El “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” de The Beatles vio la luz el 1 de junio de 1967. Su historia, sin embargo, empezó un poco antes. Exactamente, el 24 de noviembre de 1966. Aquella vez, los de Liverpool se reunieron en el estudio Abbey Road en Londres para iniciar las grabaciones de su octavo LP. Lo curioso fue que el tema elegido para empezar las sesiones finalmente no entró en el tracklist definitivo del disco. Dicha canción era nada más y nada menos que “Strawberry Fields Forever”, una de las pistas más bellas en la historia de la música popular (incluso años más tarde fue elegida como la número uno en la lista de “Las 50 mejores canciones de The Beatles” de la revista británica NME).

Otro track que finalmente tampoco estuvo en el álbum más famoso de todos los tiempos (pese a que fue registrado durante las reuniones del “Sgt. Pepper’s”) es “Penny Lane”. En el documental “The making of Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”, el legendario productor de la banda, George Martin, indica que uno de los mayores errores” de su vida profesional fue dejar esos dos cortes fuera. Algo que reiteró en diversas oportunidades. ¿Por qué no fueron incluidos?

Fuera de “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”

Si bien no aparecieron en el LP, “Strawberry Fields Forever” y “Penny Lane” sí fueron publicados. Ambas piezas (cuyos títulos hacen referencia a lugares de Liverpool) se pusieron a disposición del público estadounidense el 13 de febrero de 1967, en forma de sencillo doble cara A. En “Anthology”, Martin explica que debido a ese lanzamiento tuvo que prescindir posteriormente de los cortes: “la idea fue realmente de Brian [Epstein, el representante] y mía. Él estaba desesperado por recuperar popularidad, así que quería asegurarse de que tuviéramos un maravilloso tema vendedor. Él vino y me dijo: ‘necesito un single realmente bueno. ¿Qué tienes?’. Yo contesté: ‘tengo tres tracks y dos de ellos son los mejores que la banda ha hecho alguna vez. Podríamos ponerlos juntos y hacer un single demoledor’. Lo hicimos y tuvimos uno imponente. Pero hacerlo fue también un terrible error. En esos días en los álbumes no incluíamos los temas previamente lanzados. Es preciso añadir que las dos creaciones musicales después formaron parte del doble EP “Magical Mystery Tour”, lanzado en Gran Bretaña el 8 de diciembre de 1967.

Carátula del single “Penny Lane/Strawberry Fields Forever”

Como señala Martin, la puesta en circulación se adelantó por la preocupación de Epstein. En ese entonces, el manager temía que la agrupación perdiera relevancia, pues llevaba varios meses alejada de los medios y del público. Los últimos trabajos del grupo habían sido el LP “Revolver” y el single doble lado A “Eleanor Rigby/Yellow Submarine”, publicados el 5 de agosto de 1966; mientras que el concierto final se había llevado a cabo el 29 de agosto del mismo año en el Candlestick Park de San Francisco.

La jugada de Martin y Epstein, en términos comerciales, no fue la mejor. El sencillo “Penny Lane/Strawberry Fields Forever” se convirtió en el primero en no llegar al primer lugar de la lista británica UK Singles Chart desde “Please Please Me”, lanzado en 1963. Según los compilados, la primera vez que el ‘double A-side single’ apareció en el ranking fue el 23 de febrero de 1967; en aquella ocasión estuvo en el quinto puesto. Siete días después escaló a la segunda posición, donde se mantuvo tres semanas. El primer lugar fue ocupado por la canción “Release Me”, de Engelbert Humperdinck.  Algunos de los temas que arribaron también al Top 10 en ese tiempo fueron “I’m A Believer” (de The Monkees), “Let’s Spend The Night Together” (de The Rolling Stones), “Mellow Yellow” (de Donovan) y “On A Carousel” (de The Hollies).

