Salvo que hayáis pasado los últimos meses viviendo debajo de una piedra, no tenéis excusa para no conocer a The Big Moon, porque esta banda británica está dando mucho que hablar, y no es para menos. Su impresionante debut, “Love in the 4th Dimension”, nos dejó un genial sabor de boca cuando fue analizado en esta casa gracias a su estilo desenfadado y energético, su sonido reconocible y al mismo tiempo tremendamente propio, y el carisma y la personalidad que despide cada uno de los temas que lo forman. De nuevo, no podemos por menos que recomendaros su escucha y haceros saber que, si os topáis con este nombre en algún festival a lo largo del verano, las cuatro londinenses son una apuesta segura.

Desde que comenzaron a sonar en Reino Unido allá por finales de 2015 y a pegar fuerte el año pasado gracias a una BBC que ha acabado tan enamorada de ellas como su público, la banda ha ganado adeptos dentro y fuera de su tierra natal, y el éxito les está sentando la mar de bien. Al menos, esa es la sensación que transmite Soph Nathan, guitarrista principal de The Big Moon, cuando se le pregunta sobre el germen del grupo, de los temas del álbum o del crecimiento de su fama. Al hablar de ciertas cosas, resulta tan entusiasmada como quien firma esta entrevista, y esta cercanía con su público y la prensa es una de las cosas que hace a esta banda tan particular, tan familiar, tan mágica. Podríamos haber tenido esta misma conversación con unas cañas en alguna terraza, y pido al dios que se tercie que así sea en alguna ocasión. Siendo esta gente como es, no me extrañaría en absoluto.

Creo que es importante comenzar por el principio. ¿Cómo empezaron en el mundo de la música cuatro personas para después unirse y formar The Big Moon?

Lo cierto es que Juliette, la vocalista, estaba desesperada por encontrar una banda. Básicamente nos encontró a todas a través de amigos mutuos, poco a poco empezamos a vernos más, y en verano de 2014 empezamos a juntarnos para tocar, para salir y… simplemente, acabamos juntas en esto.

Es sorprendente, porque hay muchísima química entre vosotras, pero empezasteis separadas. ¿En qué momento apareció la banda propiamente dicha?

Ya habíamos empezado a tocar con otra gente; yo, por ejemplo, estuve en unas cuantas bandas, y todavía estaba en alguna de ellas cuando me uní a este grupo. Sí, creo que todas estuvimos en alguna banda. Ya llevábamos un tiempo en la música, y haber tocado con otra gente hizo las cosas más fáciles. Además, creo que funcionamos muy bien, que cuando estamos juntas todo es muy fácil y cómodo, y nos compenetramos las unas con las otras. Eso lo hace especial.

Creo que funcionamos muy bien como banda, que cuando estamos juntas todo es muy fácil y cómodo.

Siendo una banda formada por cuatro mujeres, probablemente os hayan comparado con otros grupos como Warpaint, Plumtree, o las españolas Hinds. ¿Cómo percibís el tratamiento que se da a la mujer en la industria musical?

Creo que la gente suele compararnos con otras bandas femeninas, pero nos parece un poco vago, porque somos simplemente una banda, no creemos que nuestro género nos defina. Creemos que es una pena que se piense así de las bandas de rock femeninas. Sin embargo, hay muchas más últimamente, y la gente empieza a pensar en ellas simplemente como ‘bandas’, y considero que esto es bueno.

Así pues, ¿alguna vez os habéis encontrado con alguna dificultad por el hecho de ser mujeres?

He de decir que nosotras nos hemos encontrado con muy buena gente en este camino y no nos las hemos visto con algo como eso. Sin embargo, es algo que sí ocurre; conozco a bandas con la que ha sido diferente, que han sido tratadas con mucho paternalismo por el hecho de ser mujeres. Es decir, que esta realidad existe. Pero a ese respecto hemos tenido suerte, porque no nos ha afectado jamás.

