Nora empezó en el año 2013 a hacerse un nombre en los circuitos de Madrid. Publicó su primer EP en 2016 y está defendiendo su proyecto por salas y festivales desde entonces. Su primer trabajo gira en torno a los sentimientos y las emociones, las aventuras de esta chica de Sabadell que un día decidió cambiar Barcelona por Madrid para progresar en su carrera. Nora es una chica profunda que hace canciones sencillas y nada pretenciosas, y justamente esto es uno de los pilares sobre los que se asienta su creatividad: la ausencia de pretensión. Ello, unido a una voz prodigiosa, dulce pero con fortaleza, hace que sea una de las grandes promesas del soul en nuestro país.

En su primer sencillo Nora nos habla de la soledad, el perdón y la despersonalización por el miedo a perder a alguien:

“I’m a fool, I only scream when nobody’s there
It is useless, I got too many things to say that won’t get to nowhere”

Actualmente, ya está ya trabajando en su álbum debut, en el que promete contar todo lo que le suceda con una sinceridad más cruda y directa, alejada de metáforas y dobles intenciones. Me reúno con Nora para hablar de lo humano de sus canciones y lo divino de su voz.

Buenos días Nora. En primer lugar muchas gracias por atender a El Quinto Beatle. Te has movido mucho por los circuitos musicales en los últimos años, pero, ¿cuándo viste que esto iba en serio?

El día que tuve la primera copia de mi disco en las manos. Hasta entonces había mucha ilusión, ganas y trabajo, pero es entonces, cuando recoges el CD, cuando el sueño se convierte un poco más en realidad. Para mí la música es una terapia que me sirve para contar todo lo que mis miedos me impiden hacer a nivel social, por ello intento que sea todo muy sincero. Todo esto es una descarga de adrenalina muy grande, que todo vaya tomando forma. También hay un miedo a exponerte, es un trabajo muy honesto y sincero.

Me comentabas antes, fuera de la entrevista, que hubo un cambio para ti que lo significó todo. Fue el hecho de moverte de ciudad, de Barcelona a Madrid.

Sí, me costó unos meses porque fue algo difícil. Tienes tu vida establecida y formada desde siempre, pero en el fondo sabes que ese no es tu lugar. Es la decisión de perseguir tus sueños o quedarte con tu vida. Llegó un momento en el que fui consciente de que ya no era un capricho, sino una necesidad.

Es la decisión de perseguir tus sueños o quedarte con tu vida. Llegó un momento en el que ya no era un capricho, sino una necesidad.

¿Por qué escogiste la música? Hemos oído que eres una artista integral, es decir, te dedicas a varias disciplinas y con buenos resultados.

Escogí la música porque es la forma de expresión artística que más me llena. Comencé con la fotografía a nivel amateur e hice algo de pintura en Barcelona con tinta china y acrílicos, pero lo dejé todo para centrarme en la música. Me siento mucho más realizada y más sincera en el mundo de la música, pero sí es verdad que hay veces que retomo la pintura para desconectar. Me gustaría hacer una exposición de algunos trabajos que tengo cuando termine los temas del nuevo álbum, que ya estoy componiendo.

¿Cómo es tu proceso compositivo y qué sentido tiene para ti hacer las canciones en inglés?

La música parte de mí y las compongo con la guitarra. Le llevo lo que tengo en la cabeza a mis músicos y vamos orientando en función de lo que pide la canción, es algo muy natural y espontáneo. Más que nada porque no he tenido la suerte de estudiar solfeo y es un trabajo muy intuitivo por mi parte. Tengo el proyecto de seguir formándome para crecer junto con mi música.

En cuanto al idioma, para mí ambos son sencillos, incluso el catalán. Se me hace sencillo componer en inglés por el hecho de que mis influencias vienen del inglés; he crecido con esta música.

De todo lo que haces, ¿qué disfrutas más? Es decir, ¿dónde se ve la Nora más pura y sincera?

Realmente no puedo escoger, disfruto con el proceso. Por ejemplo, disfruto mucho con la sensación de paz y tranquilidad cuando termino una canción o un concierto y también con la adrenalina, el miedo de empezar algo. La música es tan maravillosa que te descarga emociones constantemente.

