Fotografía: Xavier Vila

Jacobo Serra ha anunciado el que será su segundo larga duración tras “Don’t Give Up” (2014), aquel buen debut autoproducido que le llevó a trabajar con Juanma Latorre de Vetusta Morla para el EP “Icebergs”, editado a principios de 2016 y para el cual contó con el apoyo de Sony para su distribución.

Para “Fuego Artificial”, título que ha recibido su nueva obra, el también conocido como Beatle manchego ha vuelto a contar con Juanma Latorre en labores de producción. Y ojito porque se avecinan cambios, ya que aunque él mismo nos confesó durante nuestra entrevista que The Beatles son como su biblia musical, aquí el artista albaceteño promete acercarse a nombres contemporáneos de la música alternativa como Glass Animals, Bon Iver, Phoenix o incluso James Blake. Se editará concretamente el próximo 29 de septiembre.

Desde Pink House Management se ha compartido la siguiente nota de prensa:

Jacobo Serra es uno de los mejores compositores que han aparecido en España en muchos años. En “Fuego Artificial”, título de su inminente álbum que se editará el 29 de septiembre, su voz suena hermosa y magnética. Jacobo suena grande y definitivamente contemporáneo, una bocanada de oxígeno refrescante y diferente entre la escena local. Los fans de Glass Animals o Bon Iver encontraran paralelismos con nuestro protagonista, pero también aquellos que siguen las aventuras de James Blake o Phoenix, siempre buscando la canción perfecta. Jacobo Serra alumbra un disco de colores asombrosos, una combinación exacta entre la nítida tradición de ayer y el detalle electrónico de mañana. Una grabación intensa, dirigida durante largos meses por Juanma Latorre, trabajando un repertorio luminoso y cantado íntegramente en castellano. El primer avance es “El Activista”. Resulta todo tan inesperado que, por una vez, lo mejor es simplemente escucharlo, aquí sobran las palabras, aunque las suyas sean además increíblemente hermosas. Dicho queda.

Puedes escuchar a continuación ese mencionado primer adelanto “El Activista”, un fugaz tema de poco más de dos minutos y medio que marca una nueva etapa para Jacobo Serra.