En esta santa casa hay especial predilección por el jangle pop y las canciones luminosas que evocan la tranquilidad de un verano falto de responsabilidades. Un estilo escaso de sobresaltos, donde prima la elegancia y las melodías bien confeccionadas. ‘Pop adulto’, que decía mi compañero José en la crítica de lo último de Real Estate, “In Mind”.

Largo y tendido se ha hablado del Dunedin Sound de The Clean como inspiración absoluta para este género, pero en los últimos años ha surgido una rama que ha remodelado la fórmula de los neozelandeses al sustituir aquellas melodías simples por otras de carácter ensoñador y más complejas. Los ejemplos están bien claros y abarcan desde el estilo más limpio de Real Estate al sintetizado de Wild Nothing, pasando por la vertiente más krautrock de uno de mis grupos favoritos: DIIV. Pero, ¿quiénes iniciaron la transformación de este sonido?

Beach Fossils renuevan en “Somersault” la fórmula que ellos mismos crearon

Con “Somersault” Beach Fossils buscan volver a la escena a la que ellos mismos dieron forma. Spoiler: regresan con más fuerza y más interesantes que nunca.

Para responder a esta pregunta tenemos que dirigir la mirada hacia un sello de Brooklyn: Captured Tracks. Esta casa ha ido configurando una cantera de artistas con un sonido que juega con las guitarras lo-fi de regusto dreamy. El abanderado por excelencia es el irreverente Mac DeMarco, pero uno de los pilares que permitieron definir el estilo del sello son, sin duda, Beach Fossils. Este conjunto liderado por Dustin Payseur trajeron al mundo un primer largo con un sonido cargado de luminosidad que buscaba renovar el jangle para acercarlo a un nuevo público, algo que lograron de forma notable. Pasó el tiempo y cada vez más grupos fueron sumándose a esta nueva ola hasta el punto de desbancar a los propios Beach Fossils.

En 2013 publicaron su segunda referencia, “Clash the Truth”, donde se perdía la magia del debut en aras de introducir cierto poso de post-punk. Aunque interesante, el resultado no consiguió enamorar tanto y el público giró hacia una escena en ebullición: DIIV sorprendieron con su debut, Real Estate habían publicado “Days” y Wild Nothing seguían dando de qué hablar después de “Gemini”. Era el momento idóneo para que Beach Fossils reflexionaran, planearan una estrategia y exploraran nuevos sonidos desde la tranquilidad que les proporcionó abandonar Captured Tracks. Este proceso se ha extendido hasta cuatro años, tiempo en el que se ha ido gestado Somersault, álbum con el que Beach Fossils buscan volver a la escena a la que ellos mismos dieron forma. Me permito un spoiler: regresan con más fuerza y más interesantes que nunca.

Beach Fossils han ampliado su abanico sonoro, lo que les ha permitido abandonar su zona de confort para introducir tendencias inexploradas en las que la luminosidad del jangle funciona como factor aglutinador.

En este álbum se busca resumir los cerca de diez años que llevan de carrera a la vez que dan pinceladas sobre cómo ven su futuro como banda. This Yearempieza en terreno conocido: una resplandeciente guitarra acústica en la línea de Real Estate, tempo alegre y unos ligeros arreglos de cuerdas francamente deliciosos. La transición hacia nuevos territorios es suave pero segura. Así, Tangerinesigue con este buenrollismo introduciendo una guitarra ligeramente modulada y a Rachel Goswell de Slowdive en un estribillo totalmente naïve y pegadizo que nos tendrá repitiendo “Everything, tangerine” ad infinitum. Tras estos dos temas, Beach Fossils deciden que es el momento de mostrar su nueva naturaleza con Saint Ivy. La voz de Payseur se muestra calmada, envuelta por potentes violines y una atmósfera vintage que nos hace pensar en el “Hang” de Foxygen (quizás porque Jonathan Rado ha estado involucrado hasta cierto punto en este “Somersault”). Esta sección de cuerdas deriva a la perfección en un combo de flauta y solo de guitarra que pone la guinda a una melodía de fondo sesentero que contrasta con unos versos muy de actualidad:

Don’t believe in Jesus
Heaven knows I’m wasting my time
Wanna believe in America
But it’s somewhere I can’t find”

Beach Fossils han cumplido las expectativas con “Somersault” al renovar la fórmula que los encumbró en un primer momento, además de haber dado un paso más allá en la definición de un estilo propio rico en matices e influencias.

Con May 1stparece que volvemos a la serenidad anterior, no obstante la sorpresa llega en su coda, Rise”, en la que nos traen ese factor innovador y jugoso fusionando rap y jazz (Kendrick Lamar, ¿estás ahí?). Algo parecido pasa con Sugar, donde miran descaradamente a los Flaming Lips de la etapa “Yoshimi Battles Pink Robots” para traer unas estrofas que te hipnotizan junto a un estribillo lleno de luz. Especial mención al bajo, que en este corte suena rotundo. Por su parte, Closer Everywherehace pensar inevitablemente en el Beck de “Morning Phase” gracias a los violines y los arreglos vocales. Como podéis observar (y aún no hemos acabado), Beach Fossils han ampliado su abanico sonoro, lo que les ha permitido abandonar su zona de confort para introducir tendencias inexploradas en las que la luminosidad del jangle funciona como factor aglutinador. Social Jetlag serpentea sobre el sonido de una mixtape de hip-hop lo-fi y sobre el “Inside Out” de Spoon. Sin embargo se quedan a medias, con una idea que no está del todo desarrollada. Mientras, Down the Linerecupera las guitarras, los ánimos y la luminosidad gracias a una letra que, de nuevo, lanza alguna que otra puyita al sistema sociopolítico actual. Be Nothinginicia la recta final del elepé y en ella destaca un cierre apoteósico lleno de energía y ruido que te atrapa para, por último, llegar a una That’s All For Nowcuyo título lo dice todo: un oasis de buenrollismo y luz en el que se había convertido este trabajo toca su fin y nos hacen volver a la realidad con la mayor suavidad posible.

Lo decía al principio: Beach Fossils han cumplido las expectativas con “Somersault” al renovar la fórmula que los encumbró en un primer momento. Asimismo han dado un paso más allá en la definición de un estilo propio rico en matices e influencias. Ahora se pueden permitir jugar de tú a tú con los grupos que les adelantaron en la carrera por hacer música que mejor defina ese verano sin responsabilidades que anhelamos todos.

Beach Fossils – Somersault

7.7

ES_Listen_on_Apple_Music_Badge_061115Get_it_on_iTunes_Badge_ES_0209

Beach Fossils sentaron con su disco debut las bases del ‘sonido Captured Tracks’ y del nuevo jangle con influencias dreamy. Sus contemporáneos les comieron la tostada y ahora, con “Somersault”, buscan dar un puñetazo sobre la mesa a la vez que renuevan la fórmula. ¿El resultado? Altamente satisfactorio y elegante.

Up

  • El factor sorpresa a la vuelta de cada esquina.
  • Llevar un paso más allá el jangle luminoso.
  • Los solos de flauta y guitarra en “Saint Ivy”.
  • “Sugar”, “Rise” y la segunda mitad de “Be Nothing”.

Down

  • “Social Jetlag” parece una idea poco desarrollada en comparación con el resto del álbum.
  • Apuestan tan fuerte en la primera mitad que después el resto del elepé flojea.

Compartir