Hemos quedado en una terraza de la madrileña Plaza del Carmen para charlar con Presumido, un dúo gallego que ha irrumpido en el panorama pop con su primer larga duración, “Vendetta”. Entre jarras de cerveza y el ruido de una plaza en obras (para no faltar a una tradición más madrileña que los chotis y los bocatas de calamares) Tarci y Nacho han ido desnudando el esqueleto del proyecto, hablando sobre las canciones del disco, sobre las influencias que más los han marcado, sobre proyectos alternativos y perspectivas de futuro.

¿Qué se esconde detrás de un nombre tan enigmático como Presumido?

Tarci: El sentido del nombre de Presumido nace de mí, porque Presumido fue un proyecto emprendido por mí solo. Iba en medio de un circo romano de cacharros, de loopstation, de instrumentos… Iba como haciendo todo en directo. Era un proyecto muy muy friki. Y de aquellas yo buscaba un nombre que definiera un proyecto de una única persona, pensaba en nombres como ‘Ególatra’ o ‘Egoísta’ pero sonaban con bastante mal karma, escocía un poco. Entonces se me ocurrió ‘Presumido’, que tiene ese punto que muestra la personalidad del proyecto pero a la vez con cierta retranca, con cierta ironía. Cuando se unió Nacho pusimos sobre la mesa la opción de cambiar el nombre, pero nos sentimos identificados los dos porque precisamente pensamos que es un proyecto genuino, que nadie estaba haciendo esto aquí, y nos pareció un proyecto para, en el mejor sentido de la palabra, en el malsano, presumir.

Venís de acompañar a formaciones de corte más folk como Eladio Y los Seres Queridos o de un rock con tintes anglosajones tipo Editors como Igloo. ¿Cómo se empieza fraguar un proyecto con un sonido tan diferente como Presumido?

Nacho: Todo comenzó porque nosotros venimos de unos tintes y unas texturas más acústicas, de guitarras eléctricas, baterías acústicas… Empezamos a coquetear mucho más con la electrónica por la variedad y la infinidad de texturas que ofrece. Al meterte en la electrónica tienes infinidad de posibilidades, y lo bonito es que te salen cosas irrepetibles en la composición. Realmente me parece un estilo de música muy vivo. Es curioso esto porque a veces puedes pensar que la electrónica es una cárcel, con un loop en repetición, pero todo lo contrario. Nuestro disco fue hecho de forma muy analógica, con tomas improvisadas, cogiendo luego las mejores partes… La electrónica nos ofrecía esa gran aleatoriedad que nos da ese aire, pero siempre con un formato pop.

Con la electrónica tienes infinidad de posibilidades, es un estilo de música muy vivo.

Tarci, a ti en algunos medios te definen como hombre-orquesta. ¿Qué instrumentos manejas? ¿Aprendiste a usar alguno para la composición de este disco?

Tarci: Se debe a dos razones. La primera mi pasado, porque he trabajado de multiinstrumentista en diferentes proyectos, pero sobre todo me ha quedado esa etiqueta por los inicios de Presumido que ya comentaba antes, en los que ejercía de multiinstrumentista del siglo XXI. Ahora mismo el formato de directo se basa en mí como vocalista y como DJ, y Nacho como batería, y los dos hacemos algunas incursiones de sintetizadores.

Ya que mencionas el directo y el modo de llevarlo a cabo, esa variedad de sonidos presentes en el álbum, con xilófonos, sitars, cuerdas… ¿están hechos con estos instrumentos o a partir de samplers, sintetizadores…?

Tarci: Por un lado hay muchísimos instrumentos orgánicos grabados y por otro hay muchos sintetizadores. E incluso hay muchas cosas, como las partes más orquestales, que están hechas con guitarras procesadas. Las llevamos al directo de la misma forma que las pueden llevar Daft Punk o los Chemical Brothers; sampleamos mogollón de cosas y las retorcemos en directo. Lo bueno es que somos un grupo que aunque podamos llevar una parte de DJ en directo, absolutamente ninguno de nuestros samplers es cogido de una biblioteca musical. Todos los hemos grabado nosotros con instrumentos reales en el estudio.