En un sentido musical, vuestros temas cuentan con patrones rítmicos muy intrincados, progresiones de acordes que casi parecen mutar… ¿Qué conocimiento musical teníais antes de empezar en este grupo?

Como te decía, todas habíamos tocado antes, así que teníamos un cierto conocimiento. Jules, que es la que compone y además toca muchos instrumentos, es la que nos da los acordes principales y el núcleo de las partes de guitarra. Creo que toca muy bien porque no creo que esté pensando en una cierta progresión de acordes, sino que se deja llevar, se mueve con la canción y toca lo que a ella le parece que suena bien. Muchas de las líneas se las saca a oído, intentando imaginarse qué es lo que quedaría bien aquí o allí.

Vuestro sonido ha sido comparado con el de otros grupos británicos a los que puede recordar, como Blur o The Libertines, pero, ¿qué influencias podríais remarcar vosotras a la hora de componer?

De nuevo, creo que es difícil explicar esto sin hablar de Juliette. Ella adora bandas como Pixies, que le han influido mucho, pero a mí por ejemplo me gustan artistas más antiguos. Todas tenemos nuestros trucos y nuestras predilecciones, pero siempre hay cosas como esas o como Pixies en el fondo de todo el proceso.

Siguiendo con la composición, toca hablar del propio álbum. ¿Qué es “Love in the 4th Dimension”, el concepto que le da forma?

Podría decirse que “Love in the 4th Dimension” habla del amor más grande que se pueda imaginar, ese que te lleva a otro mundo. La verdad es que en origen no lo planeamos, era sólo el título de una de las canciones, pero se quedó con nosotras y la idea nos encantó. Al final esa forma de ver el amor, esa representación, dio significado al título del disco, porque nos parecía emocionante.

Vosotras mismas dijisteis que la grabación del disco resultó muy relajada, sin ninguna sensación de urgencia ni presión, pero, ¿qué podéis contar sobre la selección de las canciones? Porque algunos temas como “Nothing Without You” no aparecieron.

Fue bastante difícil decidirnos. Algunas se quedaron como bonus tracks, para hacérnoslo más fácil, y además canciones como “Nothing Without You” nos encantan y seguimos tocándolas en directo, así que no se han perdido. Pero había que pensar en la estructura del álbum, y nos pareció que la forma que acabó cogiendo nos funcionaba.

Parece que todo ha sucedido muy deprisa, pero al mismo tiempo llevamos mucho tiempo trabajando muy duro. Es increíble ver cómo la gente ha respondido ante el disco, y nos maravilla saber que se ha difundido tan rápido y a través de tanta gente.

Ahora que The Big Moon estáis de gira por tantos países y festivales, y todo el mundo está hablando de vosotras, ¿cuál es vuestra opinión sobre el crecimiento de la banda?

Es divertido, porque parece que todo ha sucedido muy deprisa, pero al mismo tiempo llevamos mucho tiempo trabajando muy duro desarrollando el álbum. Estábamos muy impacientes por aquel entonces, y estuvimos preparándonos durante mucho tiempo. Es increíble ver cómo la gente ha respondido ante el disco, y de hecho tuvimos una acogida muy buena en Reino Unido antes incluso de que se lanzara. Nos parecía precioso ver a gente que se quedaba esperando desde el día antes de que saliera a la venta para poder encargarlo. Incluso cuando estuvimos en Alemania, que tocamos en Hamburgo, y pensábamos: “¿Cómo puede ser que esta gente sepa que tocamos?”. Nos maravilla saber que se ha difundido tan rápido y a través de tanta gente.

¿Qué futuro le espera a The Big Moon después de este debut?

Creo que desde el origen de la banda estábamos esperando a que este disco saliera, y ahora que ha salido ha hecho que la emoción crezca y casi nos preguntamos cuándo vendrá el siguiente. Es difícil saber qué pasará, dependerá de la acogida de este trabajo, de cuánto y cómo gustará, pero estamos muy emocionadas con ello y queremos llevarlo mucho de gira y dar lo mejor de nosotras hasta el siguiente álbum.

Compartir