Si hablamos de grupos que se encuentren en constante evolución, rompiendo sus moldes una y otra vez desde hace años, nos tenemos que detener obligatoriamente ante los Flaming Lips. El grupo liderado por Wayne Coyne comenzó a rodar en la década de los 80 con su debut “Hear It Is”, algo desordenado y completamente desinhibido, concebido con la menor de las pretensiones. Esto no fue más que una prueba de lo que vendría a continuación en la carrera de The Flaming Lips: constantes virajes de sonido que permitirían a los de Oklahoma no encasillarse en un marco sonoro.

Los Flaming Lips han pasado por todas las etapas posibles: comenzaron jugando con el post-punk, se dejaron caer por el rock psicodélico de estructuras inmensas (en su tercer álbum sacaron la primera marcianada: un tema de 20 minutos titulado “Hell Angels Cracker Factory”), han sido pioneros en la explotación del surround en “Zaireeka”, editaron una tríada de álbumes con los que se granjearon el respeto total de la crítica y la fama mundial a finales de los 90-principios de siglo y, cuando estaban en la cresta de la ola, decidieron dar un brusco giro e introducirse en los caminos de la música ruidosa y llena de matices. Canciones de 24 horas en memorias USB encajadas en calaveras, álbumes colaborativos incluyendo temas con Bon Iver y Kesha, el elepé de pop lisérgico con Miley Cyrus…

Todas estas experiencias son las que han precedido la publicación de “Oczy Mlody” y además sirven para definir lo que son los Flaming Lips: un grupo en continuo desarrollo que no teme acercarse a nuevos sonidos, con mayor o menor acierto. A lo largo de esta carrera musical que se extiende a (por ahora) tres décadas, han dedicado parte de su tiempo a imprimir su sello personal en canciones de otros artistas y bandas, consiguiendo una reinvención que no deja a nadie indiferente. Hemos seleccionado algunas de las versiones más interesantes que han pergeñado con una doble intención: por un lado, introducir a alguien virgen en el sonido de los Flaming Lips a través de piezas que le puedan ser conocidas con el fin de que la experiencia sea más agradable; por otro, demostrar a los seguidores de Wayne Coyne y compañía que su banda es capaz de salir de la zona de confort e introducirse en el espectro sonoro de otros artistas con una gracia genuina y admirable. Eso sí, una última indicación: sólo se han incluido covers que tengan versión de estudio o se hayan liberado de forma oficial, por lo que aquella célebre versión de “War Pigs” con Cat Power, tristemente, queda fuera.

1 | Louis Armstrong – (What a) Wonderful World

Cuando se encontraban en aquella etapa anterior a la fama y reconocimiento global se podían permitir engendrar un rock sucio cargado de distorsiones, y por ello decidieron entregar en “In a Priest Driven Ambulance” una versión de uno de los temas más icónicos del siglo XX. Aquí se juega con la delicadeza al principio hasta que activan el pedal del fuzz y la cosa se desmadra. Coyne se alza roto, desgranando las notas de este tema de una manera totalmente divertida con la poca voz que gasta.

2 | Radiohead – Knives Out

En plena época de explosión hacia el mainstream con la publicación de su aclamado “Yoshimi Battles Pink Robots”, Radiohead publicaban “Kid A” y su hermano pequeño “Amnesiac”. De ahí, los de Oklahoma decidieron recuperar “Knives Out” pero cimentándola sobre un intenso piano, el cual eleva su melodía mientras es perseguido por una guitarra que puede recordarnos a los pasajes más ruidosos del “Yoshimi”. Dos mundos chocaron en esta versión y el resultado no puede ser más satisfactorio.

3 | Queen – Bohemian Rhapsody

Si los Flaming Lips recopilaran en un álbum todas las covers que han realizado, esta de “Bohemian Rhapsody” se conformaría como uno de los momentos estrella. Para versionar a Queen es necesario el máximo cuidado y respeto, y los Flaming Lips aquí lo miden al milímetro. Tal vez no introduzcan pasajes nuevos o alteren estructuras, pero es en la facilidad con la que han conseguido mantener el toque original donde reside toda la belleza de esta versión.