¿La creación y la publicación del álbum ha sido un proceso largo? ¿Con quién habéis trabajado?

Nacho: Hemos contado con Iago Lorenzo, un productor amigo nuestro desde hace diez años. Yo he estado con él en proyectos de rock electrónico.

Tarci: Yo ya trabajé con él en Igloo, en la primera demo de Presumido… Confiamos en él plenamente, tiene un concepto muy internacional, trabaja con muchos grupos ingleses y eso es realmente lo que buscábamos. Buscábamos que la gente pusiese el disco y durante los primeros segundos pensara “hostia, es un grupo guiri y cuando empezara la voz dijese “pero en castellano. El mastering lo hizo Roger Seibel, que ha masterizado a Telefon Tel Aviv y a la hostia de grupos internacionales… Después nos hemos enterado de que el nuestro ha sido uno de los últimos trabajos que ha hecho porque se ha jubilado. Así que quedará para la posteridad.

Es curioso que mencionéis a Telefon Tel Aviv porque comparábamos en la reseña alguna de las canciones de vuestro disco con ellos. También con artistas de synth-pop como A-Ha, o con formaciones nacionales como Dorian, pero también con el rupturismo electrónico de James Blake o incluso Aphex Twin. ¿Qué música escuchabais en la fase de composición de las canciones?

Tarci: Telefon Tel Aviv eran dos personas. Una se ha muerto, y la que queda viva es Joshua Eustis. Y es curioso porque Joshua ha estado vinculado a nosotros detrás de nuestras influencias porque Nine Inch Nails es una de nuestras mayores influencias, y él fue uno de los últimos bajistas de Nine Inch Nails. De Telefon Tel Aviv nos flipan todos sus discos. Hemos decidido trabajar con Roger Seibel porque fue el productor del último disco de Telefon Tel Aviv, el “Immolate Yourself” lo masterizó él. Nuestro último grupo mitificado es The Black Queen, que Joshua es el artífice. También es el productor de nuestro disco favorito de Aparat…

Fuimos a un concierto de The Black Queen en Londres, y en un momento que salimos a fumar vimos a Joshua y estuvimos hablando con él. Por entonces él estaba trabajando en un proyecto a medias con Iago (Lorenzo) y dijimos “somos amigos de Iago, y el tío “hostia, ¿de dónde venís?” (todo esto en inglés), y dijimos “de Galicia, de Pontevedra”. Y de repente se puso a hablar en castellano y a contarnos que su abuelo era de Pontevedra, el tío de Nine Inch Nails, de Telefon Tel Aviv… Y bueno, ahora estamos escuchando Moderat, Aphex Twin, mucho Björk… Escuchamos y nos basamos en todo lo que lleve una fusión entre instrumentos orgánicos y música retorcida.

Hablemos de las canciones que conforman vuestro debut: “Necrotú Y Yo” es un auténtico rompepistas. Personalmente, por su letra, me ha recordado mucho a canciones como “Llevo Tu Voz” de La Sonrisa de Julia, o por esa realidad tan triste enmarcada en un contexto musical alegre a “Tenía Tanto Que Darte” de Nena Daconte. ¿Por qué encajar una letra oscura sobre el amor a alguien que ya no está en una música tan festivalera?

Tarci: Nosotros jugamos constantemente con la retranca. La retranca es esa ironía que tenemos los gallegos. Te podría comentar como referente a Castelao, que es un símbolo de la cultura gallega. Él, en toda su obra, tanto lírica como pictórica, llevaba esa retranca de una forma muy bien definida, porque hacía dibujos sobre la muerte, sobre los grandes dramas que pueda haber en la vida humana, y siempre poniéndole una frase o una muletilla de tomárselo con humor. Esto te viene a explicar que “Necrotú Y Yo” es realmente una ironía sobre el amor platónico, el amor ideal. Jugamos con esa melodía, ese rollo que te puede hacer pensar en una letra de amor, en una canción festivalera, pero a la vez hay ironías que te sacan, que te desconciertan. Es rasgo de nuestra personalidad.

