Los británicos Temples han querido demostrar con “Volcano”, su último álbum, que nos precipitamos al encasillarlos en el rock psicodélico (si es que una etiqueta así se puede considerar restrictiva) más sesentero, presentando un compacto mucho más moderno y con un trabajo muy destacable en la producción. Canciones más pegadizas, con la melodía tomando las riendas y de un carácter menos árido que en su debut.

Tras su publicación hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Adam Smith para que nos cuente un poco cómo ha sido el proceso y el trabajo detrás de este nuevo esfuerzo y qué diferencias han percibido ellos respecto a “Sun Structures”. Si alguien todavía tenía alguna ceja arqueada respecto a este cambio de sonido (que tampoco es tan grande en realidad), esperamos que leer lo que la banda tiene que decir le convenza, pues no deja de ser un disco interesante con grandes aciertos como “Born Into The Sunset” o “Roman God-Like Man”.

Han pasado tres años desde que lanzasteis “Sun Structures”, vuestro álbum debut. ¿Cuáles han sido los mayores cambios desde entonces en el grupo?

Creo que el mayor cambio es que la banda ahora trabaja más en equipo. También hemos crecido como músicos en directo, hemos aprendido a dar a nuestras canciones su propia forma única en los conciertos. Sabemos mejor cuándo tenemos que añadir sonido o dejar que la canción tome un respiro, y eso también ha influido en la composición.

Este disco suena más melódico y pegadizo, como si se hubiera dejado menos vía libre a la improvisación y las canciones se hubiesen meditado más. ¿Ha sido algo a propósito?

Sí, las canciones de “Volcano” en general son más cortas y directas que las de “Sun Structures”, aunque posiblemente en realidad hubo más momentos de improvisación en este disco que en el primero.

Cada concierto es una representación de nuestras canciones, no necesariamente de la versión de estudio. Por eso algunas cobran su propia forma en directo.

He leído que en esta ocasión trabajasteis en cada canción de manera independiente, al contrario que en “Sun Structures” donde todo estaba guiado por el sonido. Sin embargo, este disco me parece más cohesionado. ¿Hay algún motivo para ello?

Sí, con “Volcano” tratamos cada canción como una entidad separada del resto, dejando que la esencia de la canción dictase el estilo de producción, mientras que en “Sun Structures”, como has dicho, el sonido vino primero. No sé si hay algún motivo para que “Volcano” resulte más cohesionado; supongo que es una de esas consecuencias que carecen de toda lógica.

Mientras que las letras en “Sun Structures” tenían ese carácter evocador característico de la música psicodélica, esta vez son más introspectivas. ¿Fue algo premeditado?

Sí y no. Queríamos que “Volcano” fuese un trabajo más directo en todos los sentidos, en la música y en las letras. En su mayor parte decidimos escribir letras menos confusas de manera consciente, con menos metáforas y connotaciones místicas, pero algunas canciones sí están escritas de una manera similar a las de “Sun Structures”.

Fotografía: James Loveday
Hay un par de canciones, “Mystery of Pop” y “Roman God-Like Man”, que me recuerdan bastante a “Moonlight Shadow” de Mike Oldfield y “David Watts” de The Kinks respectivamente. ¿Os disteis cuenta de ello?

No puedo decir que nos diésemos cuenta del parecido con “Moonlight Shadow”, pero somos fans de Mike Oldfield, así que no lo vemos como algo negativo. “Roman God-Like Man” es una canción bastante irónica que hace una observación del narcisismo, así que creamos ciertas similitudes con canciones existentes de manera consciente cuando la escribimos.

¿Es difícil reflejar en el escenario lo que hacéis en el estudio?

Cada concierto es una representación de nuestras canciones, no necesariamente de la versión de estudio, por lo que algunas suenan muy similares en directo a como suenan en el disco mientras que otras adoptan su propia forma, sobre todo conforme pasa el tiempo.

¿Cuál es tu canción favorita del nuevo disco? ¿Y la que más te gusta tocar en directo?

Es complicado elegir una canción de “Volcano”, pero voy a decir “All Join In”. Fue interesante ver cómo evolucionó desde la idea original, y es completamente diferente a todo lo que hemos hecho. Me encanta tocar “Open Air” en directo, por su ritmo tan ágil.

¿Tenéis algún referente muy claro que haya podido influir en vuestra música?

Hay muchos artistas que podrían habernos influenciado de manera inevitable. Como grupo escuchamos mucha música muy diferente y no necesariamente coincidimos en gustos siempre, por lo que nombrar un artista o un grupo así de manera diplomática sería bastante difícil, así que… no sé, ¿los Beatles?

¿Hay algún grupo que te haya llamado la atención recientemente?

Hay un puñado de bandas modernas que están sacando cosas muy interesantes actualmente, pero nuestra atención últimamente se ha centrado más en artistas que son nuevos para nosotros. Estos días hemos estado escuchando mucho material en solitario de Bill Nelson.

¿Con qué disfrutáis más, componiendo canciones y trabajando en el estudio o tocándolas en directo?

Personalmente, lo que más me gusta es el proceso compositivo. Sin embargo, he empezado a disfrutar mucho más los conciertos recientemente, y al igual que yo el resto del grupo, por lo que diría que actuar ahora es un duro contrincante.

Compartir