4 | The White Stripes – Seven Nation Army (Harry Potter and George W. Bush Severed Head Mix)

En 2005 The Flaming Lips publicaron su propia entrega de “Late Night Tales”, una serie de álbumes que funcionan como playlist confeccionada por los propios artistas con música destinada a ser el ‘ultimate late night mix’. Aquí encontramos temas de Björk, Aphex Twin, Brian Eno y su propia versión de la archiconocida “Seven Nation Army”. Eso sí, con la letra ligeramente alterada y cargada de crítica política entre ruido de guitarras y megáfonos.

5 | Pink Floyd – Money

Era el primer álbum en el que contaban con la inestimable ayuda de los Stardeath and the White Dwarfs, y la ocasión no pudo ser mejor para versionar “The Dark Side of the Moon” de Pink Floyd al completo, manteniendo la esencia original en muchos pasajes e introduciendo elementos experimentales en tantos otros. Uno de los momentos más extraños y diferentes al original resulta ser la versión de “Money”, jugando con las modulaciones vocales y los susurros que se elevan por encima de unas melodías analógicas muy fáciles de seguir.

6 | Madonna – Boderline (feat. Stardeath and White Dwarfs)

Sería lógico pensar que ‘la gente rara’ no se relaciona con ‘la gente popular’ pero, como digo, los Flaming Lips se atreven con todo. Si años antes se tiraron a la piscina con una interpretación acústica en directo y en la radio del “Can’t Get You Out of My Head” de Kylie Minogue, con Madonna decidieron lanzar el órdago y exhibir todo su potencial (y en aquella época, en plena gestación del “Embryonic”, era mucho). Comienza lenta pero acaba en una explosión multicolor 100% Flaming Lips.

7 | Tame Impala – Elephant

Primero fue simplemente una colaboración con Tame Impala en aquel “The Flaming Lips and Heady Fwends”. No obstante, después y a raíz de una serie de conciertos en los que compartieron cartel, decidieron rendirse tributo mutuo en un EP. Por un lado, tenemos a los de Kevin Parker haciendo suyas “Are You a Hypnotist??” y “Silver Trembling Hands”. En la otra esquina tenemos a los de Oklahoma llevando a su terreno “Runway, Houses, City, Clouds” y la archiconocida “Elephant”. Nos quedamos con ésta última tanto por ser la más icónica como por esa vena explosiva que adquiere aquí.

8 | The Beatles – Lucy In The Sky With Diamonds (feat. Moby and Miley Cyrus)

En 2014, The Flaming Lips editaron su particular versión del “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” de The Beatles. En aquel esfuerzo contaron con la ayuda de personalidades de la talla de Phantogram, My Morning Jacket o Tegan and Sara para transmutar los temas más icónicos de la obra del cuarteto de Liverpool, engendrando algo sucio y en ocasiones hasta inabarcable. En muchos momentos resultaba como una hostia del todo pegajosa, desagradable y llena de placer a partes iguales, como esta versión de “Lucy In The Sky With Diamonds” junto a Moby y Miley Cyrus. Especial atención a uno de los estribillos más potentes que he escuchado de los de Wayne Coyne.

9 | The Beatles – I Am The Walrus

Es sin duda una de las versiones más directas y explosivas que se han podido hacer de The Beatles. Un tema que de por sí ya era extraño en cuanto a lírica dentro del imaginario del Fab Four, pero que entonado por un Wayne Coyne sumergido en el mar de distorsiones que plantean los Flaming Lips resulta del todo natural. Una guitarra potente y unos divertidos y sucios coros terminan de poner el broche de oro a esta imprescindible cover.

10 | David Bowie – Space Oddity

Cuando a principios de 2016 David Bowie volvió a las estrellas de donde realmente procedía, progresivamente fueron brotando infinidad de covers de sus composiciones más icónicas. A modo de homenaje, The Flaming Lips versionaron en estudio aquel “Space Oddity” de 1969, esta vez rodeando la pieza de los sintetizadores delicados de “Once Beyond Hopelessness” pero introduciendo cambios de intensidad y un mayor punch. ¿Resultado? Un tema del todo lisérgico con el que no puedes más que cerrar los ojos y dejarte llevar mientras cantas junto a Mayor Tom. No obstante, si tú eres más de “Heroes”, los de Oklahoma también tienen algo para ti…