La creación de “Strawberry Fields Forever”

Pese a no llegar al tope de la lista, las dos canciones fueron referencia para las siguientes grabaciones del disco, debido al complejo trabajo que se había llevado a cabo en el estudio. Para comprender mejor el valor que tuvo la experimentación que se realizó en Abbey Road, resulta vital el testimonio de Geoff Emerick, el ingeniero de sonido que trabajó con la agrupación en “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”. En su libro, “Here, There and Everywhere: My Life Recording the Beatles”, recuerda con cariño los días posteriores al final de las sesiones de “Strawberry Fields Forever” y “Penny Lane”: “cuando tenía un poco de tiempo escuchaba con gran orgullo aquellos tres primeros temas [el tercero en mención es “When I’m Sixty Four”, que finalmente sí sería incluido en el LP]. Sabía que no había comparación posible con ningún álbum anterior y era consciente de lo revolucionario que había sido nuestro trabajo: el uso del mellotron en “Strawberry Fields Forever” y la construcción de “Penny Lane” capa a capa. Estábamos abriendo nuevos caminos en el mundo de la grabación”.

Fotografía: http://www.beatlesbyday.com/

El arreglo de mellotron que da inicio a la canción de Lennon es inconfundible. En “The Complete Beatles Recording Sessions” (de Mark Lewisohn), el también ingeniero de sonido Jerry Boys se refiere a la importancia que tuvo su uso para la música popular: “fue hecho mayormente para la producción de efectos sonoros. Sin embargo, también contaba con presets de flauta, viento y cuerdas. Los Beatles lo usaron de una manera que a nadie se le había ocurrido antes.

Pero la innovación en el track no se limitaba a la utilización de ese instrumento. Para Emerick, el punto más complejo en la gestación del corte estuvo en la unión de dos grabaciones que fueron realizadas en tempos y afinaciones distintos: “hoy en día un ordenador puede cambiar fácilmente la afinación y/o el tempo de una grabación de manera independiente. Pero lo único que teníamos nosotros [incluye a George Martin] a nuestra disposición era un par de tijeras para editar, dos grabadoras de cinta y un control de variación de velocidad. El problema era que tan pronto como acelerabas el tape, la afinación también subía; al ralentizarlo, se ejercía el efecto opuesto. Emerick y Martin realizaron el procedimiento para cumplir la exigencia de Lennon, quien prefería el inicio de una toma y el final de otra. Tuvieron que acelerar una de las pistas (la ‘take’ 7) y desacelerar la otra (la ‘take’ 26) hasta encontrar un punto en el que tanto los tempos como las afinaciones coincidieran. Pero, pese a la complejidad del trabajo, resolvieron el problema tras varios “experimentos de ensayo y error”. El 21 y 22 de diciembre de 1966 se terminaron las grabaciones y la mezcla en mono, respectivamente.  Actualmente, es posible escuchar los dos fragmentos a los que Emerick se refiere, pues aparecen en el disco con pistas alternas que fue incluido en la edición especial por el quincuagésimo aniversario del “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”.

La creación de “Penny Lane”

En cuanto a “Penny Lane”, el autor de “Here, There and Everywhere: My Life Recording the Beatles” resalta la base de teclado propuesta desde el inicio por Paul McCartney: “a diferencia del resto de temas de los Beatles grabados hasta entonces, aquella vez empezamos con Paul tocando el piano en solitario, y no con los cuatro trabajando juntos la pista de ritmo. Cada una de las partes, excepto la pieza de piano principal, fue un overdub… la base que proporcionó aquella toma original de McCartney fue la que dio a la canción esa sensibilidad tan fabulosa.

Además, recuerda el momento cuando surgió el sonido de trompeta que identifica a la creación: “[Paul] todavía estaba buscando el último toque mágico; la inspiración le llegó una noche en su casa, cuando vio por televisión una interpretación del “Concierto de Brandenburgo N°-2” de Bach… A la noche siguiente estábamos en el estudio y Paul no paraba de hablar del tema. ‘¿Qué era la trompetilla que tocaba aquel tipo? ¡El sonido que le sacaba era increíble!’ La formación clásica de George Martin nos vino como anillo al dedo: ‘eso es una trompeta piccolo y el tío que la tocaba se llama David Mason y es amigo míó’. Fue así como Mason apareció días después en Abbey Road y selló uno de los arreglos de viento más famosos en la historia de la música popular. El 17 y 25 de enero de 1967 se finalizaron las grabaciones y la mezcla en mono, respectivamente.