He desgranado algunas letras de tus canciones que me gustaría que comentáramos. “Odd One”, “Who”, “Fix It All Again” y “Just”. Se te ve una chica profunda y con una capacidad de expresarte en papel que asombra.

[Risas] Gracias, pues “Odd One” habla de la soledad, de sentirte desubicado en el mundo y de miedo a expresar tus emociones. Para mí fue toda una liberación escribir esta canción, llevaba poco tiempo aquí en Madrid y me planteaba si el hecho de haber dado el paso de querer dedicarme a la música era el correcto y habla de algo muy literal que es estar volviendo a casa mientras llueve, con ese punto dramático que le da la lluvia a todo. Soledad de no saber dónde te encuentras en el plano físico y emocional, de plantearte si has tomado la decisión correcta. “Who” empieza en una mala situación sentimental con una pareja. Es la típica pregunta de quién iría a tu funeral cuando te murieras. Parte de la inseguridad de no saber a quién le vas a importar y a quién no cuando ya no estés. En mi caso el ya no estar significaba mudarme de ciudad.

“Just” es la pérdida de unos valores que tenías muy establecidos en ti y que retienes sólo por el hecho de no perder a alguien. Quiero decir, como por querer mantener a una persona a tu lado te vas perdiendo tú mismo, acabas siendo la tipología de persona que esa persona quiere que seas. ¿Qué me ha pasado y cómo he llegado hasta aquí? Esas serían las preguntas clave. “Fix It All Again” es una carta de disculpa. Es una manera de decir lo siento; en su momento no supe gestionar las cosas. A nivel interior me supuso una liberación también como “Odd One” pero, además, en el plano exterior me ha ayudado a que esa persona a la que escribía la canción recogiese mi sincero arrepentimiento.

Desde El Quinto Beatle, en nuestra sección The Cavern, apostamos por jóvenes talentos. Puede que algunos o muchos de nuestros lectores estén intentando dar un paso en el mundo de la música, y queríamos contarles de primera mano qué haces para desarrollar tu creatividad.

La creatividad nace de la necesidad, en el momento que te fuerzas a serlo es que algo va mal y realmente no tienes nada que contar. Creo que la creatividad es la necesidad de hacer algo con lo que llevas dentro. Yo creo que todo proceso creativo empieza desde el momento que necesitas contar algo independientemente de la disciplina artística; o sea nace de la necesidad. En mi caso no nace desde la pretensión de querer ser creativa, no busco una estructura perfecta ni una poesía barroca cantada, por decir algo; es un impulso de soltar ese contenido de la forma más honesta y sincera. Es un proceso, quizás un día escribes una estrofa, otro día sigues un poco, la dejas una semana o un mes y finalmente la cierras.

El soul y el jazz son disciplinas en las que destaca la improvisación. ¿Hay algún porcentaje de improvisación en lo que haces?

Una de las cosas que más me dijeron durante la grabación fue: ¿no eres capaz de hacer dos tomas iguales? [Risas]. Tengo idea de cómo va la melodía pero nunca canto una canción igual. Sí en la letra, pero no en los tonos, por ejemplo. Es un proceso tan vital y tan espontáneo que mi cabeza desconecta y simplemente fluyo con la música. Realmente me siento como si estuviese flotando.

¿Cómo llevas la transparencia en el plano emocional que te dan tus canciones?

Es difícil. En principio no es algo que piense mucho porque no todo el mundo se sienta a analizar tus canciones, simplemente lo sueltas y ya está. Pero sí da miedo porque hay gente que te conoce pero con la que nunca te has sincerado, por ejemplo, mi familia. No sé qué pensarán de todas las historias de amor y desamor que he sufrido y no les he contado directamente. Ahora que estoy en pleno proceso compositivo del nuevo disco estoy siendo más cruda y directa que nunca. Me gustaría que todo el mundo se quedara un pedacito de las canciones como suyas, como una vivencia más que como un juicio.

Para cerrar la entrevista, ¿actuarás pronto?

Pues el próximo es el día 28 de este mes, dentro del círculo del orgullo gay, canto en Paracaidista. Luego dos cosas que me ilusionan mucho: el 6 julio en el Mad Cool y la segunda semana de julio iré a Estados Unidos, concretamente a Nueva York y Philadelphia. Esto es una pasada.

Compartir