Toda comparación con cualquier grupo español es totalmente casual.

“D.E.P.” es una pieza que me descolocó mucho la primera vez. Comienza a mitad de camino entre una balada y un tema de ambient pop al estilo de Air y de repente muta en un final atonal propio de una rave. ¿Cómo fue la fase de composición de este tema?

Tarci: Se hicieron juntos, pero en dos partes. Primero nació la parte acústica, que es casi una nana (de hecho la canción es una oda a la muerte), y una nana no deja de ser una metáfora de un descanso eterno, digamos. Y esa parte electrónica está hecha en base a los sitares, esos instrumentos indios totalmente destrozados. Es como una variación de la primera parte totalmente destrozada.

“El Naufragio de la Girona”, por el contrario, me ha recordado a algunas de las bandas más punk-electrónicas de los 80. ¿Conocéis a Aviador Dro, Oviformia Sci o Esplendor Geométrico? ¿Han sido una influencia para vosotros o el sonido que se podría considerar heredero de ellos es casual?

Nacho: Es bastante casual. A mí cuando se compuso este tema me recordaba a Nine Inch Nails por algunos arreglos. Luego acabó producida de una forma mucho más enfermiza, más plana, que también yo creo que es la pieza adecuada en el disco, de ese rollo como trasnochado.

Tarci: Es normal que se nos compare con grupos españoles porque cantamos en español y lo lógico es pensar que hemos mamado de ellos, pero podemos asegurar que no tenemos absolutamente ninguna influencia española. Todo lo que tenemos en nuestra colección de discos es internacional. Lo que pasa es que hemos extrapolado eso a nuestro estilo cantado en castellano. Toda comparación con cualquier grupo español es totalmente casual. Puede que hayamos llegado con el mismo propósito al mismo sitio otros grupos españoles y nosotros, pero la intención es de esa sopa primigenia internacional.

Aunque no tuve la oportunidad de veros, me hablaron muy bien de vosotros en el Sonorama 2014. ¿Fue esta vuestra primera incursión en un gran festival?

Tarci: Aquella fue la última época en la que estaba yo solo. Fue un acercamiento. Toqué en un showcase, y bien, había gente pero no se salió de lo anecdótico. Sin embargo, fue un punto de inflexión porque me di cuenta de que Presumido era un proyecto muy friki, y que calaba más como proyecto friki que como banda de pop. Entonces lo dejé en standby hasta que encontré un nuevo sonido, cuando llegó mi alianza con Nacho.

Aunque quizá os hayan dicho esto muchas veces antes, ¿pensasteis alguna vez que ibais a compartir cartel con Raphael?

Tarci: [Risas]. No, pero fue un placer, la verdad.

¿En qué festivales os veremos este verano?

Nacho: Ahora mismo estamos de promo, y todo evento que surja en verano va a ser de promo, de escaparate… Pero realmente lo bonito, lo que va a ser gira, va a ser desde septiembre y todo 2018. Vamos un poco a contracorriente pero nos gusta.

Tarci: Hemos trazado un plan muy claro que es estar de promo desde enero que hemos sacado el disco hasta verano. Después de verano comenzaremos la gira de salas y de espacios, y desde la oficina acercar el proyecto a salas o festivales.

¿Tenéis algún proyecto más en este momento?

Tarci: Tenemos un proyecto paralelo a Presumido, un proyecto fotográfico que se llama Palabras Presumidas, en el que abrazamos las letras de nuestras canciones a fotos hechas por Nacho y por mí inspiradas en cuadros de diferentes artistas. Caravaggio, Modigliani, Leonardo, Picasso…

 

Y hasta aquí nos dio tiempo. Como bien dicen ellos mismos, seguirán de promo hasta septiembre. A partir de ese momento llegarán las posibilidades de disfrutar de su particular visión de la música en directo.

Compartir