Un “Sgt. Pepper’s” distinto

La ardua labor dio sus frutos: “Strawberry Fields Forever” y “Penny Lane” son dos de las mejores creaciones del Fab Four. Como se ha explicado anteriormente, no aparecieron en el “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” por una cuestión meramente comercial. Pero en caso de que hubiesen estado disponibles, se abren dos preguntas: ¿cuál habría sido su aporte al LP? y ¿su inclusión habría supuesto la sustracción de otras pistas? Una posible respuesta a la primera cuestión podría encontrarse en la investigación de la Universidad de Oslo “1967: Un año en la vida de los Beatles. Historia, subjetividad y música”. En ella, la autora y musicóloga Linda Engebraten se anima a plantear que ambas creaciones habrían dado aún más peso a una de las principales temáticas del álbum: “el título del disco tal vez se asocia con las bandas del oeste de Estados Unidos, pero en general el elepé, la música, la moda, las referencias geográficas y el diseño hacen que el trabajo sea muy británico. El LP parcialmente representa al Swinging London de aquella época, incluyendo su escena más underground. Ellos [los Beatles] incluso convirtieron algunas de las sesiones en ‘happenings’ [nombre que recibían los eventos de la escena londinense de ese tiempo]. En la música encontramos múltiples referencias y reflexiones del pasado inglés, más específicamente del pasado del norte de Inglaterra. Si “Strawberry Fields Forever” y “Penny Lane” hubieran sido incluidas, como inicialmente se planeó, el disco habría sido aún más específico geográficamente.

Para responder a la segunda pregunta, en la biografía no autorizada “Fab: An Intimate Life of Paul McCartney” (de Howard Sounes) el autor apela a un hecho concreto. El periodista recuerda que hasta 1966 Capitol Records (la compañía encargada de la distribución de los elepés en Estados Unidos desde 1964) había cambiado los tracklists de todos los álbumes: ““Strawberry Fields Forever” y “Penny Lane” no entraron en “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” en Gran Bretaña, ni en EE.UU., donde Capitol usó la misma lista de canciones por primera vez… ¿Qué habrían [los encargados de la disquera norteamericana] dejado fuera para hacer espacio? Quizás hubiesen retirado el track de influencia hindú de George, “Whithin You Without You”, el cual era interesante, pero no encajaba. Aparte de “She’s Leaving Home” y “Fixing A Hole”, las otras colaboraciones de Paul al álbum fueron “Getting Better” y “Lovely Rita”, la pista inspirada en la experiencia de haber recibido un ticket afuera de EMI Studios de manos de una trabajadora de estacionamiento llamada Meta Davis. Se pudo retirar este corte en favor de “Penny Lane””.

El rumor desmentido

Desde que el LP se puso a disposición del público, el tema del cambio de tracklist o de la adición de ambas pistas a la lista principal de canciones del álbum se ha mantenido en la memoria de un grupo de seguidores. En especial este año, debido a que McCartney y compañía preparaban una edición especial por el quincuagésimo aniversario del “Sgt. Pepper’s”. Las expectativas de algunos fans se incrementaron aún más cuando el tópico empezó a ser tratado por diversos medios y blogs a raíz de un rumor inicialmente publicado por el tabloide inglés Daily Mirror. La nota, emitida en la web el pasado 5 de marzo, abría con el titular “Estas dos icónicas canciones de los Beatles FINALMENTE aparecerán en el “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club” cuando sea reeditado. A continuación, la bajada especificaba que “los fans estaban furiosos porque “Strawberry Fields Forever” y “Penny Lane” nunca entraron en el álbum; pero ahora las canciones están listas para ser incluidas en la versión por el 50 aniversario”.

Sin embargo, cuando la reedición del disco salió a la venta el pasado 26 de mayo, se pudo verificar que el tracklist del disco principal era igual al de 1967. La información emitida meses antes por algunas empresas periodísticas no había sido del todo exacta. Incluso, un día antes del relanzamiento la página web de McCartney publicó una nueva entrevista en la que Paul hablaba acerca de “Strawberry Fields Forever” y “Penny Lane”: No, yo estaba contento [por cómo quedó el elepé original]. Así que no vamos a colocarlas. Yo estaba feliz de que fuesen las precursoras del “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”.

