que este nuevo show de Xoel está pensado específicamente para festivales, donde hay que darlo todo en el menor tiempo posible. Por eso, la banda tocó “De piedras y arena mojada” antes de ‘despedirse’ y comprobé incrédulo que sólo habían pasado algo más de 50 minutos de actuación. Por supuesto iban a volver, aunque primero lo hizo Xoel, acústica en ristre, para soltar una versión acústica de “Quemas” antes de terminar rescatando a la banda para tocar la canción que siempre cierra sus shows: “Que no”.

Y eso fue todo: un concierto corto, directo y al corazón. Con mucha variedad y con un medido timing para llegar al público sin abrumar. A los más fans se nos hizo algo corto, pero hay que reconocer que pocos músicos pueden aglutinar tan buena colección de canciones en tan poco tiempo. Mientras esperamos a que salga su tercer disco en solitario, “disfrutemos de cada instante de esta noche, como de las cosas que no vuelven más”.

Fotografía: Loles García
Compartir