Dos canciones más fuera del “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”

Pero estas dos composiciones no fueron las únicas que quedaron fuera del disco. Entre el 24 de noviembre de 1966 y el 21 de abril de 1967 (fecha del final de las sesiones de grabación) se registraron dos canciones más que tampoco fueron puestas en el álbum: “Only A Northern Song” y “Carnival Of Light”.

Los Beatles comenzaron a grabar “Only A Northern Song” el mismo día que se publicó “Penny Lane/Strawberry Fields Forever”.  El tema fue la primera colaboración de Harrison para las sesiones de “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”. Un día después, se realizaron algunas grabaciones más y se mezcló lo avanzado. Sin embargo, el track fue apartado hasta el 19 de abril de 1967. En ese momento, el tracklist del LP ya había sido definido. Sin embargo, en los siguientes dos días se volvió a trabajar en la pieza con el objetivo de usarla en futuros proyectos. Finalmente, la canción fue publicada en el trabajo “Yellow Submarine” (de 1969).

Según Emerick, el corte no fue incluido en el “Sgt. Pepper’s” porque no estaba a la altura de las demás pistas: “por desgracia, las canciones compuestas por George no eran tan buenas. Su primer intento de contribución para el álbum no fue la conocida “Within You Without You”, que terminó abriendo la segunda cara, sino un tema muy flojo que nos hizo fruncir el ceño a todos. Se llamaba “Only A Northern Song” y tenía un contenido musical mínimo que no parecía llevar a ninguna parte. No era una canción apropiada para un trabajo que en general era alegre y positivo.

En cuanto a “Carnival Of Light”, el caso fue distinto porque la composición no fue hecha para el disco, sino para un evento artístico londinense llamado “The Million Volt and Sound Rave” (o “Carnival Of Light”). Con el paso del tiempo, la creación se ha convertido en una de las grandes leyendas en la historia de la banda, pues hasta la fecha aún no ha sido oficialmente publicada. Las grabaciones se realizaron el 5 de enero, cuando los Beatles estaban preparando “Penny Lane”.

Emerick recuerda la sesión en la que el track fue grabado: “A media grabación de “Penny Lane”, pasamos la mayor parte de una noche creando una cinta de efectos de sonido, bajo la dirección de Paul, para un ‘happening’ en directo llamado “Carnival Of Light”. Cuando John empezó a gritar ‘Barcelona’ una y otra vez con una de sus voces en plan marioneta, Phil [McDonald, uno de los ingenieros de sonido de EMI] y yo nos partimos de risa.  

Como no es posible encontrar una versión oficial de esta obra, resulta interesante conocer la apreciación de alguien que sí pudo escucharla. En la biografía oficial “Paul McCartney: Many Years From Now”, Barry Miles, el autor, realiza una extensa descripción del corte: “La grabación no tiene ritmo, aunque por momentos se establece un compás con algunas líneas de percusión o con el golpeteo rítmico en el piano… Los Beatles hacen literalmente sonidos aleatorios, a pesar de que algunas veces hablan entre ellos… John y Paul gritan con una enorme cantidad de reverb en sus voces; hay gritos de guerra indios, silbidos, jadeos, toses genuinas y fragmentos de conversaciones en estudio, finalizando con la pregunta de Paul, con eco, ‘¿podemos escucharlo de nuevo ahora?’. La cinta obviamente contenía overdubs y ráfagas de feedbacks de guitarra, sonidos sentimentaloides de órgano de cine, arrebatos de piano, algunos feedbacks electrónicos desagradables y gritos de John, ‘Electricity’… La cinta es esencialmente un ejercicio de capas y texturas musicales. Se parece a “The Return Of The Son Of Monster Magnet”, el corte final de doce minutos del disco “Freak Out!” (de Frank Zappa), excepto que no hay ritmo y la música es más fragmentada, abstracta y grave.

Los temas no incluidos en el octavo álbum del Fab Four evidencian la inmensa capacidad creadora de la agrupación. Especialmente “Strawberry Fields Forever” y “Penny Lane”. La historia de ambas canciones sirve para valorar inclusive más lo que el grupo de Liverpool consiguió con “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”. Sólo una banda tan grandiosa como The Beatles podría prescindir de dos de sus más hermosas creaciones y aun así lograr que su álbum sea considerado el más importante en la historia de la música popular. Una razón más para homenajearlos.